evento

Las recomendadas del Festival de Cine de Cartagena

Estos largometrajes no tienen pierde dentro de la muy buena programación con la que cuenta este año el Ficci.


Hoy comenzó la edición 58 de uno de los certámenes cinematográficos más importantes de América Latina. A estas películas, que hacen parte de las diferentes muestras del Ficci, vale la pena seguirles la pista, incluso más allá del evento:

Matar a Jesús (2017), de Laura Mora. Una joven es testigo del asesinato de su padre. A partir de ese momento, decide buscar al asesino. Según el jurado del festival de cine de Punta del Este, donde fue la ganadora, se destaca por "su relato crudo y poético, alejado de estereotipos y cercano a los personajes". Hace parte de la competencia oficial de cine colombiano.

Sal (2017), de Willian Vega. Heraldo sale a buscar el recuerdo de su padre desaparecido, pero en el camino tiene un accidente y una pareja lo ayuda. Así comienza un proceso de sanación que tiene que comenzar muy en su interior. Hace parte de la competencia oficial de cine colombiano.

También puede leer: Las grandes estrellas invitadas al Festival Internacional de Cine de Cartagena

Virus tropical (2017), de Paola Gaviria y Santiago Caicedo. Adaptación de la novela gráfica homónima de Paola “Powerpaola” Gaviria, artista colombo-ecuatoriana. Es la historia de su vida, desde cuando está en gestación, hasta sus 18 años, es decir, cuando tiene que salir a luchar por su independencia. Hace parte de la competencia oficial de cine colombiano.

In the Fade (2017), de Fatih Akin. Es una de las mejores películas de habla no inglesa del último año. Su protagonista, Diane Kruger, fue la mejor actriz del pasado Festival de Cannes. Su historia: el drama de una mujer que ve cómo su esposo y su hijo mueren en un atentado. La venganza está dentro de sus planes. Hace parte de las Gemas.

Geu Hu (2017), de Hong Sang-soo. A su director le dicen el Eric Rohmer coreano. Hizo parte de la selección oficial del pasado festival de Cannes. Tiene como escenario en el mundo editorial y como trama una aventura amorosa que se da por carambola. Hace parte de las Gemas.

En contexto: Un Ficci monstruoso 

120 battements per minute (2017), de Robin Campillo. Ganadora del gran premio del jurado del Festival de Cannes. Se desarrolla en Francia, en los años 90, en medio del miedo ante la amenaza del Sida y cómo un grupo de jóvenes intenta despertar conciencia sobre los riesgos del Vih. Hace parte de las Gemas.

La vie de Jesús (1997), de Bruno Dumont. Este director, que será homenajeado en el Ficci, debutó con esta película y ganó la Cámara de Oro en Cannes, es decir, la mejor ópera prima del Festival. Cinta que tiene al racismo como transfondo. En Cartagena de él se podrá ver, entre otras, Flandres (2006) y La humanidad (1999).

Orlando (1992), de Sally Potter. Protagonizada por Tilda Swinton. Hace parte del tributo que el Ficci le hace a la actriz inglesa, donde se exhibirán varias de las películas en las que ella participa. Basada en la novela de Virginia Woolf. El crítico de cine Fernando Morales, de El País de Madrid, la definió como un "Interesante alegato feminista, con una puesta en escena barroca y sugerente que gusta o se detesta".

Terra en Tramse (1967), de Glauber Rocha. Este año el Ficci programó una retrospectiva con Glauber Rocha, uno de los grandes representantes del Cinema Novo, que mostró la realidad rural y el problema social de las favelas en Brasil.

Sugerimos leer: El Festival de Cine de Cartagena expande sus fronteras

Zama (2017), de Lucrecia Martel. Basada en la novela de Antonio Di Benedetto, considerada una de las grandes novelas en castellano del siglo XX. La historia de Don Diego de Zama, un oficial español que a finales del siglo XVIII espera su traslado de Asunción a Buenos Aires. Pero las cosas no serán como parecen. Hace parte de la competencia oficial ficción.

La telenovela errante (2017), de Raúl Ruiz y Valeria Sarmiento. Esta es una película perdida e inacabada de Ruiz (muerto en 2011), pero que su esposa, Valeria Sarmiento, decidió concluir. El director chileno en su momento la definió como "Toda la realidad chilena está tratada desde el punto de vista de la telenovela”. Hace parte de la competencia oficial ficción.

Muchos hijos, un mono y un castillo (2017), de Gustavo Salmerón. Su carta de presentación es que fue la ganadora como mejor documental en los premios Goya. Salmeron le hace este homenaje a su madre con mucho humor y drama. Hace parte de la competencia oficial de documental.