negocios

Los malabares que hizo el multimillonario Elon Musk para financiar la compra de Twitter

El dueño de Tesla hizo la compra a través de un acuerdo de pago, para desembolsar 44.000 millones de dólares y sacó un poco de múltiples fuentes de financiación.


Una millonaria transacción, con números que, de ser trasladados a pesos no cabrían en cualquier calculadora. Ese es el negocio que cerró el hombre más rico del mundo, Elon Musk, para tomar el control de Twitter, la red social con la cual quiere dar paso a una mayor libertad de expresión, según sus propias declaraciones.

44.000 millones de dólares, con la tasa de cambio que rige para hoy en Colombia, de 3.936 pesos, son el equivalente a 173,2 billones de pesos, es decir, casi la mitad del presupuesto general de Colombia para todo un año (el actual es de 350 billones de pesos).

Twitter confirmó que retirará los Fleets de la red social en agosto ¿cuáles son los motivos?
Twitter, la red social que ahora es de Elon Musk. - Foto: AP

La suma no es cualquier bicoca ni siquiera para un multimillonario como el dueño de Tesla, compañía productora de carros eléctricos, y del proyecto Space X, que ya ha desarrollado varios vehículos espaciales, dentro de la idea que tiene Musk de lograr que los terrícolas logren la colonización del planeta Marte.

Todo suena a película de ficción o de locura de ricos, pero a la hora de hacer las cuentas, la realidad vuelve a unificar al que es conocido como el emprendedor de los vehículos eléctricos, con los demás seres humanos.

En efecto, la variedad de fuentes de financiación que ha tenido que utilizar Musk para lograr su objetivo de ser el dueño de Twitter, dan la idea de que tuvo que hacer malabares.

Tres fuentes financieras

En su ‘bolsillo’, es decir, con capital propio, disponía de 21.500 millones de dólares. Por esa razón, tuvo que acudir a un préstamo de compra, por la suma de 13.000 millones de dólares. Ese tipo de financiación significa que el que presta tiene la confianza de que el negocio será próspero, por lo cual, no tiene mucho reparo en poner la plata al inversionista (Elon Musk), para que haga su adquisición y luego va amortizando. De hecho, la mayor parte de este pedazo financiero: 3,5 mil millones de dólares, los puso Morgan Stanley, que fue justamente el asesor de la OPA que lanzó Musk para -finalmente- quedarse con Twitter.

En ese bloque financiero, para completar los 13.000 millones de dólares, también entró Barklays, compañía de servicios financieros con sede en Londres, que pondrá 2,7 mil millones de dólares, cifra igual con la que participa Bank of America y Mufg (empresa japonesa de servicios financieros creada a partir de la fusión de Mitsubishi Tokyo Financial Group y UFJ Group). Los recursos restantes provendrán de BNP Paribas, considerado como uno de los bancos más grandes de Europa, y pondrá 650 millones de dólares. El pedazo que aportará el banco japonés Maizuho es de 480 millones de dólares.

Todos ponen

Para completar la gigantesca torta financiera con la cual Elon Musk hará la transacción de Twitter faltarían unos 12.000 millones de dólares. Aquí en este tercer tramo, que se hará con una figura conocida como préstamo contra Tesla, lo que en un lenguaje aterrizado sería algo así como una hipoteca contra la empresa productora de carros, participan financiadores de varias partes del mundo.

Por ejemplo, participa de nuevo Morgan Stanley, con la mayor parte de la plata: 2,6 mil millones de dólares, seguido del Bank of América, con 1,5 mil millones; mientras que Credit Suisse, empresa suiza de servicios financieros, pondrá 1,25 mil millones y de nuevo aparece BNP Paribas con 750 millones de dólares, cifra igual a la que aportarán el City Bank, el Deutsche Bank (con sede en Frankfurt, Alemania) y otra vez Maizuho.

El apetito por financiar a Musk en su aventura de comprar Twitter no pareció tener fronteras. El CIBC, banco canadiense y SocGen, considerada como una de las empresas de servicios financieros más grandes de Europa también pondrán recursos.

Y es que, a la voz de un miltimillonario pidiendo crédito todos corren. De hecho, la OPA que inicialmente fue hostil (no acordada previamente con el dueño de la empresa) y que luego terminó en acuerdo, se pactó para ser financiada en un 45 % con préstamos y en un 55% con plata del multimillonario, tanto en ‘efectivo’ como respaldada por uno de sus mayores activos: Tesla. A la larga, una OPA con Elon Musk no aparece todos los días.