Home

Economía

Artículo

josé antonio ocampo Ministro de Hacienda
José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda - Foto: guillermo torres reina-semana

economía

Ministro Ocampo dio su espaldarazo en elección de nuevo presidente del BID

El funcionario del gobierno Petro apoyó la candidatura del economista brasileño Ilan Goldfajn

En medio de las críticas que ha suscitado la elección de Ilan Goldfajn como nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien sí ha recibido con beneplácito su escogencia es el Ministro de Hacienda de Colombia, José Antonio Ocampo.

El funcionario del gobierno Petro apoyó la candidatura del economista brasileño, quien logró más del 80% de los votos en la Reunión Extraordinaria de la Asamblea de Gobernadores, del organismo multilateral.

Aunque no ha habido una felicitación oficial por parte del ministro Ocampo, a través de la cuenta de la cartera que preside, sí se realizó una publicación en la que destacan la elección de Goldfajn.

Hay que recordar que a este importante cargo aspiraban Gerard Johnson, en representación de Trinidad y Tobago; Gerardo Esquivel Hernández, por México; Nicolás Eyzaguirre, nominado por Chile; y Cecilia Todesca Bocco, por Argentina. Sin embargo, ésta última retiró su candidatura para impulsar la de Goldfajn.

El nuevo Presidente del BID fue postulado por el saliente mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, por lo que su elección ha causado incomodidad. Medios internacionales se han referido al malestar que ha provocado el nombramiento de Goldfajn en la cabeza del BID. Por ejemplo, el exministro brasileño Guido Mantega, quien integra el proceso de transición de Lula, calificó la candidatura como “otro golpe” dado por Bolsonaro.

Así mismo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público de México criticó la elección de Goldfajn y acusó al organismo internacional de continuar con la política de “más de lo mismo”. A través de una tarjeta informativa, la dependencia mexicana sugirió que el candidato brasileño resultó electo por tener el apoyo de Estados Unidos.

Goldfajn, quien se convierte en el primer brasileño en llegar a este importante cargo, será el séptimo presidente del BID. Antes que él estuvieron Reina Irene Mejía Chacón a.i. (2022); Mauricio Claver-Carone (2020-2022); Luis Alberto Moreno (2005-2020); Enrique V. Iglesias (1988-2005); Antonio Ortiz Mena (1971-1988); y Felipe Herrera (1960-1971).

Vale la pena señalar que su llegada al BID se da en un momento coyuntural para el organismo, donde su imagen se vio fuertemente afectada, luego del escándalo protagonizado por Claver-Carone, quien, aprovechando su posición al interior del Banco, no solo sostuvo una relación sentimental con una subordinada, sino que, habría favorecido a esta persona con un aumento de salario, sin justificación alguna. Lo anterior, según un informe realizado por la firma de abogados Davis Polk & Wardwell, que investigó el incidente.

El nuevo Presidente del BID, quien asumirá el cargo el próximo 19 de diciembre y por un período de cinco años, tendrá entre sus funciones la supervisión de las operaciones y administración del Banco, que trabaja con el sector público de América Latina y el Caribe. Además, presidirá el Directorio Ejecutivo del BID y el Directorio Ejecutivo de BID Invest, que trabaja con el sector privado de la región. El Presidente también liderará el Comité de Donantes de BID Lab, el laboratorio del Banco para proyectos de desarrollo innovadores.

Un aspecto para tener en cuenta con respecto a Goldfajn es que se ha referido a la Reforma Tributaria en Colombia, que está próxima a ser sancionada por el Presidente Gustavo Petro. En una visita que el Ministro Ocampo realizó a los Estados Unidos y en donde se reunió con el economista brasileño, trascendió que éste no sólo la respaldó; sino que, además, manifestó que Colombia “va en la dirección correcta”.

Lo anterior deja entrever que hay una buena “camaradería” entre Ocampo y el hoy presidente del BID. Este buen relacionamiento puede traducirse en mayores apoyos por parte del organismo multilateral para Colombia, y que se orientarían a la financiación de importantes apuestas del actual gobierno.