Home

Gente

Artículo

Kim Kardashian y Kanye West.

gente

Kanye West acusa a Kim Kardashian de infiel para desviar atención tras sus polémicas declaraciones a favor de Hitler

El rapero ha vuelto a crear chismes de su exesposa para salir bien librado de su propia polémica.

El escenario para el rapero Kanye West es cada vez más sombrío y todo porque él mismo se lo buscó con su impertinencia y falta de sentido común a la hora de buscar maneras de captar la atención pública, participando de programas virtuales underground para seguir con su discurso antisemita, xenofóbico y racista, que le ha generado muchos problemas durante los últimos meses.

La última gran polémica del intérprete de Stronger radica en sus preocupantes y disparatadas declaraciones en el programa radial Infowars, conducido por el también polémico Alex Jones, quien no fue capaz de controlar al cantante cuando se empezó a despachar diciendo que le gusta Hitler, que los Nazis no fueron del todo malos, que hubo cosas buenas y que él mismo quería resaltar lo bueno del dictador alemán, frases descabelladas que de inmediato se hicieron virales.

Como consecuencia de esto y viendo la relevancia que estaba teniendo el mensaje antisemita de West, Elon Musk, propietario de Twitter, decidió mandar a suspender la cuenta del rapero, argumentando que la razón del veto es “por incitación a la violencia” contra la comunidad judía, que está muy preocupada con las acciones del artista, que han servido para avivar los ánimos en grupos cristianos radicales que promulgan “la pureza de la raza” y “el control de los judíos en el mundo”.

Esto al parecer sí habría hecho mella en Kanye, quien ahora está haciendo todo lo posible para desviar la atención de su polémica a otro escándalo, echando mano de lo que siempre agarra cuando se ve con el agua al cuello en la opinión pública: su exesposa Kim Kardashian, el mejor método para volver a pasar desapercibido como cuando estaban casados.

Ahora el rapero salió a la luz pública, en los pocos espacios que aún le quedan para expresarse, a decir que él había agarrado a Kim Kardashian siéndole infiel con el basquetbolista de la NBA, Chris Paul, afirmando que los habría visto “con las manos en la masa” y que por eso habría tomado la decisión de no estar más con la más mediática del “klan”.

Este comportamiento es repetitivo en el rapero, quien ya había acusado a Kim anteriormente de haberle puesto “cachos” con otros hombres famosos, como los también raperos Drake y Meek Mill, siendo esto desmentido por los equipos de comunicaciones de los artistas y la misma empresaria, quien está cansada de los ataques y el acoso de West, al punto de necesitar ayuda médica, pues su salud mental se ha visto seriamente afectada por esto.

“Esto no es cierto y, lamentablemente, es un patrón continuo con Kanye: atacar a Kim para redirigir la atención de todos después de un día de locas travesuras en las que ha dicho todas las cosas odiosas y ofensivas con las que podría soñar”, declaró una fuente cercana a los implicados al medios estadounidense TMZ, quien añadió que “él tiene un historial de acusarla falsamente de tener también aventuras con Meek Mill, Drake y muchos otros. Durante años, Kanye ha desviado su propio comportamiento horrible, infidelidades y obsesión con la pornografía y la adicción al sexo para abusar y avergonzar a Kim. Ella quiere que la dejen sola para que pueda concentrarse en el bienestar de sus hijos”.

Por ahora, Kanye sigue siendo el enemigo público número uno del mundo y se espera que los disparates sigan, pues el artista está muy concentrado en su próxima campaña presidencial, que al parecer cuenta con el apoyo del extremista radical racista Nick Fuentes y el expresidente Donald Trump, quienes tienen al rapero como un peón estratégico para quitarle votos afros al futuro candidato presidencial demócrata.