Home

Deportes

Artículo

.
J Balvin ha sido criticado por su presentación en Qatar 2022. (Photo by Victor Boyko/Getty Images For Dior) - Foto: Getty Images For Dior

qatar 2022

La ola de críticas contra J Balvin luego de su presentación en Qatar, ¿por qué?

Alrededor de de 2.000 personas estuvieron en la presentación del reggaetonero.

Los ojos del mundo permaneces desde hace algunas semanas en la Copa del Mundo que, en esta oportunidad, se celebra en Qatar. El país del Golfo Pérsico ha estado inmerso en una ola de cuestionamientos por sus medidas contra la comunidad LGBTI, las mujeres y la población migrante.

Las críticas no han estado ajenas al espectro musical y de artistas colombianos como Maluma y J Balvin. Respecto al autor de éxitos como ‘no es justo’ y ‘Mi gente’ su participación en Medio Oriente generó reacciones encontradas, pues inicialmente había descartado la posibilidad de asistir como señal de respaldo al colectivo LGBTI.

Sin embargo, las cosas fueron diferentes y los éxitos del paisa se robaron la atención entre connacionales y otros asistentes que corearon sus temas más reconocidos, mientras los celulares estaban en alto. Shakira había sido otra de las artistas que se “bajó del bus” del certamen y quien, por ahora, no ha manifestado su intención de estar allí como hizo hace más de 10 años en Sudáfrica.

@qatarliving

Superstar J Balvin’s concert was a blast! He gave a catchy beats with his reggaeton songs and the crowd loved it! The event is presented by @qatarairways and Qatar Tourism @visitqatar, and organized by @alchemyproject. #Qatar #QatarLiving #Doha

♬ original sound - qatarliving

Pero las críticas, a pesar de todo, llegaron para el medellinense y algunos no le dejaron pasar su contradicción. Otros salieron en defensa y pidieron que, así las cosas, haya igualdad en los comentarios para quienes han hecho presencia en ese territorio.

“Se perdió la libertad en el mundo, y ya los artistas son los títeres de las redes y sus fans. El miedo a perder seguidores y ‘likes’”, “¿no dizque J Balvin no se iba a presentar en Qatar?”, “deberían decir entonces a todos los futbolistas, dizque fans son, cuándo deben apoyar a su artista; ya que es su trabajo”, se comentó en redes sociales.

¿Qué pasó con Maluma?

Hace algunos días, Maluma respondió por una situación similar, y en particular sobre un episodio que protagonizó con el reportero Moav Vardi, cuya pregunta llevó a que el artista se molestara y diera por terminada la entrevista. El comunicador le interrogó sobre su perspectiva de Qatar, en materia de derechos humanos.

Posteriormente respondió sobre lo sucedido, en su cuenta de Instagram. “Esta noche cantamos el himno oficial del Mundial en el fan event. #TukohTaka. Yo vine a celebrar la fiesta del fútbol, a poner mi bandera y mi cultura en el evento más importante de la historia de los deportes, y a llevar alegría a los rincones del mundo”, defendió el colombiano.

El antioqueño agregó que la música hacía parte de su “tarea” y " legado, no voy a cambiar y seguiré haciéndolo con todo el amor del mundo. Si algunos no quisieron venir, es su problema, pero yo estoy acá enfrentando la realidad y llevando luz al mundo entero”, concluyó.

HRW y AI, encima del Mundial

En uno de sus informes, Human Rights Watch (HRW) puso en relieve los que considera son abusos que opacan el certamen deportivo más importante a nivel global. Por ejemplo, menciona que las mujeres requieren que un tutor hombre les dé autorización para contraer matrimonio, estudiar en el extranjero con becas del Estado, así como a la hora de desempeñarse en algunos cargos públicos.

HRW también hizo alusión a las decisiones en materia sexual. “El código penal de Qatar penaliza todas las formas de sexo fuera del matrimonio, con penas de hasta siete años de prisión. Si son musulmanas, también pueden ser condenadas a latigazos o a lapidación”, señala el organismo.

Por su parte Amnistía Internacional ha calificado el encuentro deportivo como “la copa mundial de la vergüenza”. La ONG denuncia que una de las empresas que reclutó empleados para la construcción del Estadio Khalifa (en Doha, la capital) ejercía represión y que hubo amenazas con reducciones en el salario para quienes se negaran a trabajar bajo sus condiciones.