economía

“La decisión del juez es una luz de esperanza”: cadena Justo & Bueno aún podría salvarse

A pesar de que se dejó en firme el proceso de liquidación, quedó una posibilidad para la compañía, luego de que acreedores interpusieron un recurso que suspendió efectos del proceso.


Luego de una audiencia que se prolongó por más de ocho horas, el juez de la Superintendencia de Sociedades, Santiago Londoño, dejó este jueves 12 de mayo en firme el proceso de liquidación de Mercaderías S. A. S., que opera en Colombia bajo el nombre de Justo & Bueno. Sin embargo, quedó abierta una posibilidad para la cadena, luego de que los acreedores interpusieron un recurso que suspendió efectos del proceso.

Uno de los acreedores que realizó la solicitud de suspensión fue Marco Gerardo Monroy, de la empresa MGM Sustainable Energy S. A. S., que proveía equipos de refrigeración para la compañía, según manifestó el propio Monroy durante la audiencia que será reanudada en un mes.

“Como acreedor, manifiesto mi interés de acogerme al artículo 6 del decreto 560, pidiéndole a su señoría que por favor suspenda los efectos de la liquidación a excepción de la designación del liquidador para que él confirme la situación del patrimonio negativo de la empresa”, expresó Monroy al juez.

En ese contexto, el juez decidió lo siguiente: “Se suspende el trámite de la audiencia, se suspenden unos efectos de la liquidación, pero se mantiene la designación del liquidador y la remoción de los administradores”.

A raíz de esta decisión, Mercadería S.A.S. emitió un comunicado en el que aseguró que la determinación es “una luz de esperanza para que Justo & Bueno continúe aportando a tantas familias y al país”.

“Aunque el delegado de la Superintendencia de Sociedades Santiago Londoño ordenó este jueves la liquidación judicial de Mercadería S.A.S, al tiempo deja como único mecanismo de reorganización el contemplado en el artículo 6 del decreto ley 560 de 2020. Esto deja abierta la posibilidad de que en los próximos 30 días se presenten nuevas ofertas para salvar la empresa, hecho sin precedentes dentro de este tipo de procesos en Colombia”, señaló en el texto.

“De esta manera se da una nueva oportunidad al rescate de la empresa, así como al salvamento de empleos, micro, pequeñas y medianas empresas que hacen parte de la cadena. Justo & Bueno agradece a todas las personas que siguen creyendo en este modelo para aportar a mejorar la calidad de vida de las familias a partir de la oferta de productos de calidad a precios justos”, agregó la compañía.

Michel Olmi, fundador de Mercadería S.A.S, lamentó que el fondo JF Capital International no pudiera cumplir con el plazo fijado para el pasado 10 de mayo para pagar las deudas de la empresa.

“Nos duele que JF Capital International no haya logrado cumplir con el plazo del 10 de mayo para la inyección de capital dirigida al pago de deudas y fortalecimiento de la operación. Este acuerdo se cerró a finales de marzo y siempre confiamos plenamente en la buena fe del comprador y en que lograría cumplir los compromisos. Sabemos que hicieron muchos esfuerzos hasta el último momento para nacionalizar los recursos y no lograron concretar. Rechazamos tajantemente las referencias despectivas y discriminatorias a la cultura china. Esta es una empresa colocadora de capitales con inversiones de alto impacto alrededor del mundo, y fue la única que creyó en Colombia, en Justo & Bueno y de manera ágil concretó una oferta en firme para salvar la compañía”, expresó.

Mercadería S.AS. señaló que “los momentos difíciles causados por la pandemia del Covid-19 justo antes de alcanzar el punto de equilibrio y el estallido social de 2021 en el país produjeron una crisis de liquidez que afectó la operación”.

La compañía agregó que “agotó todas las posibilidades luchando por el salvamento como la mejor salida a la situación. Desde el inicio de la crisis se informó de la situación de la empresa con completa transparencia a colaboradores, proveedores, propietarios de locales y centros de distribución, así como a los aliados y a las autoridades. También se anunció la intención de capitalización de fondos y compra por parte de un grupo internacional con el propósito de salvar la empresa, los empleos y todas las empresas con las que se hizo equipo durante este tiempo. Finalmente, de manera responsable y transparente, se solicitó la apertura del proceso de liquidación dado que la última opción de salvamento no se cumplió en el plazo pactado con el nuevo inversor”.

Finalmente, la empresa señaló que, partir de este viernes 13 de mayo, comenzará el empalme del liquidador con su equipo administrativo.

El artículo 6 del Decreto 560

Cabe recordar que el artículo 6 del Decreto 560, el cual fue expedido por el Gobierno en el marco de la emergencia sanitaria por la pandemia de coronavirus, establece una serie de disposiciones para el salvamento de empresas en “estado de liquidación inminente”.

“Con el propósito de rescatar la empresa y conservar la unidad productiva, cualquier acreedor podrá evitar la liquidación judicial de un deudor afectado en el marco de la emergencia económica, manifestando su interés de aportar nuevo capital (...) siempre y cuando se evidencie, con la información que reposa en el expediente, que el patrimonio es negativo”, señala el artículo en mención. “Presentada la manifestación de interés, el juez mantendrá el nombramiento del liquidador, pero suspenderá otros efectos de la liquidación judicial, según corresponda”, agrega el artículo.

Previamente, se anunció que el liquidador asignado será Darío Laguado Monsalve, quien tendrá la tarea de revisar todas las cuentas y proceder a hacer los movimientos necesarios para sanear las deudas y honrar los compromisos que han estado incumplidos y que, finalmente, llevaron a la empresa a la situación descrita, la liquidación.