macroeconomía

Alemania recurre al carbón para no quedarse sin energía, ante escasez del gas ruso

El Gobierno alemán pidió a sus ciudadanos ahorrar energía y hacer todo lo posible para almacenar el máximo gas en verano y otoño.


Este domingo –19 de junio– Alemania anunció medidas de urgencia para asegurar el suministro de energía para sus habitantes ante las recientes reducciones en las entregas de gas ruso, lo que implicará recurrir más al carbón, una medida “amarga”, pero necesaria.

“Para reducir el consumo de gas, se tiene que usar menos para producir electricidad. En su lugar, se deberán utilizar más las centrales de carbón”, declaró el Ministerio de Economía en un comunicado.

El Gobierno reacciona a los anuncios de esta semana del gigante ruso Gazprom sobre la reducción de entregas de gas, a través del gasoducto Nord Stream, en el contexto de la guerra en Ucrania y el pulso energético entre los países occidentales y Moscú.

Esta medida es un giro de 180 grados para el gobierno de coalición alemán, que incluye a los ecologistas y que prometió abandonar el uso de carbón antes de 2030. “Es amargo, pero es indispensable para reducir el consumo de gas”, declaró el ministro de Economía, el ecologista Robert Habeck.

Además, anunció que una ley en esta dirección será adoptada de aquí a principios de verano. En este marco, el Gobierno permitirá el uso de centrales de carbón llamadas “de reserva”, ya que actualmente solo servían en último recurso.

El ministro Robert Habeck aseguró, no obstante, que esta medida de recurrir al carbón era “provisional”, ante la “agravación” de la situación del mercado gasístico. Y es que Gazprom redujo esta semana sus entregas a través del Nord Stream en un 40 %, y luego un 33 %, alegando un problema técnico.

Pero para el Gobierno alemán se trata de una “decisión política”, en el contexto del apoyo de los países occidentales a Ucrania en la guerra contra Rusia. “No tenemos que hacernos ilusiones, estamos ante una prueba de fuerza con Putin”, comentó el ministro de Economía.

 El año pasado se exportaron unos 60 millones de toneladas de carbón. Para este año la cifra ascenderá a unos 65 millones. El precio del carbón alcanzó, en medio de la invasión rusa a Ucrania, los 400 dólares por tonelada.
Este medida es un giro de 180 grados para el Gobierno, que prometió abandonar el uso de carbón antes de 2030. - Foto:

Racionamiento

El paquete de medidas anunciado este domingo también prevé un sistema de “subastas” para la venta de gas a las industrias, lo que permitiría, según Berlín, reducir el consumo del poderoso sector manufacturero alemán.

El Estado ofrecerá, en un dispositivo parecido a un concurso de licitación, una remuneración a las empresas que prometan el ahorro energético más importante.

Este mecanismo contó con el beneplácito de la industria. “Esto permite orientar la reducción ahí donde los daños son menos importantes”, declaró en un comunicado el domingo la Asociación Alemana de Fabricantes de Maquinaria (VDMA).

Llamas azules del quemador de la estufa de gas. Foto de alta resolución de llamas azules de una estufa de gas de cocina.
El Gobierno hizo una llamado a hacer todo lo posible para almacenar el máximo gas en verano y otoño. - Foto: posteriori/Getty Images

Frente a la urgencia de la situación, el Gobierno alemán también quiere hacer hincapié en el ahorro de energía. “Cada kilovatio cuenta”, insistió el ministro Robert Habeck.

A mediados de junio, se lanzó una amplia campaña destinada al público en general y a las empresas. “Se tiene que hacer todo lo necesario para reducir nuestro consumo. Y la industria es un factor esencial”, recalcó Habeck. Además, dijo que “la seguridad del suministro está garantizada”, pero “la situación es grave”.

Esta semana, el ministro de Economía dejó planear la idea de que se podría imponer un racionamiento, para usuarios y empresas, y mencionó la posibilidad de “otras medidas de ahorro de tipo legislativo” si no aumentaban las cantidades almacenadas.

Actualmente, las reservas de gas se sitúan a un 56 %, un nivel “superior a la media de los últimos años”. Pero “tenemos que hacer todo lo posible para almacenar el máximo gas en verano y otoño. Las reservas de gas tienen que estar llenas para el invierno, es la prioridad absoluta”, insistió Habeck.

*Con información de la AFP.