economía

Entran en operación nuevas obras para mejorar el servicio de energía en el Caribe

Desde hace décadas, los habitantes de la región Caribe se han visto afectados por la prestación de un servicio de energía con fallas.


Recientemente ingresaron al Sistema Interconectado Nacional (SIN) tres nuevos proyectos de transmisión de energía eléctrica que contribuirán a mejorar el servicio que reciben los habitantes de los departamentos de la región Caribe, quienes desde hace décadas sufren por un servicio de energía que presenta fallas continuas y a precios elevados.

“Para mantener la confiabilidad en la atención de la demanda, la entrada de nuevos proyectos se convierte en un hito fundamental, ya que con ellos no solo ganamos confiabilidad, sino mayor respaldo para la operación, lo que nos va a permitir operar un sistema más robusto en beneficio de los colombianos”, aseguró el gerente del Centro Nacional de Despacho de XM, Jaime Alejandro Zapata Uribe.

Es importante tener en cuenta que las redes que componen el SIN son un conjunto de líneas y subestaciones que transportan la energía desde las plantas de generación a las subestaciones de transformación y finalmente a los usuarios finales. Este sistema está conformado por las redes de Transmisión Nacional (STN), Transmisión Regional (STR) y de Distribución Local (SDL).

El primero de los tres proyectos que comenzó a operar fue el Segundo circuito Chinú - Boston 110 kV, a cargo de la empresa Afinia. Con este circuito en operación aumenta la confiabilidad en la atención de la demanda en los departamentos de Córdoba y Sucre, ya que se eliminan varias de las restricciones que se presentaban y ahora se puede transferir una mayor cantidad de energía eléctrica por el corredor entre las subestaciones eléctricas Chinú y Boston.

El Segundo circuito Chinú - Boston aumenta la confiabilidad en la atención de la demanda en los departamentos de Córdoba y Sucre.
El Segundo circuito Chinú - Boston aumenta la confiabilidad en la atención de la demanda en los departamentos de Córdoba y Sucre. - Foto:

Por su parte, ISA Intercolombia declaró en operación comercial el proyecto Refuerzo Costa Caribe, que consiste en la construcción de un nuevo corredor a 500 kV entre el interior del país y la Costa Caribe por medio de dos líneas: la primera es de 136 kilómetros entre las subestaciones Cerromatoso y Chinú y la segunda tiene 233 kilómetros entre las subestaciones Chinú y Copey.

La entrada de estos circuitos representa un aumento a la fortaleza en tensión de la red del área Caribe y se aumenta la capacidad de importación de potencia desde el interior del país al área Caribe a 2.000 MW, disminuyendo el requerimiento de generación de las plantas térmicas que operan en esta zona y los riesgos de desatención de la demanda, es decir, cortes de luz.

En los últimos días, también se reportó la entrada en operación de la subestación Sahagún 500 kV, un proyecto a cargo de Celsia Colombia, que seccionó un circuito a 500 kV entre las subestaciones Cerromatoso y Chinú 500 kV en el departamento de Córdoba.

La entrada en operación de las cuatro nuevas plantas térmicas suman una inversión de US$600 millones.
El proyecto Refuerzo Costa Caribe disminuye el requerimiento de generación de las plantas térmicas que operan en esta zona. - Foto: Andeg

Inicialmente, en esta subestación Sahagún se conectará la planta de generación de energía térmica a gas El Tesorito de 200 MW, que comenzó pruebas iniciales el pasado 8 de agosto para su posterior declaración en operación comercial.

Sin embargo, en un horizonte de 5 años se tiene contemplado que en esta subestación se conecten cerca de 1.200 MW de nuevos proyectos de generación de energía, de los cuales, el 85 % será de plantas solares que se construirán en la región.

La Termoeléctrica El Tesorito se abastecerá del gas que produce la compañía canadiense Canacol Energy que, en la zona, tiene una inversión de aproximadamente US$ 210 millones y está compuesto por tres obras claves: la casa de máquinas, la subestación Tesorito y la subestación Sahagún de 500 kV.

Además, contará con unas novedades tecnológicas que la hacen eficiente y rápida a la hora de generar energía de respaldo para cubrir la variabilidad propia de las renovables, cuando haya menos aportes hídricos por el fenómeno de El Niño, o lleguen los periodos de menos vientos o de radiación solar.