Lentes de lectura

trabajo

Los cientos de trabajos que serán eliminados después de pandemia

Un informe de McKinsey Global Institute, divulgado por ‘The Washington Post’, dice que 20 % de viajes laborales desaparecerán, lo que arrastrará empleos en hoteles, restaurantes y tiendas.

Si usted es secretaria, botones en un hotel, vendedor de mostrador ¡prepárese!. El mundo laboral a su alrededor está cambiando y, probablemente, su actividad laboral dejará de ser necesaria.

Muchos pronósticos que hasta hace poco parecían ciencia ficción pasaron a ser realidad. El trabajo, cada vez más automatizado, está entrando a ser parte de la vida humana de manera más acelerada, en comparación con los años que -se pronosticaba- tardaría en hacer presencia.

Los cambios suponen una transformación profunda en el mercado laboral, la cual, según un informe de McKinsey Global Institute, que fue presentado a ‘The Washington Post’, millones de puestos de trabajo no regresarían después de que termine la pandemia.

En la manera cómo trabajará la gente y el lugar en el que lo harán están las principales razones por las cuales, McKinsey Global Institute calcula que habrá una alta eliminación de actividades, para dar paso a otra forma de vida.

El informe estima que el 20 por ciento de los viajes de negocios no se volverán a realizar y alrededor del 20 por ciento de los trabajadores podrían terminar trabajando desde casa de manera indefinida. “Estos cambios significan menos trabajos en hoteles, restaurantes y tiendas, además de la automatización continua de las funciones de soporte de oficina y algunos trabajos en fábrica”, dice la publicación.

La situación no debe ser motivo de temores ni desconfianza en la economía. Por el contrario, el mundo se está recuperando, pero con una economía diferente, tal como lo manifestó a finales del año pasado el presidente de la Reserva Federal (FED), en Estados Unidos, Jerome H. Powell.

VIDEO: LE PUEDE INTERESAR

Tantos pronósticos y modelos econométricos que calculan lo que se viene en el mediano plazo para el mercado laboral, han llevado a los desempleados a reaccionar. Muestra de ello es que, en Estados Unidos, al menos dos tercios de los desempleados que intentan volver a engancharse y encuentran dificultad para hacerlo, están considerado cambiar su campo de trabajo, según cita ‘The Washington Post’.

Una buena noticia, según el informe del McKinsey Global Institute, es que la tendencia es a la eliminación de empleos de bajos salarios en sectores como el comercio minorista y en el servicio de alimentos en restaurantes y sitios presenciales. Esto significa, según relató Susan Lund, directora del McKinsey Global Institute a la publicación estadounidense, que “vamos a necesitar muchos más programas de formación y acreditación a corto plazo”.

Una debilidad

Una de las debilidades para esta gran transformación que se ve venir en el mercado laboral es que la gran mayoría de desempleados no tiene dinero para volver a capacitarse en las funciones que se demandarán en el futuro cercano. Dicha debilidad puede ser más acentuada en países emergentes como Colombia. En el caso de Estados Unidos, la advertencia es que, si bien hay subsidios financieros de desempleo y programas para garantizar la alimentación de las personas más vulnerables, “la legislación de estímulo que se está debatiendo en el Congreso no incluye dinero para un reentrenamiento”.

Muchos empleos, como el de asistente de administración o puestos de trabajo en hoteles y restaurantes, no regresarán después de pandemia.

La postergación de un reentrenamiento puede dificultar el camino para obtener un empleo en la nueva realidad. Pero es que, tratar de averiguar qué hacer dentro de seis meses en términos laborales es difícil cuando las personas ven que llega el fin de mes y no tienen suficiente comida ni plata para adquirirla, dijo Brad Hershbein al medio de comunicación.

Las personas están optando por buscar autocapacitación a través de videos y lecturas de tutoriales, algo que también supone una modificación en la manera en la cual se demandará la formación y capacitación para el trabajo en los próximos años.

Automatización acelerada

Es claro que la automatización se está acelerando en la pandemia. En unas naciones llegará más rápido que en otras, pero será algo inevitable que, además, le dará la oportunidad al ser humano, de migrar hacia otras formas de trabajo, seguramente, con la oportunidad de una mejor calidad de vida, o al menos, con una vida nueva.

El informe McKinsey retoma los cálculos de un economista del Instituto de Tecnología de Massachusetts, según los cuales, además de menos trabajos en el comercio minorista, también se reducirán los puestos de trabajo en los concesionarios de automóviles y en fábricas para empacar carne. Unas actividades serán reemplazadas a medida que avanza la penetración del mundo digital, y otras pasarán la página para dar paso a los robots, que están siendo incorporados ya por las empresas, a la par con la reducción de la cantidad de empleados en un espacio de trabajo físico: la seguridad, por ejemplo, se le entrega cada vez más a los software.

‘The Washington Post’ pone el ejemplo concreto de Chewy, una compañía de suministros y alimentos para mascotas que trabaja en línea. Abrió su primer centro de atención totalmente automatizado en Pensilvania. El sitio físico de la compañía es pequeño, no requiere de mayor espacio. Se trata de una instalación en la que se procesan y empacan los pedidos para su entrega, solo requiere alrededor de un tercio de los trabajadores que se encuentran en los otros almacenes de Chewy.

Robots humaniodes -- Roomie IT Services
La robotización ahora está más cerca. - Foto: Cortesía Roomie IT Services

La compañía requerirá ingenieros y directores de almacén, pero no habrá tantos trabajadores caminando por el lugar.

¿Qué trabajos vienen?

Las ofertas de trabajo de los últimos meses ayudan a ilustrar qué puestos están surgiendo y cuáles están desapareciendo rápidamente, dijo a ‘The Washington Post’ el economista Andrew Chamberlain. Habrá disminución en puestos como asistentes de administración, personal de recursos humanos, trabajadores de servicios de alimentos, consultores de belleza, peluqueros de mascotas, ayudante de cámara, profesores, promotores de marca e incluso fisioterapeutas y audiólogos. “Solo algunos de estos trabajos volverán.. Es posible que millones de personas necesiten encontrar una nueva carrera”.