mundo

Falleció Mimi Reinhardt, secretaria de Oskar Schindler, inspiración de ‘La lista de Schindler’

Durante la Segunda Guerra Mundial recopiló listas de empleados judíos salvados de las cámaras de gas nazis por Oskar Schindler.


La secretaria de Oskar Schindler, Mimi Reinhardt, que redactó la famosa lista del industrial alemán que salvó la vida de más de 1.000 judíos durante la Segunda Guerra Mundial, murió en Israel a los 107 años, según informó este viernes su familia. “Mi querida y única abuela falleció a los 107 años. Que en paz descanse”, escribió en hebreo a sus familiares su nieta Nina, en un mensaje visto por AFP.

De origen austríaco, Mimi Reinhardt, judía, vivió en Cracovia (Polonia) antes de la Segunda Guerra Mundial y fue contratada por Oskar Schindler, para quien trabajó hasta 1945. Durante la guerra, recopiló listas de empleados judíos salvados de las cámaras de gas nazis por Oskar Schindler, una historia popularizada por la película “La lista de Schindler”, del director Steven Spielberg, que ganó siete premios de la Academia y docenas de premios internacionales.

Reinhardt, que se trasladó a Nueva York después de la guerra, emigró a Israel en 2007, a los 92 años, para reunirse con su único hijo, entonces profesor de sociología en la Universidad de Tel Aviv, y con sus nietos. “Me siento como en casa”, había explicado tímidamente a los periodistas que la esperaban en el aeropuerto Ben Gurion de Tel Aviv.

Mimi Reinhardt afirmó haber conocido a Steven Spielberg, pero admitió que había tardado años en ver su película. “Me invitaron al estreno en Nueva York. Pero tuve que irme antes de la proyección, era demasiado duro para mí”, dijo. En los últimos años, Mimi Reinhardt vivía en una residencia para ancianos en Herzliya, una ciudad costera rodeada de palmeras al norte de Tel Aviv.

Hace unos años, el fotógrafo Gideon Markowicz, del diario israelí Israel Hayom, la conoció en el marco de un proyecto sobre los sobrevivientes del Holocausto. “Participaba en las actividades de la residencia de ancianos, era la campeona de bridge, navegaba por internet y seguía la bolsa”, dijo a la AFP.

A pesar del riesgo y la dificultad, Spielberg quiso hacer la película en blanco y negro para que conservara la veracidad de los documentales y no el toque hollywoodesco de la serie de televisión “Holocausto”. Con la misma mentalidad, descartó la utilización de las técnicas modernas de filmación y se centró casi exclusivamente en el manejo de la cámara al hombro, de manera que las imágenes parecieran tomadas por un testigo presencial de los acontecimientos y no por un profesional en películas de ficción. Algunas escenas, como la de la exhumación y la cremación de miles de cadáveres de judíos, asombran por su tecnología, pues parecen extraídas de documentales reales.

Curiosamente, filmada en Polonia en los mismos escenarios donde ocurrieron los hechos hace 50 años, a un valor de 23 millones de dólares La lista de Schindler es la película de menor costo en la carrera de Spielberg. En cuanto a la actuación, no cabe duda de que Liam Neeson se consagró en el papel de Oskar Schindler. Sin embargo, la gran revelación corrió por cuenta del actor inglés Ralph Fiennes, quien interpreta al comandante del campo de concentración de Plaszow, Amon Goeth.

La única copia de la lista de Schindler que queda en manos privadas salió a la venta en 2010 por 2,2 millones de dólares. El documento, que inspiró la película del director Steven Spielberg, data del 18 de abril de 1945 y contiene los nombres y las ocupaciones de 801 judíos que fueron incluidos por el empresario alemán Oskar Schindler para emplearlos en una de sus fábricas y así salvarlos de los campos de concentración nazi durante la Segunda Guerra Mundial.

Gary Zimet, especialista en documentos históricos e intermediario en este negocio, dijo a la agencia Reuters que la valiosa pieza estuvo durante 55 años en poder de la familia de Itzhak Stern, contador de Schindler. Sin embargo, fue vendida a una persona cuya identidad se desconoce. El documento de 14 páginas es una de las cinco versiones que aún quedan de las siete originales. Una de ellas está en el Museo del Holocausto en Estados Unidos, otra en los archivos federales alemanes en Coblenza y las otras dos en el museo Yad Vashem de Israel.