Tendencias
Trabajar en la calidad educativa es otro de los grandes desafíos de Quibdó.
Trabajar en la calidad educativa es otro de los grandes desafíos de Quibdó. - Foto: Karen Salamanca

contenido en colaboración

“De aquí salen los mejores músicos de Colombia”: Secretario de Educación de Quibdó

Elvis Córdoba Arango reflexiona sobre los desafíos de la educación en el municipio con el regreso a la presencialidad, revela detalles de los programas de inversión más importantes y los avances en educación superior.

Hablar de educación en este territorio es hablar de permanencia, acceso y equidad. En su momento, la actual Ministra de Educación María Victoria Angulo explicó que “una política educativa para Quibdó debe reconocer y potenciar su diversidad y su multiculturalidad como una gran riqueza, pero también debe identificar las causas de las altísimas tasas de deserción, los bajos resultados en las pruebas externas, el escaso acceso a la educación superior y los altos niveles de analfabetismo”.

Estudiar en Quibdó podría resultar sencillo de no ser por las condiciones de salubridad, violencia y escasez de recursos que rodean a los niños, niñas y jóvenes del municipio. SEMANA habló con Elvis Córdoba Arango, secretario de Educación del municipio, sobre la calidad educativa, las inversiones más recientes, la alternancia en tiempos de pandemia en una ciudad con poca conectividad y los retos en los que siguen trabajando.

SEMANA: ¿Cómo está hoy la calidad educativa en Quibdó?

ELVIS CÓRDOBA ARANGO: Debemos hacer mayor inversión, pero el potencial lo tenemos porque aquí hay calidad de gente y el desarrollo cultural es grande. De aquí salen los mejores músicos de Colombia y con un talento natural que empieza en la escuela. Sabemos que esto se construye desde distintos escenarios y uno de ellos son las alianzas con otras entidades y en eso venimos trabajando, al igual que en el tema de equidad en la educación con inversiones importantes que incluyen a estudiantes en condición de discapacidad.

SEMANA: ¿Qué ha pasado con los estudiantes que viven en lugares de la ciudad con problemas de conectividad?

E.C.A.: Fue y sigue siendo muy complicado y nos exige muchos más esfuerzos. Al principio, los profesores enviaban una guía y en muchos casos los padres de familia no sabían cómo ayudarles a los niños porque no tienen la formación y entraban en angustia de no saber qué hacer. Trabajamos fuertemente de la mano con el Alcalde en un proyecto de 37 puntos wifi gratuitos en todos los sectores de Quibdó, donde los estudiantes y profesores ingresan el número de identificación y ya están conectados. La meta es pasar este año a 46 puntos.

SEMANA: ¿Qué otras inversiones se han hecho en tecnología para mejorar esta situación?

E.C.A.: Nos hemos basado en coequiperos. Por ejemplo, con Microempresas de Colombia, un proyecto que vincula a los estudiantes con la tecnología y el deporte, logramos suministrar 40 computadores a dos instituciones. A través del Ministerio de las TIC y Computadores para Educar logramos gestionar la entrega de 480 equipos en cinco colegios, y tenemos proyectos que incluyen 250 computadores pensados para la zona rural de Quibdó. No puede seguir pasando que los alumnos se gradúen sin saber usar un computador.

SEMANA: ¿Cómo se prepararon las instituciones educativas para el regreso a la presencialidad?

E.C.A.: Quibdó tiene un rezago en infraestructura. En noviembre se creó el Comité de Alternancia que nos permitió tener un protocolo de bioseguridad en los establecimientos educativos. Este incluyó: tapetes de desinfección, termómetros digitales, lavamanos y jabones que conseguimos con Unicef. Adicionalmente hay un proyecto de más de 1.700 millones de pesos con los recursos FOME, los cuales estamos invirtiendo en 40 sedes del municipio con problemas de goteras, ventilación reducida, que no cuentan con agua o que requieren inversión para la mejora de baños y restaurantes escolares.

SEMANA: Y en educación superior, ¿qué balance hace en cuanto a cobertura y calidad?

E.C.A.: El fomento a la educación superior es una estrategia importante. En Quibdó tenemos articulación con el SENA, institución que les enseña a los jóvenes desde el saber hacer. También hemos venido generando alianzas con la Universidad Tecnológica del Chocó, con la cual este año gestionamos más de 1.160 inscripciones gratuitas para los jóvenes del municipio. Otras instituciones en las cuales nos apoyamos son la UNAD, Cedenorte, la Fundación Universitaria Claretiana y la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP).

SEMANA: ¿Cuáles siguen siendo los grandes desafíos para la educación en el municipio?

E.C.A.: Aumentar la cobertura es uno de los más importantes porque no se trata solo de una cuestión mecánica sino de llegar a más jóvenes con educación para que cada vez sean menos los que caigan en la delincuencia. Trabajar en la calidad educativa es otro gran desafío, tenemos claro que todos los estudiantes no tienen que ser matemáticos o químicos, sino que cada uno tiene un potencial que les genera una motivación, pero debe existir una buena formación. El reto es que no se quede un solo niño, niña o joven sin estudio porque la educación es el camino y cuando uno saca a alguien de ese atolladero no solo le salva la vida a él sino a sus familias.