empresas

“Está paralizada, no produce”: la icónica Coltejer no se levanta y lleva un mes parada

Esta empresa textilera lleva un par de años en una mala racha económica debido a numerosos factores.


Hace un mes se dio a conocer que la primera compañía textil de Latinoamérica, Coltejer, decidió enviar a casa a algunos de sus empleados bajo un modelo de vacaciones colectivas debido al cierre temporal de su línea de producción. Sin embargo, existe una gran preocupación latente entre los trabajadores de la compañía y de la industria textil, por el hecho de que no se ha evidenciado un progreso, incluso después de 39 días.

De acuerdo con lo revelado por El Colombiano, Coltejer se vio afectada por diversos factores, entre los que destacan el contrabando, la llegada del coronavirus, los paros, y la línea de los “no tejidos”, que operaba con cerca de 60 empleados que trabajaban desde sus hogares.

Según indica el medio antioqueño, las operaciones se mantienen suspendidas y una de las empresas colombianas de mayor tradición asegura que los trabajadores siguen vinculados y activos, aunque no se sabe qué función están cumpliendo.

 Coltejer es una de las 10 empresas colombianas que están buscando salvarse luego de atravesar duras pruebas económicas.
Coltejer es una de las 10 empresas colombianas que están buscando salvarse luego de atravesar duras pruebas económicas. - Foto:

Hace una semanas fue de conocimiento público que Coltejer pasó a formar parte de las 10 empresas colombianas que buscan salvarse luego de pasar por una fuerte situación económica. Tal y como se establece en el informe entregado a la Superintendencia Financiera, el cierre de los ‘no tejidos’ representó, hasta el mes de julio, una disminución de los ingresos mensuales del 49 por ciento. “En los resultados se incrementan las pérdidas en 600 millones de pesos mensuales, equivalente a un 19 % de las ventas”, indicó la empresa.

En los últimos años, esta compañía ha sufrido duros golpes en sus finanzas. Este año, Coltejer dio a conocer los resultados financieros a principios de este año, y se conoció que en el 2020 presentó pérdidas superiores a los 90.000 millones de pesos, frente a los 25.000 millones registrados en el 2019. Mientras que en ingresos, la empresa reportó una contracción de 47 por ciento para un total de 74.815 millones de pesos.

Coltejer fue adquirida por Carlos Ardila Lülle en 1978, pero posteriormente se vendió en 2008 a la mexicana Kaltex, quien también es la mayor accionista. Según indica El Colombiano, existe incertidumbre entre los 388 trabajadores, y algunos incluso se han desvinculado de la empresa para buscar otras ofertas laborales.

“La planta está paralizada, no produce. Los trabajadores que están en la fábrica se dedican a actividades preventivas y de mantenimiento de máquinas. Es muy triste ver una empresa en la que no se ve la intención de volver a reiniciar los procesos que los caracterizaron en el pasado”, mencionó al respecto, el presidente de la subdirectiva de Sintracontexta Itagüí-Rionegro, Rigobero Sánchez Guzmán.

La producción textil apunta a la sostenibilidad
El DANE reportó que la producción semestral del sector de hilatura, tejeduría y acabado de textiles aumentó en un 48,4 %. - Foto: Cotton Council International

Según resalta el medio antioqueño, se desconoce quién está ocupando la dirección de la empresa, pues hasta el pasado 31 de julio de 2020, Andrés Berdugo Gómez era quien estaba en el cargo y hasta el momento no se ha designado a la persona que lo reemplazará.

Pero mientras el desempeño negativo de la empresa se hace más fuerte entre enero y junio, el Dane reportó que la producción semestral del sector de hilatura, tejeduría y acabado de textiles aumentó en un 48,4 %, y las ventas observaron una subida que ronda el 43,7 por ciento.

Según lo anunció El Colombiano, Camilo Rodríguez, presidente de la Cámara Colombiana de la Confección y Afines, considera que este tipo de noticias de compañías como Coltejer son preocupantes y que, sumado a las cifras del Dane dando a conocer la pérdida de empleo, se evidencia que el sector está debilitado y, “en cuidados intensivos”.