deportes

“Dios abandonó a Millonarios”: hinchada ‘embajadora’ no aguanta más, lamenta los múltiples fracasos

A través de un hilo en Twitter, un seguidor azul señaló más de diez momentos en la historia del equipo, donde ha sentido la tristeza absoluta.


El fútbol colombiano está en un período vacacional, tranquilo para algunos y muy movido para otros. La competencia se acerca y el único club que parece tener la certeza de que ha hecho las cosas bien es el vigente campeón, Atlético Nacional. Los restantes 19 integrantes de la fiesta en la primera división deben seguir sus trabajos de cara al torneo finalización, el cual empieza durante la segunda semana de julio y espera que los que no ha logrado figurar en las últimas campañas lo hagan en esta oportunidad.

Millonarios vive una situación particular: desde hace varios semestres es un candidato al título bajo la dirección técnica de Alberto Gamero. Sin embargo, aunque haya logrado superarse en cada torneo, siempre queda ad portas de lograrlo, bien sea porque pierde la final o no logra clasificar a ella. Sin duda alguna, esto ha generado una tristeza absoluta en los hinchas azules que semestre tras semestre se ilusionan con que en esa oportunidad sí va a ser y no, no pasa.

Tal es el grado de tristeza, que las redes sociales se han convertido en un mecanismo de distensión para los fervorosos hinchas, quienes dejan reflexiones, en otras ocasiones reclamos a los directivos y jugadores. La más reciente publicación fue un hilo en Twitter, realizado por el usuario @OscariMoSae, quien se dedicó a especificar las veces en las que sintió “las veces que Dios abandonó a Millonarios”, puntualizando con imágenes claras los momentos en donde la suerte no acompañó el equipo, no solo recientes, sino también de años anteriores.

No es la primera vez que la hinchada se hace sentir como se mencionaba anteriormente, debido a que al igual que el clima que por estos días se presenta en Bogotá, en el que predomina la oscuridad y el frío, parece estar la actualidad de Millonarios, que no encuentra revés a lo que le sucede. Desde las toldas azules parece existir un período de desunión entre las partes involucradas que buscan siempre como objetivo primario el bien colectivo del equipo; sin embargo, esto no parece estar presentándose luego de que Atlético Nacional se hiciera con su estrella número 17 en los torneos cortos del fútbol colombiano.

Gustavo Serpa, representante de los máximos accionistas, y Enrique Camacho, presidente de Millonarios, son los dos principales objetivos de las críticas que abundan tras la consagración de los verdes y que hacen aún más hostil el panorama en los embajadores, aunque Alberto Gamero y varios de los jugadores del primer equipo no se quedan fuera de la lista. Cambios en la junta directiva y refuerzos de calidad es lo que pide a gritos la afición luego de tres años de proceso que solo han alcanzado para disputar una final y perderla en condición de local frente al Deportes Tolima.

La eliminación de los cuadrangulares en la fecha cinco vino de la mano con la contratación de Luis Carlos Ruiz, el nuevo responsable de los goles, aunque eso no parece ser suficiente para la hinchada que pide alternativas en todas las líneas, mucho más si pierden futbolistas de vital importancia en el esquema como Andrés Llinás, Juan Pablo Vargas o Daniel Ruiz.

Millonarios quedó fuera de los candidatos a la final luego de empatar como local ante Junior y Nacional
Millonarios quedó fuera de los candidatos a la final luego de empatar como local ante Junior y Nacional. - Foto: Dimayor

“Señores directivos de Millonarios, aquí no basta con procesos y sacar pelaos canteranos, aquí sirve traer jugadores de nivel y trayectoria, o ¿creen que Hernán Darío Herrera hizo proceso?”, escribió en Twitter uno de los hinchas famosos del equipo bogotano, el comediante César Corredor, que personifica a ‘Barbarita’ en el programa Sábados Felices.

#MillonariosSeRespeta fue el hashtag con el que los inconformes hinchas levantaron su voz pidiendo que Serpa abandone su cargo como cabeza del equipo en materia financiera o, por lo menos, que permita hacer una inversión importante en cuanto a fichajes para romper la sequía de títulos que ya está camino a cumplir cinco años.