especial diversidad e inclusión

Equidad. ¿Está preparada la industria TIC para romper las brechas entre hombres y mujeres?

La participación laboral de las mujeres en el sector TIC es uno de esos temas que vive sobreanalizado. Existen varios diagnósticos que llegan a la misma conclusión: el rol de las mujeres en una industria históricamente dominada por los hombres sigue creciendo, pero no en la proporción que debería. ¿Qué hacer?


Según un informe del Foro Económico Mundial, la participación femenina en la industria TIC mejoró 3,6 puntos porcentuales, al pasar de 24,2 por ciento en 2015 a 27,8 por ciento en 2021. Aunque la cifra es positiva, lo cierto es que la brecha de género en este campo todavía es amplia. Para aterrizar el tema al contexto local, de acuerdo con estadísticas de Colombia Digital, la participación masculina en la industria TIC es de 61 por ciento, mientras que la femenina de 39 por ciento.

En el caso particular de Tigo, el segundo operador con más ingresos en el país, la proporción es similar. Según cifras de la compañía, el 40 por ciento del equipo de empleados son mujeres, así como el 39 por ciento del equipo directivo. Para Ana Marina Jiménez, vicepresidenta de Asuntos Corporativos de Tigo, “la clave para cerrar la brecha de género en el sector TIC está en la educación y el empoderamiento de las niñas en su época escolar. Desde el colegio, las mujeres deben prepararse para ser ingenieras. Así de simple”.

Según el último informe de la ONU ‘Descifrar el código: la educación de las niñas y las mujeres en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM)’, solo el 35 por ciento de los estudiantes matriculados en estas áreas son mujeres.

Los mitos se derriban con hechos y con trabajo. El esfuerzo para cerrar la brecha de género en las TIC se debe concentrar en las aulas. Padres, madres, docentes y directivos escolares deben preparar a los niños y niñas de la misma forma y sin prejuicios. Por ejemplo, estudios han revelado que, al momento de resolver dudas en materias relacionadas con matemáticas, los cuidadores actúan con mayor efectividad con los niños”, explica Jiménez.

Sumado al esfuerzo que se debe adelantar en los entornos escolares, el sector privado también tiene una responsabilidad. En Colombia, Tigo adelanta el programa Mujeres Conectadas, que tan solo en 2021 impactó a más de 34.000 mujeres en diferentes regiones del país.

De la misma manera, la compañía cuenta con un comité interdisciplinario de Diversidad, Equidad e Inclusión que impulsa iniciativas en las que hombres, mujeres y todos los géneros encuentran oportunidades de crecimiento. “Trabajamos por un mundo sin etiquetas. En el caso específico de mujeres, tenemos cursos, mentorías, conversaciones de carrera e identificación de liderazgos potenciales; al tiempo que apoyamos su desarrollo para que superen las barreras personales, culturales y sociales que con frecuencia enfrentan”, puntualiza la directiva de Tigo.

Educación sin prejuicios, inversión constante y programas sociales de alto impacto, al final, son los tres pilares para cerrar la brecha de género de una vez por todas en el sector TIC.

*Contenido elaborado con apoyo de Tigo

Lea también: En Colombia, el 19,4 por ciento de la población tiene alguna discapacidad. ¿Qué tanto pueden aportar a la economía? Estas son sus historias