empresas

Monómeros: nueva decisión de Supersociedades la exonera de la medida de supervisión de control | ¿Qué implica?

La decisión fue anunciada a través de una resolución expedida para exonerar a la empresa productora de fertilizantes, del grado de supervisión de control que había ejercido sobre ella la entidad de vigilancia.


Es claro que Monómeros es una empresa de alto interés para el nuevo gobierno, pues puede resultar clave para la producción del campo, debido a que allí se elaboran fertilizantes, insumo esencial para el rendimiento de los cultivos.

Por esa razón, la noticia entregada este martes por la Superintendencia de Sociedades, según la cual la entidad de vigilancia exonera a Monómeros del grado de supervisión de control que había ejercido sobre ella, es de amplia trascendencia.

Con la decisión, la sociedad colombo-venezolana, sin embargo, quedará bajo vigilancia de la Supersociedades.

En 2021, la entidad de vigilancia y control había tomado el control de la empresa ante las dificultades económicas de la sociedad que aporta al menos el 40 por ciento de los fertilizantes que se requieren en Colombia para la agricultura.

Hay que recordar que Monómeros es uno de los activos que Venezuela tiene en el exterior y, como tal, quedó bajo el dominio de la asamblea nacional que encabeza el presidente interino Juan Guaidó.

Durante el proceso de empalme que se dio entre el gobierno saliente y el entrante en Colombia, el tema fue tocado en profundidad, toda vez que el presidente Gustavo Petro mostró especial interés en esta empresa “para mantener la traída de la urea a precios módicos, como era antes, y, por tanto, poderle bajar los precios a los fertilizantes”, dijo en su momento.

A mitad de 2021, Monómeros estuvo en el ojo del huracán, porque se conoció el estado de sus cuentas, entre las que se destacó una deuda con los acreedores de insumos, que bordeaba los 50 millones de dólares.

Fue así como, la Superintendencia de Sociedades decidió someter a la empresa al grado de supervisión denominado “Control”, el cual, es el máximo grado de supervisión que ejerce la entidad de vigilancia, al cual llega cuando una compañía presenta situaciones críticas de orden jurídico, económico, contable y administrativo. Ese era el caso de Monómeros.

La medida de máximo control aplicada por la Superintendencia, implicaba que tendría la lupa puesta y haría el acompañamiento necesario, para “promover la presentación de planes y programas encaminados a mejorar la situación que hubiere originado el control y vigilar la cumplida ejecución de los mismos; autorizar la solemnización de toda reforma estatutaria; autorizar la colocación de acciones y verificar que la misma se efectúe conforme a la ley y al reglamento correspondiente; ordenar la remoción de los administradores, revisor fiscal y empleados”, entre otros.

Luego de casi un año bajo la medida de supervisión de control, la SuperSociedades estableció que ya podía levantar la medida, y en la resolución expedida, expone que la empresa “pasará al grado de supervisión de vigilancia”.

Entre los argumentos expuestos por la Superintendencia, para tomar la decisión del cambio de mecanismo, desde la supervisión de control a solo la vigilancia, se destaca que “se pudo determinar que, durante el último año, los indicadores financieros de la sociedad permanecieron estables con tendencia creciente, evidenciando un resultado operativo positivo y constante a pesar de las situaciones extraordinarias y externas, como los efectos de la pandemia, las afectaciones a las cadenas de suministro global, entre otras, que han tenido incidencia directa en la economía mundial y, particularmente, en el sector de los fertilizantes”.