Tendencias
Las ballenas jorobadas visitan las aguas cálidas de los Parques Nacionales Naturales Gorgona, Uramba Bahía Málaga y Utría.
Las ballenas jorobadas visitan las aguas cálidas de los Parques Nacionales Naturales Gorgona, Uramba Bahía Málaga y Utría. - Foto: Getty Images/iStockphoto

turismo

Más de 3 mil ballenas jorobadas llegan al Pacífico colombiano y reactivan el turismo

Por: Camila Vergara Tovar*

Hasta octubre se podrá disfrutar de este espectáculo natural en las playas de departamentos como Nariño, Cauca y Chocó. Las comunidades que viven de esta temporada están a la expectativa por los resultados después de un año largo de pandemia.

Entre los meses de julio y octubre de cada año, la costa pacífica se prepara para la visita anual de las ballenas jorobadas que recorren más de nueve mil kilómetros desde la Antártida hasta llegar a las aguas cálidas del Perú, Ecuador, Colombia, Panamá y Costa Rica. Además de poder observar a estos animales, la temporada de avistamiento de ballenas logra que el turismo se convierta en una herramienta clave para fomentar la educación ambiental, la investigación y visibilizar esfuerzos de turismo comunitario y emprendimientos entre las comunidades del Pacífico colombiano.

Cada año llegan cientos de turistas a las playas de Nariño, Cauca, Valle del Cauca y Chocó. En Bahía Solano, el Parque Nacional Natural Utría y el norte del Chocó opera Madre Agua, un proyecto que empezó en 2017 y fusiona la actividad turística con la ciencia y la educación. Uno de sus integrantes, Esteban Duque, biólogo de la Universidad de Antioquia, cuenta que “en Madre Agua estamos convencidos de que el turismo puede ser una plataforma de educación ambiental y una estrategia de conservación de la biodiversidad. Nuestra idea es que las personas no vengan al Pacífico únicamente a ver a las ballenas y al resto de animales, sino que puedan aprender de ellos y que se den cuenta de que todos hacemos parte de una misma realidad. Cuando los turistas vienen viven una experiencia educativa”, resalta.

Para alcanzar este propósito, los guías que los acompañan se aseguran de que reciban suficiente información para concientizarse sobre el rol que cumple la costa pacífica colombiana como sala de parto de más de tres mil ballenas jorobadas. Durante todo el año, iniciativas como Madre Agua y las comunidades locales se preparan para los cuatro meses de la temporada de avistamiento. “Las ballenas han traído bienestar a la vida de las personas. Durante estos meses las comunidades del Pacífico logran tener una fuente de subsistencia: el turismo. El resto del año la economía se mueve muy poco. Las personas involucradas en servicios de hospedaje, alimentación, atención a turistas, transporte y artesanías sienten la llegada de las ballenas como una bendición”, añade Duque.

Más de tres mil ballenas llegan a las costas del Pacífico colombiano cada año.
Más de tres mil ballenas llegan a las costas del Pacífico colombiano cada año. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Luis Hernando Hurtado nació en Bahía Solano, trabaja con Madre Agua y es capitán de lancha desde hace ocho años. “Desde que era pequeño he visto ballenas. Uno vive acá pero no tiene mucha información. Los muchachos de Madre Agua nos han capacitado y llenado de conocimiento para que podamos entender qué es lo que hacen las ballenas”. Hurtado resalta que de este trabajo depende económicamente su familia, por eso la temporada es un gran alivio para todos, especialmente después de más de un año de pandemia.

“Esta temporada en particular es crucial para poder hacer de la educación ambiental una herramienta que permita transformar nuestra relación con la naturaleza. La pandemia ha hecho que las personas sientan la necesidad de reconectarse con los animales, con la selva y con las personas”, puntualiza Duque.

*Periodista

Noticias relacionadas