tour de francia 2022

Tour de Francia 2022: ¿por qué la etapa 5 es tan temida por los competidores?

El pavé hace acto de presencia en el Tour para este miércoles y se calienta la competencia.


Los adoquines de la París-Roubaix entran en el menú de la quinta etapa del Tour este miércoles, entre Lille y Arenberg, en uno de los días más temidos para los corredores de la clasificación general.

Los organizadores han dispuesto 19,4 kilómetros de pavés repartidos en once sectores casi íntegramente en la segunda mitad del recorrido de 157 kilómetros en el departamento del norte de Francia.

“De los once pasos de pavés, cuatro están presentes a menudo en la París-Roubaix”, indicó el director de carrera Thierry Gouvenou. “Los más largos fueron situados al final. Son también los más técnicos”, agregó.

A la salida del último sector, llamado el Pont Gibus, restarán apenas cinco kilómetros para llegar a la meta instalada en Arenberg.

El Tour pasará por tercera vez por Arenberg, donde se rodó la película Germinal, basada en la novela homónima de Émile Zola.

En los anteriores pasos la victoria fue para sendos especialistas en el pavés: el noruego Thor Hushovd (2010) y el neerlandés Lars Boom (2014).

La Etapa 6 llegará a Bélgica

La sexta etapa del Tour, la más larga de la prueba con 219,9 kilómetros, parte de Bélgica el jueves y llega a Longwy, donde el final favorece a los que busquen una escapada.

“Rodaremos 60 kilómetros en Bélgica antes de llegar a las Ardenas”, resume el director de carrera Thierry Gouvenou respecto al recorrido que parte de la ciudad de Binche, donde su carnaval está inscrito en el patrimonio de la Unesco y es también sede del equipo Intermarché.

“La llegada es la misma que en 2017 en Longwy, en las alturas de la Ciudadela, donde Peter Sagan se impuso tras destacarse en los últimos metros”, recuerda el diseñador del recorrido respecto a la meta instalada en la cima de la ascensión de Les Religieuses (1,6 km a 5,8 %).

Pero añade una precisión importante: “La diferencia notable es una ascensión de 800 metros al 12 %, situada a cinco kilómetros de la llegada, que eliminará sin duda a los esprinters”.

Ciudad etapa por séptima vez, Longwy (15.000 habitantes), cerca de Bélgica y de Luxemburgo, recibió el Tour cuatro años seguidos, entre 1911 y 1914, antes de la Primera Guerra Mundial, en la época en la que la carrera se disputaba estrictamente dentro del país.

Al día siguiente, en la séptima etapa, llega el primer final en alto de este Tour de Francia 2022. Será en La Super Planche des Belles Filles, a la que llegarán después de 176,3 kilómetros desde la salida en Tomblaine.

Dos puertos de 3.ª categoría (Col de Grosse Pierre y Col des Croix) darán paso a la subida final a La Super Planche des Belles Filles, uno de 1.ª de siete kilómetros de ascensión con una pendiente media del 8,7 % y muchos tramos prolongados y largos por encima del 10 %, y una rampa final al 24 % para dejar sello.

El sábado será una incógnita, después de los esfuerzos previos. Es una etapa de media montaña entre Dole y Lausanne, con una excursión a Suiza que finalizará en la Cote du Stade Olympique, una subida engañosa con un tramo al 12 % y una llegada en falso llano, picando hacia arriba.

Para finalizar esta primera tanda larga de competición, el domingo llegará otra etapa de montaña a medio caballo de Suiza y Francia, con salida en Aigle y llegada en alto a Chatel les Portes du Soleil, después de tener que superar el Col de la Croix (1.ª, con 8,1 kilómetros al 7,6 %) y el largo Pas de Morgins (1.ª, de 15,4 kilómetros al 6,1 %), que enlazará con la subida final y con la segunda jornada de descanso del lunes.

*Con información de AFP.