Home

Deportes

Artículo

Bengt Kunkel
Este fin de semana hinchas de la selección de Alemania denunciaron malos tratos por parte de las autoridades cataríes debido a que portaban brazaletes multicolor. - Foto: Instagram: @bengt.kunkel

qatar 2022

Fuerte polémica: hinchas alemanes denuncian que fueron detenidos en Qatar por usar el arcoíris

El alemán lucía en su brazo un brazalete con los colores representativos de la comunidad LGBTIQ+, mientras que un amigo con el que se movilizaba llevaba puesto otro similar.

Más allá del futbol, los resultados y todo lo que la Copa del Mundo tiene para mostrarle al planeta, las polémicas que ha generado la estricta reglamentación de las autoridades de Qatar sigue dando de que hablar. En especial cuando se habla de libertad de expresión y orientación sexual.

Algunos jugadores, los aficionados y medios de comunicación que se encuentran en Qatar para disfrutar la fiesta máxima del fútbol han expresado su solidaridad con las situaciones relacionadas con la protección de los derechos humanos y la comunidad LGBTIQ+, un hecho que no ha gustado en el territorio de Oriente Medio.

Este fin de semana, hinchas de la selección de Alemania denunciaron malos tratos por parte de las autoridades cataríes debido a que portaban brazaletes multicolor.

Así lo dio a conocer Bengt Kunkel, quien le dijo a la CNN que los agentes de seguridad les pidieron que se retiraran los accesorios arcoíris mientras se desplazaban al estadio para ver el compromiso entre Francia y Dinamarca este sábado pasado.

De la nada tomaron a mi amigo del brazo de manera bastante agresiva y lo empujaron lejos de la multitud y me dijeron que se lo quitara”, señaló Bengt Kunkel a CNN.

El alemán lucía en su brazo un brazalete con los colores representativos de la comunidad LGBTIQ+, mientras que un amigo con el que se movilizaba llevaba puesto otro similar.

“Dijeron: ‘Vas a quitártelo y tirarlo a la basura o llamaremos a la policía. Dijimos: ‘No lo vamos a tirar, pero lo vamos a meter en el bolsillo’”, contó el hincha alemán.

Tras el momento de tensión, los dos hombres se les permitió dirigirse hacia la plataforma que les permitía seguir su camino hacia el escenario deportivo. Se conoció que en el camino fue detenido otras cuatro veces hasta que se pudo sentar en su lugar del estadio.

Lamentable confusión

En la primera semana del evento deportivo se presentó una situación totalmente sacada de contexto y los implicados son los guardias de seguridad del Mundial de Qatar 2022, quienes maltrataron a un periodista brasileño llamado Víctor Pereira, quien trabaja para TV Nova.

En esta línea, los guardias se acercaron al periodista ―quien posteriormente dio a conocer el caso en sus redes sociales―, le arrebataron y le tiraron al suelo una bandera de la ciudad brasileña de Pernambuco, porque la confundieron con una de la comunidad LGBTIQ+.

El hombre señaló que primero atacaron a dos compañeras de él. “Vinieron detrás de las chicas pensando era una bandera LGBT, pero en realidad es solo la bandera de Pernambuco. Tomaron la bandera de Pernambuco, la tiraron al suelo y la pisaron. Cuando algunas personas intervinieron, suavizaron la situación”.

Este tipo de situaciones ha generado el rechazo de una gran cantidad de personas, quienes opinan que estos actos pueden ser evitados sin llegar a la violencia.

Homenaje a trabajadores muertos

Complejas denuncias que indican que entre 6 mil y 10 mil personas habrían muerto en los trabajos de adecuación de los escenarios deportivos en Qatar desde 2010, aunque también se ha indicado que es casi imposible conocer la cifra exacta de víctimas.

Pues bien, este panorama ha traído cientos de protestas de defensores de derechos humanos, así como acciones por parte de personalidades del mundo de la música e incluso deportistas, en rechazo hacia la tormentosa cifra. Sin embargo, un país se resaltó por hacer un homenaje para estos trabajadores, justo en medio de un estadio.

Según recogen medios locales, el hecho se presenció en el estadio de Herne, en Alemania, donde se dispuso de 20 mil velas que fueron puestas en la gradería asimilando a los asistentes de un evento deportivo, y sobre la grama se dispusieron de 6.500 balones de fútbol llenos de arena.

La anterior cifra ha sido una de las más representativas acerca del número de personas que murieron en Qatar por el evento deportivo. Aunque una investigación de Amnistía Internacional ha indicado que desde 2010 hasta 2019 podrían haber muerto hasta 15.000 personas en la construcción de los escenarios deportivos.