Home

Empresas

Artículo

La falta de personal calificado en analítica de datos es una de las explicaciones para el rezago en este frente. - Foto: Crédito: Getty Images/ Metamorworks

tecnología

Las empresas colombianas están en pañales en el uso de los datos que recopilan de sus clientes

En el índice de Madurez Analítica, el país está por debajo de las naciones andinas. Cada día recogen más información que no están en capacidad de procesar.

Desde antes de la pandemia y de las cuarentenas, ya se hablaba de la necesidad de que las empresas aprovecharan todos los datos que recopilan de sus clientes para proveer mejores servicios y encontrar negocios más rentables, sin embargo y pese al fuerte choque de la crisis sanitaria, aún son pocas las compañías que de verdad les sacan provecho a toda la información que tienen en sus sistemas y en sus bases de datos.

Precisamente la capacidad de analizar todos sus datos, -por ejemplo, qué compran sus clientes, con qué frecuencia o a qué horas hacen las transacciones-, es lo que se conoce como analítica de datos, una de las habilidades de la llamada cuarta revolución industrial de la que Colombia se puede rezagar si sus empresas no se ponen las pilas en ese frente.

La analítica de datos permite identificar patrones y generar conocimientos para informar y, en algunos casos, automatizar decisiones, conectando la inteligencia y la acción. La multilatina colombiana Cala Analytics, con presencia en Ecuador, Perú y México, lleva tres años midiendo cómo va esta práctica en la región y para eso desarrolló un Índice de Madurez Analítica (IMA), el cual utiliza una escala de 0 a 100.

Para hacer calcular el IMA de 2021 -que es el más reciente- consultó a 300 empresas de la región. El resultado promedio fue de 46,38, una desmejora frente a 2020 (cuando el puntaje fue de 47,29) y frente a 2019 (49,96).

Sergio Gutiérrez, CEO de CALA Analytics
Sergio Gutiérrez, CEO de CALA Analytics - Foto: CALA Analytics

Sergio Gutiérrez, CEO de Cala Analytics, atribuye la baja en el IMA a un cambio en la percepción de los profesionales que responden el cuestionario para calcular el indicador, quienes durante la pandemia evidenciaron la necesidad de la transformación digital, pero al mismo tiempo se dieron cuenta de que su analítica no estaba tan bien desarrollada como creían. Por lo tanto, se otorgaron una menor autocalificación.

Las nuevas necesidades tecnológicas que sacó a flote la pandemia llevaron a las empresas a reconocer que no estaban tan desarrolladas como creían o que podían llegar más lejos de lo que inicialmente pensaban”, sostiene el informe de presentación del IMA.

Por debajo del promedio

Dentro de los países analizados, Colombia posee el indicador más bajo (46,1) frente a un promedio de las naciones Andinas de 49,7 y de México de 47,9. No obstante, por su calificación todos están en el nivel de ‘aspirantes analíticos’.

Según la medición de Cala un país puede tener ‘incapacidad analítica’, que es el nivel más bajo en este aspecto y se da cuando aún no cuenta con las capacidades para poder evaluar toda la data que recoleta.

El siguiente nivel es el de ‘analítica focalizada’, que son naciones que ya tienen ciertas capacidades y algún proyecto específico. Luego sigue el nivel de ‘aspirante analítico’, que es donde están Colombia y sus vecinos, pues tienen conciencia del uso de la analítica como diferenciador.

El escalafón avanza al nivel de ‘área analítica’, que son los mercados donde ya trabajan iniciativas analíticas de manera coordinada y el top se alcanza al obtener el calificativo de ‘competidor analítico’, que es solo para países con una cultura analítica que usan en la toma de decisiones como variante competitiva.

Si se analiza el uso de la analítica de datos por sectores económicos, el que va más avanzado en esta región es el financiero, aunque su calificación promedio es de apenas 47,9 sobre 100. El más rezagado es el sector académico, con un puntaje de apenas 40,3.

Entre las explicaciones para el atraso de la región en este campo se encuentran las habilidades del talento humano, pues solo 18% de las empresas encuestadas dice contar con un equipo de trabajo que tiene experiencia y conocimientos en analítica de datos. “En general, las empresas son conscientes de los beneficios de las técnicas de analítica y de la estadística, pero no terminan de comprender por completo cómo ejecutarlas”, asegura el informe de Cala Analytics.