medioambiente

La isla Ají, hogar de más de 1.200 familias en Buenaventura, ahora es una área protegida

Según el Ministerio de Ambiente, esta es la primera acción con relación a los compromisos del gobierno en la COP26.


El Valle del Cauca ahora tiene una nueva área protegida, esto tras la declaración de la isla Ají, una reserva ecológica ubicada en el corregimiento de Puerto Merizalde, cuenca del Naya, en el distrito de Buenaventura, y con la decisión del Ministerio de Ambiente, las 1.291 familias indígenas y afrodescendientes que habitan la zona tendrán beneficios especiales, ya que hacen parte de la reserva y, además son los que ancestralmente han cuidado de las especies que residen en el territorio.

Aunque la cartera solamente confirmó que se les brindaría seguridad alimentaria, la cual se basa en la pesca ancestral. Sin embargo, se aclaró que en esta reserva, como nueva área protegida, se deberá resguardar las diversas especies de peces, además de cangrejos y pianguas.

La isla Ají ahora es área protegida, esto es histórico para el Valle del Cauca, para Colombia. Es la primera declaratoria de un área protegida después de los compromisos adquiridos por el país en la COP26. Esto demuestra el interés de nuestro país por aportarle a la conservación, por eso reconozco el liderazgo de la CVC y del Valle del Cauca en sacar adelante este tipo de declaratorias”, fueron las palabras de Carlos Eduardo Correa, ministro de Ambiente, recalcando que esta era la primera acción del Gobierno nacional luego de los compromisos adquiridos en la cumbre de cambio climático COP26, en Glasgow, Reino Unido.

Uno de ellos es la “meta 30×30″ de protección de áreas marinas y terrestres al 2022, ocho años antes de lo indicado por la iniciativa a nivel mundial.

Por su parte, la gobernadora del Valle del Cauca, Clara Luz Roldán, quien también estuvo presente en el evento, mencionó su alegría y recalcó que este departamento era el que más áreas protegidas tenía en el país.

“Estamos orgullosos de esta declaratoria, demostramos de nuevo el liderazgo del Valle del Cauca, somos el departamento que más áreas protegidas tiene, con 218, y seguimos demostrando que es posible promover el desarrollo sostenible”, aseguró Roldán.

En la isla Ají serán protegidas 24.600 hectáreas de ecosistemas de manglar, guandales, que son formaciones boscosas propias del Pacífico, naidizales otro tipo de arbolado, bosque húmedo, ríos y lagunas. Además, el ministerio explicó que la protección permitirá la continuación de la anidación de tortugas marinas, las cuales son frecuentemente afectadas por depredadores; el paso migratorio de la ballena jorobada, una de las atracciones que lleva cientos de turistas al pacífico; la llegada de aves migratorias, la reproducción de aves marinas y de felinos como el margay, y el mantenimiento de las poblaciones de babilla tulicio.

“Esta zona del Naya es ambientalmente estratégica, no solo para nosotros, sino para el país y el mundo, y protegerla es un deber”, afirmó Marco Antonio Suárez Gutiérrez, director general de la Corporación autónoma regional del Valle del Cauca (CVC), quien continuó diciendo, “quiero anunciar que este tipo de declaratorias continuará y la meta es cerrar el año 2023 con un total de 53.000 hectáreas protegidas, adicionales a las existentes. Actualmente, el Valle del Cauca es uno de los departamentos que más áreas protegidas tiene, con un total de 627 mil hectáreas”, reveló Suárez, con respecto al futuro medioambiental que tendría este departamento.

El ministerio informó que de la nueva área protegida forman parte 111 especies de plantas, de las cuales seis son endémicas; cuatro especies de elasmobranquios, como tiburones y rayas, una de las cuales aparece en el Libro Rojo de especies amenazadas; 54 especies de peces óseos, 37 especies de invertebrados marinos, 13 especies de anfibios, 17 especies de reptiles, 122 especies de aves, 24 especies de mamíferos pequeños y 18 especies de mamíferos medianos y grandes.