contenido en colaboración

Salamina le apuesta a la educación para reactivar su economía

A través de alianzas con instituciones de educación superior y el SENA, el municipio adelanta un ambicioso plan para consolidarse como epicentro educativo del norte de Caldas. Garantizar una oferta variada y accesible para sus jóvenes y atraer estudiantes de municipios vecinos es uno de los pilares de la estrategia.


La ciudad luz, como se conoce a Salamina, un bello municipio de Caldas, le apuesta al fortalecimiento de la educación como pilar para la reactivación económica. En un trabajo conjunto con diferentes universidades se está ampliando la oferta de programas de pregrado y de posgrado, en modalidad presencial y a distancia. El objetivo es consolidarse como epicentro educativo del norte del departamento.

El equipo coordinador del área educativa explica que para alcanzar este propósito se ha realizado un importante trabajo de gestión, con buenos resultados. “Los primeros logros se evidenciaron en enero y febrero del año pasado, con la apertura de un pregrado presencial en Administración Pública, y próximamente de posgrado, en convenio con la Escuela Superior de Administración Pública (ESAP), que ya cuenta con dos cohortes”, puntualiza Alejandro Peláez, uno de los integrantes del equipo.

A esta noticia se sumó la llegada de la Universidad Nacional Abierta y a Distancia, la cual empezó a ofertar programas de pregrado y posgrado a mediados del 2020. “Nos interesó esta universidad que ofrece a la población facilidades para evitar el desplazamiento a ciudades capitales”, puntualiza Pelaéz y agrega que los estudiantes del municipio tienen un descuento en la matrícula.

Los programas profesionales, técnicos y tecnológicos del SENA también se han convertido en una atractiva opción para quienes terminan su bachillerato. Desde febrero de este año más de 60 aprendices se forman en Asistencia Administrativa y Servicios Farmacéuticos. “Estos programas están pensados en las oportunidades que les puede brindar el municipio para que entren a ser parte de la fuerza laboral”, añade Peláez.

Fortalecer las bases

Cada año en Salamina se gradúan más de 150 estudiantes de bachillerato, de las ocho instituciones educativas urbanas y rurales con las que cuenta el municipio. “No queremos que terminen sus estudios y se tengan que ir”, advierte Juan Pablo Ospina Rosas, alcalde de Salamina, quien hace énfasis en que justamente se está trabajando en la posibilidad de brindarles desde el colegio oportunidades y orientación educativa.

Por ejemplo, gracias a una alianza con la Universidad Nacional de Colombia sede Manizales, estudiantes de grado once pueden acceder a cursos de pre-icfes. Ya se han vinculado cerca de 40 jóvenes, que también han participado en jornadas de orientación socio-ocupacional.

A lo anterior se suma el programa piloto Jóvenes STEM. De hecho Salamina es el primer municipio del departamento de Caldas, además de Manizales, en donde se adelanta esta importante iniciativa asociada al fortalecimiento de las ciencias, las matemáticas y habilidades tecnológicas a partir del aprendizaje mediado por proyectos y el desarrollo del pensamiento crítico, abordando elementos asociados a la Cuarta Revolución Industrial.

Una de las beneficiarias es Sofía Gutiérrez, estudiante de grado once del Colegio Pio XII. Sofía toca el violonchelo en la Banda Sinfónica y además cursa un técnico en Operación Turística Local. “Gracias a los profesores he comprendido que cada conocimiento que podamos tomar es un gran avance que nos ayuda en nuestro proyecto de vida”, dice Gutiérrez.

Para esta joven talentosa, que también interpreta el oboe, el saxofón y el piano, los jóvenes de Salamina tienen oportunidades educativas y culturales muy diversas. “El año pasado junto a la Universidad de Caldas y a la Javeriana se realizaron cursos musicales, una experiencia muy grata”, recuerda.

Ana María García, docente del colegio Sara Ospina Grisales desde hace seis años, destaca que en el municipio se han abierto horizontes que generan crecimiento ético y humano, y propenden por la formación integral de los jóvenes. “Como docente trato de difundir y motivar a los estudiantes para que participen de los proyectos donde pueden encontrar oportunidades de crecimiento personal”, cuenta García.

Como docente también hace un llamado con relación al complejo momento actual que viven los estudiantes debido a la educación virtual y a distancia que impuso la pandemia. “Los muchachos de las veredas sufren enormemente para acceder a la educación”, dice con tono de preocupación y cuenta que en su caso imprime guías e instructivos que hace llegar a los estudiantes que no cuentan con internet.

Capacitar a los maestros es otro de los componentes que ha priorizado el municipio para conseguir su objetivo de posicionarse como epicentro educativo del norte de Caldas. En alianza con la Universidad de Caldas se adelanta un convenio de orientación y formación para fortalecer áreas básicas del conocimiento y actualizarlos en herramientas pedagógicas.

Con esta estrategia educativa contemplada en el Plan de Desarrollo 2020 – 2023 Construyendo Confianza, Salamina espera que los jóvenes del municipio no necesiten desplazarse a las grandes capitales para estudiar carreras universitarias, de igual manera, la expectativa es que la oferta de programas y la calidad de vida que se disfruta en este lugar atraigan jóvenes de municipios cercanos que decidan continuar su formación aquí.

Esperamos que en los próximos semestres se pueda ampliar el abanico de posibilidades, incluso con especializaciones”, comenta el alcalde Ospina Rosas, quien sabe que para generar desarrollo es necesario contar con gente calificada y preparada dispuesta a impulsar la transformación social de su territorio.

Lea también: Así se rehabilitan las especies de fauna silvestre rescatadas en el Valle de Aburrá

Lea también: El Teatro La Mama regresa para celebrar sus 53 años de vida artística