especial acción climática

¿Cómo logró Claro evitar la emisión de 6.000 toneladas de CO₂ en 2021?

La implementación de paneles solares, la recuperación de equipos y la disminución en el uso de papel, entre otras acciones, le permitieron a Claro reducir su huella de carbono en 2021 y avanzar en su propósito de tener cero emisiones a 2050.


En 2021, Claro Colombia logró evitar la emisión de 6.555,8 toneladas de CO₂. Uno de los proyectos de energía que aportaron a la reducción de la huella de carbono fue el cambio de modalidad: pasaron de usar plantas eléctricas en las estaciones base de su red, ubicadas en lugares lejanos y con operación 7×24 (siete días por 24 horas con consumo de combustible), a conectarse a la red comercial de suministro de electricidad.

También tomamos medidas innovadoras como la instalación de soluciones híbridas para el funcionamiento de algunas estaciones base, donde operan antenas de telecomunicaciones que tradicionalmente funcionaban con plantas eléctricas. Así, hemos reducido en 80 por ciento el consumo de combustible fósil como ACPM (Aceite Combustible Para Motores) en estas estaciones”, explica María Consuelo Castro, gerente de Claro por Colombia, la estrategia de sostenibilidad de la compañía.

Al cierre de 2021, en total 62 estaciones base contaron con la puesta en marcha de una modalidad combinada con paneles solares para su funcionamiento, gracias a la cual se disminuyeron 3.109 toneladas de CO₂ al año.

Entre 2020 y 2021 nos unimos al Pacto País, la alianza de descarbonización del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Por eso, fuimos reconocidos como una de las 100 primeras empresas en comprometerse a establecer metas y compromisos voluntarios de reducción de emisiones de GEI (Gases de Efecto Invernadero)”, destaca Castro.

Las iniciativas de Claro Colombia en materia ambiental se remontan a hace más de 11 años y abarcan siete dimensiones: ecoeficiencia, eficiencia energética, uso eficiente y ahorro de consumo de agua, economía circular y logística inversa, gestión integral de los recursos, monitoreo del transporte y consumo de papel y otros insumos.

En 2021, la empresa conformó un Comité de Energía y Emisiones, desde el cual articula y hace seguimiento de todos los proyectos con los que apunta a ser una empresa carbono neutral. En este Comité intervienen los líderes de proyectos del plan de gestión ambiental de la compañía.

Por su parte, América Móvil, su holding corporativo, se fijó los objetivos de alcanzar en el mediano plazo, para 2030, la reducción de 52 por ciento de las emisiones de carbono por consumo de electricidad, refrigerantes y combustibles, así como la disminución de 14 por ciento de las emisiones generadas por los bienes y servicios que compra a sus proveedores.

En 2022 seguiremos invirtiendo en proyectos de sostenibilidad ambiental que garanticen una operación más eficiente y sustentada en energías limpias, con esquemas de economía circular y transporte, buscando convertirnos en el operador de telecomunicaciones con mayor inversión del país en modernizar sus redes y ser más sostenible”, finaliza Castro.

Claro cambió los equipos de aire acondicionado de 65 estaciones base por tecnología amigable con el ambiente.
Claro cambió los equipos de aire acondicionado de 65 estaciones base por tecnología amigable con el ambiente. - Foto: Cortesía Claro Colombia

Otros avances de 2021

Mejoraron los sistemas refrigerantes de las instalaciones en los que operan las antenas. Esto significó cambiar los equipos de aire acondicionado de 65 estaciones base por tecnología amigable con el ambiente. Recuperaron cerca de un millón de equipos de los hogares, adicional a 300.000 equipos de la red externa, lo que reduce considerablemente el impacto de CO₂ en la atmósfera. Redujeron en 4,6 millones el uso de hojas de papel carta con respecto al año 2020 (-9.249 resmas), lo que ha impedido la generación de 40,4 ton/CO₂.

*Contenido elaborado con apoyo de Claro Colombia.

Lea también: ¿Cómo va Colombia con el cumpliento de los compromisos ambientales que asumió?

Le puede interesar: Libre de ‘greenwashin’: el rol de un certificador reputado para los objetivos de sostenibilidad