Home

Deportes

Artículo

El rabino asegura que sus alimentos son 100 % kosher.
El rabino asegura que sus alimentos son 100 % kosher. - Foto: Tomada de Twitter- @mchitrik

qatar 2022

Por primera vez, en Qatar se sirve comida kosher para los judíos que disfrutan de la Copa del Mundo 2022

Qatar no tiene comunidad judía, sin embargo, un hombre tomó la decisión de llevar la cultura gastronómica a la mesa de quienes hoy, viven la fiesta del fútbol.

Él es Eli Chitrik, un rabino que está vendiendo sándwiches de bagel en Doha durante el desarrollo del Mundial de Qatar 2022, con el fin de aportar a la dieta de los judíos que visitan Qatar durante el encuentro que hoy une al planeta.

En este sentido, son muchas las llamadas y mensajes que Chitrik está recibiendo por estos días para pedir sándwiches de bagel, los cuales son hechos en una cocina kosher, la cual es designada para los aficionados judíos que están disfrutando de la Copa del Mundo, ya que para ellos es de suma importancia cumplir con el conjunto de normas alimenticias del judaísmo durante el torneo en Qatar.

Por ende, Chitrik manifestó que en su cocina kosher ha estado haciendo más 100 sándwiches al día para alimentar a los aficionados no solo judíos, ya que personas de Argentina, Australia, Brasil, Estados Unidos, Uruguay e Israel han pedido sus famosos sándwiches.

Por su parte, recuerda que los viernes en su cocina hace challah, un pan especial normalmente trenzado, que es la comida tradicional del sábado.

Y es que esta es la primera vez que alguien decide cocinar para los judíos, pues Qatar no tiene presencia de esta comunidad.

Ahora bien, cada mañana Chitrik se dirige a la cocina. Allí supervisa el proceso de elaboración de los bocadillos, desde la apertura de los hornos hasta la inspección de los ingredientes para comprobar que cumplen las normas kosher.

Conozco cada detalle que ocurre en esa cocina, así que puedo decirle al 100 %, sin duda, que este es un sándwich kosher”, dice.

Los visitantes suelen acordar recoger su comida kosher con Chitrik. Él guarda los sándwiches de bagel en cajas especiales. Tal es el caso de Tirtsa Giller, que está de visita desde Israel por motivos de trabajo relacionados con la Copa del Mundo, y acudió al hotel de este rabino el domingo para recoger su almuerzo.

Al volar a Doha, había llenado su equipaje con platos, una sartén, cubiertos, latas de atún y aperitivos para mantener el kosher. Al trabajar muchas horas y no querer depender solo de los aperitivos, dijo que se entusiasmó cuando sus amigos de Dubai le hablaron de las nuevas ofertas kosher en Doha.

“Todo el mundo buscaba esta información, si hay comida kosher”, dijo. “Temíamos que estuviera prohibida porque había rumores. Me alegro de saber que no lo está”.

Cuando no está en la cocina o repartiendo sándwiches en su hotel, Chitrik, que nació en Israel pero se crio en Turquía, dijo que había salido a las calles de Doha con su atuendo religioso, incluyendo un sombrero negro y tzitzit, una prenda ritual con flecos.

“Quiero demostrar que en cualquier lugar del mundo se puede vivir abiertamente como judío, del mismo modo que, con suerte, se puede vivir abiertamente como musulmán o cristiano”.

Su padre, el rabino Mendy Chitrik, que preside la Alianza de Rabinos de los Estados Islámicos, viajó a Qatar antes del torneo para inspeccionar la cocina kosher, que, según él y otros rabinos implicados, fue posible gracias a la colaboración con las autoridades qataríes.

Los derechos y libertades religiosas de los judíos, así como de cualquier otro grupo religioso, son muy, muy importantes de salvaguardar”, dijo Mendy Chitrik, que también es el rabino de la comunidad asquenazí de Turquía.

“El fútbol y la comida unen a la gente”, indicó.