cultura

Bogotá vibró al ritmo del Petronio Álvarez

El Bronx, una de las zonas más deprimidas de la ciudad, hoy convertida en un distrito creativo, fue el epicentro de este emotivo festival musical en el que participaron reconocidas agrupaciones como Herencia de Timbiquí y Bareke Stars. Los asistentes también pudieron disfrutar de artesanías y platos típicos del Pacífico.


Al son de las marimbas, el golpe de los bombos y el susurro de la guasá, Bogotá disfrutó del Festival de Música del Pacífico Petronio Álvarez, que celebró sus 25 años. El epicentro del festival fue El Bronx, la antigua zona de tolerancia, hoy convertida en un distrito creativo. Los capitalinos bailaron al son de Herencia de Timbiquí, Pura Sangre y Bareke Stars; tres de los invitados más destacados.

“Nos la jugamos por hacer por primera vez en Bogotá una muestra completa del Petronio, en un espacio abierto y público, para que los bogotanos pudieran disfrutar lo que se vive en Cali. Fue un evento en el que se ratificó esa capacidad de contagio positivo que tiene el Petronio Álvarez a partir de la fuerza de su música”, afirmó Ronald Mayorga, secretario de Cultura de Cali.

Al ritmo de los sonidos ancestrales de la marimba, Herencia de Timbiquí, la reconocida agrupación musical puso a bailar a cientos de personas. El festival inició con su presentación y como ya es característico, los asistentes agitaron pañuelos blancos como símbolo de la celebración.

La ministra de Cultura, Angélica Mayolo, también vivió el festival y publicó en su cuenta de Twitter: “Bogotá vibró al ritmo del Petronio, una muestra que enaltece la riqueza cultural del Pacífico colombiano. Con estos espacios demostramos que la cultura nos une desde la diversidad”.

Mientras los asistentes agitaban su pañuelo al ritmo de los músicos timbiquereños con canciones como “Amanecé”, “Y qué”, “Coca por coco” y “Te invito”, el festival también se tomaba las calles del resto de la ciudad. El grupo Conculguapi sorprendió a los transeúntes de la Zona T con bailes y música.

Además de música, en el marco del Festival se realizó el taller Cómo se baila en Petronio, un espacio a cargo de la agrupación CorculGuapi en el que los asistentes pudieron aprender los pasos básicos de las danzas tradicionales del Pacífico.

Hasta el centro de la ciudad no solo llegaron músicos, también estuvieron emprendedores de la región, quienes viajaron hasta la capital del país para exhibir y vender artesanías, licores y alimentos típicos como el curado, la toma seca y el viche, una bebida considerada patrimonio ancestral y cultural de Colombia.

“Para nosotros es muy importante que en cada evento que estemos tengamos a productores del Viche y de sus derivados para que los colombianos entiendan el poder de esta industria cultural que hay que preservar”, aseguró Mayorga.

El evento terminó con un concierto en el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo a cargo de las cinco agrupaciones musicales que ganaron el concurso en el Petronio Álvarez de 2019. “Fue un concierto espectacular. Tuvimos una tarde muy sabrosa, la gente gozó y fue muy emocionante ver al público agitar los pañuelos blancos. Se evidenció cómo a la gente de Bogotá le gusta la música del Pacífico”, contó aún emocionado Yovany Viafara, director de la agrupación Pacífico Libre, ganadora del Festival en 2019.

“El clic de los bogotanos con la música del Pacífico es inmediato. En el Petronio todos somos uno solo. Podemos bailar al son de una misma coreografía. El Festival fue una especie de calorcito del Pacífico dentro del corazón del centro de Bogotá”, concluyó Mayorga.

Lea también: “Un pueblo sin banda, es un pueblo sin alma”

Lea también: Más de 3 mil ballenas jorobadas llegan al Pacífico colombiano y reactivan el turismo.