Home

Cultura

Artículo

Angélica Mayolo Ministra de Cultura. Foto: Cortesía Ministerio de Cultura / Efraín Herrera
Angélica Mayolo, Ministra de Cultura. - Foto: Cortesía Ministerio de CulturaCortesía Ministerio de Cultura / Efraín Herrera

cultura

El viche, la popular bebida del Pacífico, ahora será patrimonio de las comunidades afro

Se estima que entre el 10 % y 15 % de las comunidades que habitan las cuencas de los ríos del Valle, Chocó, Nariño y Cauca viven del viche.

El viche es una de las bebidas más tradicionales para las comunidades afro del Pacífico colombiano y su uso se ha extendido a buena parte de la región, por lo que un proyecto de ley, que hacía curso en el Congreso de la República, buscaba reconocer dicho producto como patrimonio ancestral de estas comunidades.

La ministra de Cultura, Angélica Mayolo, celebró la aprobación del texto en el Legislativo y destacó lo importante de esta decisión. “¡Hoy es un día histórico para las comunidades del Pacífico colombiano! La Ley del Viche ya es una realidad. Celebro la aprobación por parte del Senado del Proyecto de Ley reconoce el viche como bebida ancestral y patrimonio del Pacífico colombiano ¡Qué viva el viche!”, manifestó en su cuenta de Twitter.

De igual manera, señaló que esta es una Ley que reconoce que esta bebida hace parte de la identidad cultural de las comunidades del litoral pacífico, por lo que ahora la Superintendencia de Industria y Comercio protegerá la propiedad intelectual, industrial y comercial del Viche.

Con esta nueva norma, además, se busca impulsar y proteger la propiedad industrial de la ancestral bebida y ayudar a formalizar la fabricación del producto, que normalmente se hace de manera artesanal.

“La Ley va a brindar instrumentos para que sea posible producir el viche desde la formalidad, obtener los registros sanitarios, los registros de marca y, por supuesto, la denominación de origen para proteger que la producción la sigan haciendo solamente las comunidades del litoral pacífico y que estas puedan tener socios estratégicos para la comercialización de este producto”, explicó la ministra Mayolo.

Desde el Ministerio de Cultura comentaron que el viche “es un elemento fundamental en la vida cultural, espiritual y económica del Pacífico. Acompaña desde el nacimiento hasta la muerte, es compartido también en las mingas, así como en las fiestas patronales y festivales”.

Por otra parte, el SENA y el Ministerio de Educación, de la mano del programa de Escuelas Taller de Colombia del Ministerio de Cultura, consolidarán programas de formación para la producción del viche y así preservar este saber ancestral.

“Una vez sea sancionada por el presidente Iván Duque la ley del viche, los Ministerios del Interior, Comercio, Trabajo y Agricultura diseñarán e implementarán un programa de fomento a la producción artesanal y comercialización del viche”, explicaron desde el Ministerio.

Se estima que entre el 10 % y 15 % de las comunidades que habitan las cuencas de los ríos del Valle, Chocó, Nariño y Cauca viven del viche, término que proviene de las lenguas Bantúes del oriente-centro africano que significa verde o crudo.

Habla el ponente del proyecto

Juan Fernando Reyes Kuri, representante de la Cámara, fue el ponente del proyecto que declaró al viche como patrimonio de las comunidades afro. “Con esta nueva ley se busca reivindicar saberes patrimoniales y culturales que no han sido debidamente reconocidos. El viche tiene el potencial de ser nuestra marca país. Es un producto icónico y representativo”, aseguró el congresista.

Precisó que este proyecto de ley es importante porque se trata de la bebida ancestral y tradicional del Pacífico, que tiene además usos medicinales y que potenciaría cultural y turísticamente a la región.

Incluso, dijo Kuri, será clave para la reactivación económica de la región, empoderando directamente a las comunidades y generando empleo. “El viche merece entrar por la puerta grande de los grandes licores de Colombia y el mundo”, reiteró el representante.

¿Qué es el viche?

En el Chocó la cultura se observa, se siente, se vive y se disfruta en pequeñas dosis de viche, que calientan el cuerpo y alegran el espíritu. El viche es una bebida ancestral africana, que los esclavos bebían como catalizador para dominar ciertas emociones. Al departamento llegó con el fenómeno de la esclavitud y desde entonces ha estado presente en la vida cotidiana de sus habitantes.

“Aquí se nace y se muere con el viche. Cuando una mujer está pariendo se le da un trago para facilitar la salida del bebé o cuando les dan dolores se les hacen masajes con viche y santo remedio”, explica César Palacios Chaverra, asesor de la Secretaría de Cultura del departamento.

El viche es una bebida que tiene más de 480 años de tradición y nace de la transformación artesanal de la caña de azúcar. Además de su uso en festividades, también es utilizado en forma medicinal para partos, tratamiento de cólicos y dolores estomacales. Es tan relevante para las comunidades negras del Pacífico colombiano que dicen que su aprobación sería una gran reivindicación de sus derechos.

El viche es la evidencia de los saberes ancestrales en este territorio y se ha heredado por la tradición oral de generación en generación. Según cuenta Palacios, todo el proceso y la cadena productiva tiene unas condiciones particulares asociadas a cada comunidad, pero su base es siempre la misma: caña de azúcar.