especial medicina estética

“No es lo mismo un especialista con decenas y cientos de cirugías que otro que sume miles”: Alan González

Aunque este cirujano plástico y reconstructivo es reconocido en Colombia y cada vez más en el mundo, dice que son los resultados y no los especialistas los grandes protagonistas de una intervención exitosa. Para él, la armonía, la seguridad y la autoestima del paciente son lo más importante.


Este año, el trabajo de Alan González, reconocido cirujano plástico colombiano, se viralizó en redes sociales gracias a un facelift que le hizo al actor Miguel Varoni, sin cicatrices visibles. Los seguidores de ambos elogiaron la naturalidad que logró y la forma como conservó sus rasgos. Muchos lo llamaron “arte”, pero González dice que es un “don” que se sostiene con disciplina y formación, en cerca de 22 años de trayectoria.

Tratamos de integrar la ciencia y la tecnología, y ponerla al alcance de las personas, para que puedan mejorar aspectos de su imagen que les generan conflicto en su intimidad”, explica González, para quien la cirugía plástica no es un asunto de vanidad, sino una “cirugía de la vida porque es un recurso para que las personas puedan “verse y sentirse mejor”.

Aunque la cantidad de celebridades que ha atendido a lo largo de su carrera, ha hecho que se le vincule al mundo del show business, el doctor Alan es enfático al respecto. “Los protagonistas de mi diario vivir no son actores, actrices, reinas o modelos. Es gente que cambia con los años su forma de verse o de sentirse y que llega al consultorio buscando confianza. Por eso, es muy importante la coherencia cuando se le dice a un paciente lo que se le puede realizar y el resultado real que puede obtener. No generar falsas expectativas, y tampoco falsas necesidades”.

Lleva más de dos décadas haciendo cirugías plásticas, estéticas, faciales y corporales a hombres y mujeres. Ha trabajado en cirugías reconstructivas faciales de personas con quemaduras en la cara –soldados y policías– y mujeres víctimas de agresiones con ácido.

Las personas creen que operarse es transformarse para ser otro o para verse de manera diferente, y esa no es la realidad. Es innegable que algunos resultados son muy perceptibles. Una cirugía plástica bien planeada y ejecutada, donde se incorporen herramientas tecnológicas y conceptos estéticos desde punto vista técnico-quirúrgico, puede lograr que una persona se vea de 40 años, teniendo 60″, precisa el especialista.

Alan González lleva más de dos décadas haciendo cirugías plásticas, estéticas, faciales y corporales a hombres y mujeres.
Alan González lleva más de dos décadas haciendo cirugías plásticas, estéticas, faciales y corporales a hombres y mujeres. - Foto: Cortesía

El cirujano asegura que ser testigo de cómo una persona pasa de sentirse derrotada, triste, aburrida o deprimida, a verse y mostrarse segura, tranquila y sonriente lo hace desvelar y madrugar. “Ver cómo pasan de la pasividad a la actividad real le da sentido a mi labor. Estos procesos, que para unos son vanidad, transforman realmente la vida de los pacientes”.

Ese estado de bienestar varía de acuerdo a cada necesidad. Algunos lo consiguen sin una intervención quirúrgica, solo con un tratamiento para combatir líneas de expresión. “Para otros es más complejo, como para aquellas personas que presentan problemas funcionales, deformidades muy severas o han sido víctimas de un accidente facial. A veces no sé de dónde va a salir el tejido para reconstruir. Lograrlo, hace que valga la pena”, asegura González.

Ahora bien, González se esmera en aclarar que las cirugías plásticas no son un estilo de vida, a través de las cuales las personas pasan a ser otras, facial o corporalmente. “Es una herramienta quirúrgica que permite transformar zonas que molestan, con el fin de resaltar la belleza y alcanzar resultados naturales”. De hecho, advierte que someterse a una intervención de este tipo no es una decisión económica, sino de vida, de las que se toman con criterio y no con el bolsillo; y eso incluye la elección del médico. “No nos podemos decir mentiras. En ciencias quirúrgicas como esta, la experiencia hace el maestro; y no es lo mismo un especialista que lleve cien cirugías a otro que sume tres mil en su carrera”.

Integración 360

Además de prestarle la debida atención al éxito de sus intervenciones quirúrgicas, González también se enfoca en tratamientos complementarios, que permiten controlar o prevenir el envejecimiento y lucir muy natural.

A ambas tienen acceso los pacientes que llegan a cualquiera de las sedes de los centros Care Me 360 Institute, con más de cien colaboradores en Cali, Cartagena, Bogotá y Barranquilla, ciudad donde reside el cirujano y que proyecta como un hub para pacientes internacionales. Gracias a los servicios integrados de todas las sedes, una persona que llega del exterior puede ser intervenida en Bogotá y recibir acompañamiento durante el postoperatorio mientras vacaciona en Cartagena.

El doctor Alan aclara que, como lo viene haciendo desde hace muchos años, todavía realiza cirugías en todas las ciudades, aunque en el futuro la Puerta de Oro de Colombia será su centro de operaciones.

Vaticina la realidad futura como mucho más promisoria. Cree que la cirugía de la expresión de la mirada es una de las intervenciones que más se van a realizar para modificar los aspectos del impacto del envejecimiento. Los párpados, afirma, son la primera estructura facial que denota el paso del tiempo. Y el temor de que podía alterar negativamente la forma de los ojos ha ido desapareciendo; es un mito que los buenos médicos han contribuido a derribar, asegura.

NO USAR, USO EXCLUSIVO MEJOR COLOMBIA, Especial Salud estética, Doctor Alan González
Según Alan González, la cirugía plástica no es un asunto de vanidad sino una “cirugía de la vida” porque es un recurso para que las personas se sientan mejor. - Foto: Getty Images/iStockphoto

Precisamente, la desinformación ha sido un enemigo que aleja a los pacientes o los atrae con ideas equivocadas o desactualizadas a los consultorios. No es cierto, afirma, que una prótesis sea el único camino para levantar el pecho: es posible hacerlo con el propio tejido mamario de la paciente; tampoco es verdad que sean la única alternativa para mejorar el volumen: hoy lo es también la grasa –porque las enfermedades asociadas a los implantes son reales, advierte el especialista–. Por eso, desde hace algún tiempo Alan González hace uso de sus redes sociales, más específicamente de su cuenta Instagram, para hablar, en un lenguaje cercano, sobre los procedimientos quirúrgicos estéticos que realiza. “El conocimiento es la ruta para minimizar las equivocaciones. Ese es el propósito de mi actividad en redes sociales”, concluye.

Si quiere conocer más información sobre el doctor Alan González y sus procedimientos, visite sus redes sociales y página web.

*Contenido elaborado con apoyo de Alan González.

Noticias relacionadas