Home

Empresas

Artículo

Mario Hernández
Mario Hernández dijo que espera que los congresistas no se comporten como Judas con los colombianos. Foto: Juan Carlos Sierra-Revista Semana. - Foto: JUAN CARLOS SIERRA PARDO

reforma tributaria

“Ojalá no sean como Judas”: Mario Hernández sobre congresistas que votarán la reforma tributaria

La próxima semana será decisiva para el futuro de esta iniciativa en el Congreso.

El proyecto de reforma tributaria que presentó el gobierno de Gustavo Petro al día siguiente de su posesión, con el fin de cambiar la estructura de impuestos en Colombia y hacer que los más ricos sean quienes paguen más, entró en la recta final de su trámite ante el Congreso de la República, donde ya fue aprobado conjuntamente por las comisiones económicas y ahora regresa con los ajustes hechos por el Ministerio de Hacienda y la Dian.

Entre los cambios notorios está la reducción de 25 a 20 billones de pesos sus aspiraciones de recaudo para el 2023, así como la eliminación de los impuestos a las pensiones y cambios en las normativas que gravarán a las bebidas azucaradas, los alimentos ultraprocesados y a las rentas petroleras y de minería en el país. No obstante, mantiene gran parte de los impuestos a los más ricos del país.

El próximo lunes -31 de octubre- se reunirán los coordinadores ponentes y los partidos políticos, con el fin de ajustar los últimos detalles antes de su votación final, especialmente en temas como impuesto al patrimonio, zonas francas, el impuesto a las iglesias, el comercio electrónico. Esta reforma fue anunciada por el presidente Gustavo Petro desde que estaba en campaña, alegando que era necesaria para garantizar las ayudas que se entregan hoy en día a las personas más pobres.

En medio de todo esto los empresarios han hecho diversos llamados al Ministerio de Hacienda, a la Dian y al mismo presidente Petro para que postergue la presentación de este proyecto, alegando que el 2023 será un año de crisis por todo lo que viene pasando con la inflación y este proyecto solo empeora la situación económica de las empresas y pone en riesgo la poca estabilidad que le queda a la economía nacional.

Gremios como la Andi y Fenalco han manifestado en varias ocasiones que la reforma tributaria terminará de desacelerar el crecimiento económico, que de por sí ya registra reducciones en sus proyecciones para los meses que vienen, por parte de las agencias calificadoras de riesgo y autoridades financieras del país. Prueba de esto se ve en el reciente análisis del Banco de la República que bajó de 0,7 % a 0,5 % la proyección de crecimiento para el otro año.

El llamado de Mario Hernández al Congreso

Por medio de sus redes sociales, el empresario Mario Hernández le envió un mensaje a los senadores y representantes a la Cámara para que piensen muy bien en el país antes de votar el texto final de la reforma y pongan en una balanza sus intereses y lo que la gente realmente necesita, recordando que fue el pueblo quien los eligió y por tanto se deben a ellos por encima de todo.

“Miremos que partidos y congresistas aprueban la reforma tributaria sin pensar en la comunidad que los eligió ojalá no sean como judas [sic]”, dijo Hernández.

Este empresario santandereano también hizo una invitación a la comunidad para que estén muy atentos a esos congresistas que terminen votando a favor de esta iniciativa del gobierno Petro, en aras de ejercer un control social efectivo que permita conocer quiénes son aquellos que no piensan en lo que realmente le sirve y lo que no le sirve al país.

Mario Hernández se ha convertido recientemente en un referente en el panorama económico y político. Y en uno de los voceros sobre los graves impactos que tienen las medidas del primer mandatario en el sector productivo del país. Sobre su tendencia política asegura que “yo no soy de izquierda ni de derecha, pienso en la comunidad”.

Este personaje ha dicho en varias ocasiones que “todos los partidos están vendiéndose al nuevo gobierno y no están pensando en la gente”, especialmente en lo que respecta con la reforma, ya que “estamos preocupados por los impuestos. No los pagamos los empresarios, los paga el producto. Eso lo sabe el gobierno, pero no lo aplica. Porque ellos no han generado un empleo en la vida. Entonces eso es muy difícil así”.