hacienda

Davivienda prevé que la economía colombiana crecerá un 8 % este año

A pesar del impacto remanente de la pandemia, el banco ve impulsos en las bajas tasas de interés, el ingreso de remesas al país y niveles controlados de inflación.


En el lanzamiento de “El Libro” de Davivienda y Davivienda Corredores, desde la entidad financiera señalaron que con la reactivación y la recuperación de la economía del país, este año se podrá tener un crecimiento bastante importante del PIB.

Según el estudio, la economía colombiana logrará crecer, en 2021, a un ritmo anual superior al 8 % favorecida por el consumo de los hogares que, a pesar del impacto remanente de la pandemia, ha estado impulsado por factores como las bajas tasas de interés, el ingreso de remesas al país y niveles controlados de inflación.

No obstante, para 2022 algunos de estos factores, sumados al efecto base de comparación llevarán a una moderación importante de la tasa de crecimiento de la economía colombiana, indicaron los expertos en el documento.

“Con el objetivo de lograr una tasa de crecimiento sostenible en el largo plazo de la economía colombiana, será necesario que la inversión privada mejore su dinámica; por este motivo, la evolución del panorama político en el país será determinante en este objetivo”, resaltaron los investigadores, de cara a las elecciones a Congreso y a la Presidencia del próximo año, que marcarán el rumbo económico del país durante los próximos cuatro años.

También se reveló que la dinámica de la inflación a nivel global y, especialmente en las economías emergentes, podría representar el principal reto para los bancos centrales y un viento en contra significativo para mantener el ritmo de crecimiento económico experimentado hasta el momento.

En los últimos meses, el IPC en Colombia ha venido creciendo sostenidamente, al punto de que el último dato entregado por el Dane indica que se encuentra en 4,51 %, una cifra superior al rango meta del Banco de la República, que se encuentra entre 2 % y 4 %.

Otro de los puntos analizados fue el de las acciones estadounidenses, medidas por el índice S&P500, las cuales se ubican muy cerca de máximos históricos y su valor se ha multiplicado por cinco veces desde el 2009; sin embargo, en la medida que la economía norteamericana continuaría su senda de expansión y las tasas de la Reserva Federal se mantendrían en terreno expansivo, el desempeño de este mercado podría seguir siendo positivo.

En este sentido, la normalización de la política monetaria global será el principal reto para los inversionistas en el mercado de renta fija tanto a nivel global como local y, en la medida que es posible que durante el 2022 se dé el primer incremento en la tasa de la FED, por lo que la deuda pública colombiana tendrá muy limitado su espacio de valorización.

En cuanto al repunte de los precios de las materias primas, en especial del petróleo, junto con una recuperación de la economía y las utilidades empresariales más pronta de lo anticipado, serían las principales razones para observar valorizaciones de las acciones durante los próximos meses y en 2022.

Cabe mencionar que en estos momentos, el precio del petróleo de referencia Brent se encuentra por encima de los US$80 por barril, un precio de por sí bastante favorable para los países productores, aunque algunos análisis de entidades financieras apuntan a que el crudo podría disparar su precio el próximo año, hasta llegar a superar la barrera de los US$120 por barril, como ocurrió hace un par de años, cuando esta materia prima alcanzó a estar por encima de los US$110 por unidad.

Esto, debido a los acuerdos de producción y a la mayor demanda que se han venido presentando durante los últimos meses, lo cual ha disparado el precio en el mercado internacional, lo cual resulta bastante favorable para las finanzas colombianas.