hidroituango

Hidroituango: ¿el retraso en las turbinas afecta la ejecución de obras civiles?

Recientemente, la Anla impuso una multa a EPM por más de 5.000 millones de pesos.


Con miras a lo que pueda pasar en el último trimestre del año, avanzan las obras de la hidroeléctrica de Hidroituango que siguen en el ojo del huracán por cuenta de las demoras que se han presentado con la instalación de las turbinas y las afectaciones que esto ha generado en el desarrollo de la construcción.

Inicialmente, se dijo que esta represa empezaría a generar energía en el mes de julio, luego se corrió para septiembre y hoy en día se habla del último trimestre del año. Al parecer la puesta en marcha de la primera turbina no ha sido tan fácil como se esperaba y los ingenieros siguen trabajando en esto.

No obstante, según palabras del presidente Iván Duque, quien se refirió sobre este tema el pasado 4 de mayo, de acuerdo con los cronogramas, antes del mes de septiembre de 2022 entraría en operación la primera fase. Lo que iría en contravía de las proyecciones actuales que se tienen al interior de este proyecto.

Obras en Hidroituango. Foto: SEMANA
Obras en Hidroituango. Foto: SEMANA - Foto: Foto: SEMANA

Actualmente, el avance de la construcción de este megaproyecto es superior al 85 %, el más reciente hito técnico alcanzado fue tapar definitivamente la Galería Auxiliar de Desviación (GAD), donde el 28 de abril de 2018 se originó la emergencia que retrasó la entrada en operación de la hidroeléctrica y que ya completa cuatro años.

La GAD fue construida para desviar las aguas del río Cauca mientras se taponaban técnica y definitivamente los dos túneles originales de desviación. Por cerca de cuatro años, estos dos túneles cumplieron su propósito, desde febrero de 2014, cuando se desviaron las aguas del río Cauca, hasta finales de 2017 y comienzos de 2018, momento en el que se iniciaron los trabajos para su taponamiento definitivo y en el cual el río fue desviado por la GAD.

Ahora bien, el desafío actual se centra en la instalación de las turbinas de generación, trabajo que, como ya se ha dicho, no avanza al ritmo deseado y al parecer están afectando otras áreas como el de las obras civiles y siguen generando presión sobre el vertedero, que no fue construido para operar como lo está haciendo hoy en día.

Los trabajos de obras civiles están a cargo de la firma Conconcreto, la cual reportó este jueves 12 de mayo que sus avances están acordes con el cronograma pactado con Empresas Públicas de Medellín. Sin embargo, señalaron que el desarrollo de su trabajo depende directamente de cómo avancen las turbinas.

Juan Luis Aristizábal, presidente de Conconcreto, aseguró que pese a que están al día, su posibilidad de avanzar va de la mano con la instalación de los equipos generadores de energía. Así que mientras más se demore esto último, más se irán retrasando las entregas de lo que le compete a la firma de infraestructura.

“Nosotros cumplimos el cronograma para hacer obras parciales, en la medida en que el instalador de las turbinas va completando el montaje, esperamos cumplir con las metas que anuncia EPM (...) están todos los recursos disponibles: equipos, materiales, talento humano e ingenieros, para nosotros cumplir con esos compromisos. El cronograma total del proyecto es responsabilidad de EPM”, indicó Aristizábal.

Obras en Hidroituango. Foto: SEMANA
Obras en Hidroituango. Foto: SEMANA - Foto: Foto: SEMANA

Así mismo, el representante de la firma a cargo de las obras civiles puso sobre la mesa un nuevo plazo para la puesta en marcha de las dos primeras turbinas, la cual sería para el último trimestre de este año, destacando que actualmente están terminando partes como las almenaras y que ya mucho de lo que tenían que hacer fue entregado a satisfacción.

El presidente de Conconcreto volvió a insistir en que el avance de la instalación de las turbinas es fundamental para sectores de la obra como el vertedero, que actualmente está operando de una forma indebida, por culpa de la contingencia de 2018 que puso en riesgo a todo el proyecto.

“Acá hay que tener presente que el vertedero no puede seguir funcionando de forma permanente tal y como se tiene hoy en día, si bien en este momento todo funciona bien, esta parte se hizo, como lo dice su nombre, para verter, no para tener circulación del agua de forma permanente. El punto es que nada de eso va a cambiar hasta que no empiece a circular el agua por las turbinas, que es como debería ser”, explicó Juan Luis Aristizábal.

Por último, Conconcreto recordó que su contrato con estas obras irá hasta el mes de agosto de este año, cuando esperan que ya esté elegido el nuevo responsable de las fases subsiguientes del proyecto, con quien tendrán un periodo de tres meses de empalme.