Tendencias

Home

Economía

Artículo

Enka tiene la planta de reciclaje de botellas PET más grande de Suramérica y con una inversión de 40 millones de dólares, busca duplicar esa operación.
Enka tiene la planta de reciclaje de botellas PET más grande de Suramérica y con una inversión de 40 millones de dólares, busca duplicar esa operación. - Foto: archivo particular

empresas

Se abre campo una nueva OPA en el país y esta vez el tema es el reciclaje

Enka, como el ave fénix, resurgió. Hoy, empresas e inversionistas la miran con interés. Se abre la puerta a una oferta pública de adquisición en la compañía.

Actualmente, las ofertas públicas de adquisición (opa) están de moda en el mercado colombiano. Y hace apenas unos días se abrió la puerta para una nueva. Una reciente asamblea general extraordinaria de accionistas de Enka autorizó a la junta directiva de la empresa para que levante la reserva de la información y permita ponerla a disposición de potenciales inversionistas interesados. Dicha información no incluye secretos industriales. Esto con el propósito específico de decidir la presentación de una oferta pública de adquisición.

El apetito por Enka no es nuevo. Ya en 2020, la mexicana Petrotemex lanzó una oferta que fue declarada desierta. Analistas consultados por SEMANA consideran que por el interés que despierta la compañía, y con la decisión de la asamblea, puede darse un proceso competitivo entre los interesados que aumentaría el valor de Enka y hasta la participación que estarían buscando los inversionistas.

La empresa señaló en un pronunciamiento que el paso por seguir frente a esta decisión, “es preparar la documentación que permita a los posibles interesados hacer un análisis completo de la compañía, para poder decidir si tramitan una oferta pública de adquisición ante la Superintendencia Financiera”.

El interés por Enka viene creciendo por las exigencias de los mercados en materia ambiental y sostenible y por las oportunidades que allí se están abriendo. Jugadores estratégicos o fondos de capital privado con recursos y liquidez ven en este activo un gran potencial, pues Enka ha tenido una profunda transformación en los últimos años y se ha convertido en uno de los referentes empresariales en las apuestas ambientales, lo que genera cada vez más valor.

Desde finales de los años noventa, cuando empezó a generarse un cambio en los negocios en los que participaba Enka, la empresa quedó atrapada en un mercado de commodities, con dificultades financieras que la llevaron a un proceso de reestructuración empresarial.

Allí, inició su cambio extremo. Adelantó en este periodo inversiones por 160 millones de dólares y renovó su portafolio, con productos especializados de mayor valor agregado. En la actualidad, más del 80 por ciento de los productos que ofrece Enka de Colombia no los fabricaba hace una década. La mitad de sus productos se hace a partir de materias primas recicladas y es líder en reciclaje de botellas PET. Además, en 2021, después de 19 años, finalizó su acuerdo de reestructuración, cumpliendo los compromisos con los acreedores. En 2002, las exportaciones pesaban en Enka el 25 por ciento de su producción. Hoy es cerca de la mitad y atiende 15 países. Como lo mencionó su presidente Álvaro Hincapié en el especial de las 5.000 Empresas de Dinero, si se realizan a partir de la basura productos que generen valor a los recicladores, se puede poner en marcha la economía circular en el país.

Enka cuenta con la planta más grande de reciclaje de botellas PET en Suramérica y consume cerca de 3 millones de botellas al día. En la actualidad ejecuta una inversión de 40 millones de dólares para duplicar la operación de su planta de reciclaje y llegar a 6 millones de botellas diarias, que entrará en operación a final de año. Con las fibras que produce se fabrican geotextiles para vías, empaques de detergentes y hasta las camisetas de la Selección Colombia, entre muchos otros productos. Además, permite organizar las comunidades de recicladores, que, de acuerdo con cálculos de Hincapié, con la nueva planta recibirán unos 200.000 millones de pesos por la compra de botellas. Toda esta transformación también se ha visto reflejada en sus cifras. Para 2021, obtuvo los mejores resultados de su historia reciente: los ingresos fueron de 545.000 millones de pesos, un crecimiento de 49 por ciento frente a 2020; la utilidad neta llegó a 57.400 millones de pesos, 278,5 por ciento más que en 2020. El Ebitda, a su vez, se duplicó frente a 2020, al llegar a 76.400 millones de pesos.

Además de los cambios en las tendencias globales en materia ambiental y sostenible, para esta eventual opa se unen distintos factores. Por un lado, el precio del dólar hace más atractiva la operación para inversionistas internacionales y también, impulsa el negocio de exportaciones de la compañía que fortalece su caja con la divisa a más de 4.000 pesos. Igualmente, por las pérdidas que tuvo en el pasado puede facilitar, a juicio de banqueros de inversión, la operación tributaria de la empresa que la compre hacia el futuro.Por otro lado, de acuerdo con inversionistas, la operación podría concretarse este año para evitar cambios que se den en la reforma tributaria que entra a operar el año entrante, como por ejemplo los ajustes que surjan en materia de ganancia ocasional. “Sin embargo, una opa competitiva podría alargar el proceso y llevarlo a 2023, reflejando el impacto que tenga la tributaria en la operación para los inversionistas”, señala un analista.

Enka, como el ave fénix, resurgió, se transformó y hoy compite en el mundo en un escenario más sostenible y ambiental. Ahí está la razón del interés.