Principe de Edimburgo
ARCHIVO - En esta foto de archivo del jueves 16 de junio de 2011, la Reina Isabel II de Gran Bretaña con el Príncipe Felipe llegan en un carruaje tirado por caballos al anillo del desfile en el tercer día, tradicionalmente conocido como Día de las Damas, de la carrera de caballos Royal Ascot en Ascot, Inglaterra. . El Palacio de Buckingham dice que el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, murió a los 99 años (Foto AP / Alastair Grant, archivo). - Foto: AP

cultura

Lady Penny, ¿amiga especial o amante de Felipe de Edimburgo? The Crown despeja dudas

La quinta temporada de la serie explora la estrecha relación entre Lady Penny Knatchbull y el esposo de Isabel II, y revive viejos rumores sobre si lo que existió entre los dos fue más que una amistad.

Si algo ha caracterizado a la popular serie ‘The Crown’ es que expone, sin filtros, los detalles más íntimos de la corona británica y reabre viejas heridas que los Windsor se han empeñado en ocultar.

Esta quinta temporada no ha sido la excepción. Si bien en las cuatro anteriores, la serie dedicó varios capítulos a exponer las infidelidades de Felipe de Edimburgo, esposo de Isabel II, en esta temporada revive la cercana amistad del marido de la reina con su “amiga especial”, Lady Penny Knatchbull, condesa Mountbatten de Birmania.

Penelope Knatchbull, hoy de 67 años, llegó a ser tan cercana al Duque de Edimburgo que fue la única persona sin sangre real ni lazos familiares en hacer parte de la selecta lista de 30 invitados que asistieron al entierro del esposo de la monarca.

La quinta temporada plantea bien los inicios de la cercana amistad entre ambos, luego de que Knatchbull perdiera, en 1991, a la menor de sus hijas, de solo 5 años, producto de un cáncer de hígado. Un episodio que propició que tanto Felipe de Edimburgo como su hijo Carlos se acercaran a esa familia para apoyarlos durante el duelo.

Knatchbull es madre de tres hijos –Nicholas, Alexandra y Leonora– y la hija única de Reginald Eastwood, un carnicero que luego se convertiría en atildado empresario. Su conexión con la Familia Real británica tiene su origen en su matrimonio con Norton Knatchbull, tercer conde de Mountbatten, el nieto del famoso Lord Mountbatten, tío del duque y mentor del príncipe Carlos, quien murió tras un atentado terrorista del IRA en 1979.

Sería su expareja quien le presentaría a la reina y a su esposo, hacia 1975. El príncipe Carlos se convertiría en el padrino de su boda cuatro años más tarde.

En el episodio ‘El Sistema’, la serie muestra la estrecha amistad que existió en la vida real entre Felipe y su compañera de carruaje (una actividad muy popular en Reino Unido), Lady Penny, 30 años menor que él.

Lady Penny Knatchbull, amiga cercana de Felipe de Edimburgo
Lady Penny Knatchbull, amiga cercana de Felipe de Edimburgo - Foto: Lady Penny Knatchbull, amiga cercana de Felipe de Edimburgo

Y aunque nunca se muestra que la relación trascienda al plano romántico, el episodio insinúa que ambos encontraron una especie de plenitud emocional en su amistad que no consiguieron encontrar en sus respectivos matrimonios.

Amiga cercana de Carlos

Knatchbull entró a formar parte de la realeza en 1979 al casarse con el primo segundo del príncipe Carlos, Lord Romsey, hijo y heredero de la segunda condesa Mountbatten de Birmania. Carlos fue su padrino de boda y Knatchbull entabló una amistad con él antes de conocer a su padre.

La amistad de Carlos y Lady Penny llegó a ser tan cercana, que ella y su marido “fueron de los pocos amigos que intentaron persuadirlo de que no se casara con Diana, según lo contó Sally Bedell Smith, autora de las biografías más vendidas del príncipe Carlos y la reina Isabel.

Tras la muerte de su pequeña hija Leonora, “Felipe la apoyó cuando su marido, Norton, ahijado de Felipe, la dejó en 2010 por una diseñadora de moda de Nassau llamada Eugenie Nuttall y la animó a centrarse en la conducción de carruajes”, que en Reino Unido es toda una especialidad deportiva.

Con el tiempo, y pese a los crecientes rumores de la particular cercanía entre Felipe y Knatchbull, ella se convirtió en frecuente invitada de la familia real en el Royal Windsor Horse Show, apareció con Felipe en diferentes actos públicos y fue fotografiada en múltiples ocasiones junto al duque.

Y a pesar de que Knatchbull no es la primera mujer con la que Felipe mantuvo una estrecha amistad que levantó sospechas, sí tuvo esa particularidad de ser una persona muy cercana a la monarquía británica.

Aunque Knatchbull nunca ha hablado públicamente sobre Felipe, en círculos de amistades cercanas, la condesa confesó que sí llegó a tener una relación muy estrecha, “pero que se refería a las ideas”, recuerda Bedell Smith. “Dijo explícitamente: ‘Nunca me acosté con él’. Compartían su pasión por Carl Jung, al igual que príncipe Carlos y ella lo consideraba su mejor amigo”.

Isabel II varias veces tuvo que salir a acallar los rumores sobre la particular cercanía entre su esposo y Lady Penny, pero al incluirla en la lista del funeral de Felipe de Edimburgo quedó claro que para la reina la presencia de la condesa no era motivo de preocupación.