pobreza

Herencia mínima para jóvenes desde 25 años, la idea de Piketty para reducir desigualdad

El economista rebelde, considerado como el asesor de la izquierda, expuso sus nuevas fórmulas para cambiar las diferencias económicas. Se trata de poner impuesto a la herencia y la riqueza para dar herencia a los que no han tenido oportunidades.


Las cuentas que confirman con datos contundentes la desigualdad que reina en el mundo están hechas, pero el economista francés, Thomas Piketty, insistió en ellas, porque son las que respaldan su idea de aplicar correctivos a partir de una fórmula sencilla para redistribuir la riqueza, que surge de sus nuevos hallazgos investigativos.

El autor del famoso libro ‘El Capital en el Siglo XXI’ volvió a Colombia, esta vez, a participar en la conmemoración del aniversario 70 de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional.

Allí reiteró lo que ha dicho en otros escenarios, que el 10 % más rico posee entre el 60 y 80 % de la riqueza, incluyendo tierras, dinero y demás. La desigualdad de la riqueza es mucho más grande que la de los ingresos, lo que necesariamente lleva al atraso, puesto que si la riqueza es cero, es imposible montar una compañía y producir ingresos para una familia o desarrollar un proyecto de vida.

default
- Foto: Ingimage

Herencia con impuestos

Piketty, cuyas investigaciones se basan en revisiones profundas de lo que se ha hecho bien o se ha hecho mal en la sociedad a través de los siglos, ha puesto en evidencia lo sucedido en Estados Unidos entre 1930 y 1980, cuando el impuesto de renta para los ciudadanos con 1 millón de dólares en adelante, fue, en promedio, de un 82 %. El pensador subrayó en su momento que eso no destruyó el capitalismo, como se promueve cuando hay intentos por cobrar más tributos a los ricos. Más bien estimuló el crecimiento.

Durante su intervención en la Universidad Nacional, destacó que la sociedad ha avanzado en la reducción de la desigualdad, si se compara con la realidad que había antes de la primera guerra mundial.

Para enfrentar la desigualdad siempre se plantean aumentos en el acceso a la educación o a la salud, lo que al final termina siendo insuficiente y demandaría muchos años para cerrar la brecha que implica tener una alta concentración del capital, que lleva a que, de manera sistemática, la mitad de los pobres solo tengan entre todos el 5 % de la riqueza.

Por el contrario, la búsqueda debe ser llegar a permitir que al menos la mitad de la población tenga acceso a la riqueza.

Con impuestos a la herencia se puede

Para ello, uno de los caminos señalados por Piketty es el de una redistribución más rápida, para lo cual, propuso que “todo el mundo por encima de los 25 años reciba una herencia mínima que puede ser del 60 % de la riqueza promedio”.

Para argumentar esa idea, el economista puso como ejemplo el caso de Francia, su país de origen. En esa nación, dicha herencia mínima sería de 120.000 euros.

La estrategia sería financiada con impuestos progresivos sobre herencia y riqueza.

Como se trata de avanzar para dejar atrás la desigualdad, la herencia mínima la deberían recibir todos, independientemente de su clase social, lo que aún mantendría las diferencias en riqueza, pero con una menor distancia entre pobres y ricos, y, principalmente, abriendo oportunidades.

Piketty señaló que, por mucho que se saque a relucir a Europa como una sociedad que tiende a ser más igualitaria, ningún país del mundo está en posición de enseñar a otro acerca de la distribución de la riqueza. Lo cierto es que no se puede esperar a que haya competencia del mercado y crecimiento económico, para empezar a repartir la riqueza. En esa espera está el mundo desde hace dos siglos, y todo sigue igual en términos de desigualdad.