macroeconomía

Países del G7 buscan acordar una nueva ayuda para salvar la economía de Ucrania

Kiev calcula que necesita unos 5.000 millones de dólares al mes para mantener la economía del país.


Los países del G7 se reúnen este jueves y viernes en Königswinter, Alemania, para apoyar a la economía de Ucrania, castigada por la guerra lanzada por Rusia, intentando mantener a flote sus finanzas, y es que Kiev calcula que necesita unos 5.000 millones de dólares al mes para mantener la economía del país.

La primera prioridad de esta reunión de los ministros de Economía de siete potencias industriales (Estados Unidos, Japón, Canadá, Francia, Italia, Reino Unido y Alemania) es completar una nueva ronda de financiación para cubrir el presupuesto ucraniano del trimestre en curso.

“Soy bastante optimista respecto al hecho de que seremos capaces, con el G7, de reunir los fondos que permitirán a Ucrania defenderse a lo largo de los próximos meses”, declaró al inicio de la reunión Christian Lindner, el ministro alemán de Finanzas, cuyo país preside este año el grupo de potencias.

“Pedimos un apoyo financiero elevado, pero el precio también es alto. Para nosotros es una forma de sobrevivir”, declaró recientemente a la AFP el ministro de Economía, Sergiy Marchenko.

Del enorme paquete de ayuda de 40.000 millones de dólares para Ucrania, que la semana pasada anunció el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, unos 7.500 millones de dólares deberían destinarse al presupuesto de Ucrania a corto plazo, según fuentes ministeriales del G7.

Pediré a mis homólogos que se unan a nosotros para aumentar su apoyo financiero a Ucrania. Ucrania necesita (...) nuestra ayuda y la necesita ahora”, dijo la secretaria del Tesoro, Janet Yellen, a su llegada a Königswinter, en las afueras de la ciudad alemana de Bonn donde se celebra la reunión.

El pasado miércoles, la Comisión Europea propuso una “nueva ayuda macrofinanciera” a Ucrania para este año de “hasta 9.000 millones de euros”, unos 9.400 millones de dólares.

El presidente estadounidense Joe Biden anunció este viernes más ayuda militar para Ucrania, como municiones de artillería y radares, frente a la invasión rusa, pero advirtió que los fondos para armas para Kiev están "prácticamente agotados". (Photo by OLIVIER DOULIERY / AFP)
La semana pasada el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció un paquete de ayuda de US$40.000 millones para Ucrania. - Foto: AFP

¿Hacer pagar a Rusia?

La proporción de préstamos y ayudas directas en este nuevo paquete de apoyo estará en la agenda de las discusiones del G7. El objetivo es garantizar la solvencia de Ucrania “para los próximos días, las próximas semanas”, comentó el ministro de Finanzas alemán, Christian Lindner, en vísperas de las principales reuniones.

“Todos tenemos la responsabilidad de hacer una contribución visible”, añadió el ministro, cuyo país ocupa la presidencia del G7 este año. Mientras la guerra sigue asolando gran parte del territorio ucraniano, ya se está discutiendo la ayuda para la reconstrucción del país.

Las conversaciones “no han hecho más que empezar”, subrayó Yellen en Königswinter, pero ya se habla de la posibilidad de utilizar los activos rusos congelados por las sanciones occidentales. Aunque Alemania cree que es una hipótesis “políticamente concebible”, subraya, al igual que Francia, que existen muchos obstáculos jurídicos.

En imágenes : Más tropas ucranianas se rinden en Mariupol
La guerra lanzada por Rusia debería provocar una contracción masiva de la economía de Ucrania. - Foto: REUTERS

“Tenemos que examinar detenidamente las limitaciones que se nos imponen”, dijo el Ministerio de Hacienda francés, mientras que el ministro alemán aseguró que “tenemos que respetar el Estado de Derecho, aunque estemos tratando con oligarcas rusos”.

La guerra lanzada por Rusia debería provocar una contracción masiva de la economía ucraniana, estimada en 30 % por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), e incluso en 45 % por el Banco Mundial. En mayor o menor medida, toda la economía mundial se ve afectada por esta ofensiva y las consiguientes sanciones contra Moscú.

En un contexto de empeoramiento de la inflación y de amenaza de crisis alimentaria en algunos países, el FMI recortó su previsión de crecimiento mundial al 3,6 % este año, frente al 4,4 % que había previsto en enero. Y un estancamiento en la guerra de Ucrania y nuevas sanciones empeorarían aún más el panorama mundial.

“Estamos viendo graves consecuencias económicas, especialmente para los países de bajos ingresos, como resultado del aumento de las tasas de interés y de los precios agrícolas mundiales. Tendremos que trabajar juntos para estabilizar la economía mundial”, dijo el ministro de Economía alemán.

*Con información de la AFP.