macroeconomía

Banco Mundial: el costo de vida podría mantenerse en sus máximos históricos hasta 2024

Entre tanto, la economía de América Latina se está desacelerando.


Los precios de energía y alimentos se mantendrán en niveles “históricamente altos” hasta fines de 2024 debido a las perturbaciones provocadas por la guerra en Ucrania, señaló el Banco Mundial (BM) en un informe publicado el martes.

Según las últimas “Perspectivas de los mercados de productos básicos” (Commodity Markets Outlook), los precios de la energía se incrementarán más del 50 % en 2022 antes de moderarse en 2023 y 2024, en tanto los precios de los productos no energéticos, incluidos los agrícolas y metales, aumentarán casi 20 % en 2022.

Si la guerra se prolonga, o Rusia recibe más sanciones por su invasión a Ucrania, los precios podrían subir más y mostrar aún más volatilidad, advierte el reporte.

“En conjunto, esto representa la mayor crisis de productos básicos que hemos experimentado desde la década de 1970″, dijo Indermit Gill, vicepresidente de Crecimiento Equitativo, Finanzas e Instituciones del BM, citado en un comunicado.

El informe anticipa que la conmoción por la guerra hará subir el precio promedio del crudo Brent a 100 dólares el barril en 2022, el nivel más alto desde 2013, y 40 % más con respecto a 2021. Para 2023, estima que rondará los 92 dólares el barril. Por otra parte, para 2022 se espera que los precios del trigo suban más de 40 %, y los metales 16 %.

Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas del Banco Mundial que elabora el informe, destacó la magnitud de la crisis de oferta debido a la guerra en Ucrania.

“El consiguiente aumento de los precios de los alimentos y la energía está generando un alto costo humano y económico, y probablemente frenará los avances en la reducción de la pobreza. La subida de los precios de los productos básicos exacerba las presiones inflacionarias, ya elevadas en todo el mundo”, reiteró.

Los expertos del BM instaron a los formuladores de políticas públicas a tratar de minimizar los efectos de esta situación, exhortándolos a diseñar programas de protección social focalizados, como los de transferencias monetarias y de obras públicas, en lugar de fijar subsidios a los alimentos y los combustibles.

FMI alerta de altos riesgos para crecimiento de América Latina

La economía de América Latina y el Caribe crecerá 2,5 % en 2022, pero la guerra en Ucrania aumentó la incertidumbre y disparó los precios, reitera este martes el FMI al publicar sus perspectivas para la región. La guerra tras la invasión rusa de Ucrania “está convulsionando a la economía mundial y elevando la incertidumbre en torno a las perspectivas de América Latina y el Caribe”, afirma el FMI en una entrada de blog.

Aunque el organismo prevé que Brasil crezca 0,8 %; México, 2 %; Colombia, 5,8 %; Chile, 1,5 %; Perú, 3 % y Argentina, 4 % este año, esto supone “reducciones muy importantes respecto de las tasas de dos dígitos del año anterior”.

Por zonas, América del Sur crecerá 2,3 % este año y América Central, Panamá y la República Dominicana, 4,8 %. Para el Caribe distingue entre las economías dependientes del turismo, muy golpeado por la pandemia, con 3,2 %, y los exportadores de materias primas (Guyana, Suriname y Trinidad y Tobago) que se llevan la mejor parte, con 20,2 %.

Se desacelera la recuperación económica

Incluso antes de la guerra, la recuperación de América Latina y el Caribe “ya estaba perdiendo ímpetu”. El impacto se siente ahora a través de la subida de precios, que obliga a los países a adoptar medidas “para amortiguar el golpe sobre los más vulnerables y contener los riesgos de tensión social”.

Varias naciones han reaccionado con medidas que van desde “la reducción de impuestos y aranceles de importación hasta límites de precios o transferencias sociales”.

Cerca del 40 % de los países han introducido nuevas medidas, sobre todo por el lado de los impuestos, “con un costo fiscal medio estimado equivalente al 0,3 % del Producto Interno Bruto”, señala.

Para reducir el riesgo de tensión social, los gobiernos deben apoyar a los hogares de bajos ingresos “y dejar que los precios internos se ajusten en función de los precios internacionales”, recomienda el FMI.

Se avecinan otros riesgos, además de la inflación, advierte el FMI, que cita una posible escalada de la contienda bélica o la subida de las tasas de interés en Estados Unidos, que podría alimentar una salida de capitales de una región necesitada de inversiones.

Los autores del blog -Santiago Acosta-Ormaechea, Ilan Goldfajn y Jorge Roldós- abogan por proteger “el gasto en programas sociales, salud, educación e inversión pública”, al tiempo que “se implementan reformas tributarias”.

*Con información de AFP.