mundo

Alexandria Ocasio-Cortez rompe el silencio sobre las protestas en Cuba, este fue su mensaje

La congresista hizo un llamado a terminar con el “cruel” bloqueo comercial que lleva haciendo Estados Unidos a la isla desde hace más de medio siglo.


La situación política, social y económica que vive Cuba en este momento ha despertado interés en toda clase de personas alrededor del mundo, desde artistas y cantantes, hasta políticos se han pronunciado sobre lo que ocurre en la isla, en donde el comunismo ha logrado sobrevivir por más de 60 años.

Una de las últimas en expresar su opinión fue la congresista Alexandria Ocasio-Cortez, quien fue electa a la Cámara de Representantes de los Estados Unidos en 2019 por Nueva York, a los escasos 29 años.

La política norteamericana, de ascendencia puertorriqueña, hizo un llamado al gobierno de su país a terminar con el “absurdamente cruel” bloqueo comercial, que lleva aplicando a la isla desde que Fidel Castro se hizo con el poder, tras la revolución que sacó a Fulgencio Batista de la presidencia.

Según la congresista, este embargo ha sido “la contribución de Estados Unidos al sufrimiento de Cuba”, y agregó que “es absurdamente cruel, y como muchas otras políticas estadounidenses dirigidas a los latinoamericanos, la crueldad es el punto. Rechazo rotundamente la defensa del embargo por parte de la administración Biden. Nunca es aceptable que usemos la crueldad como un punto de influencia contra la gente de todos los días“.

Sobre las manifestaciones sociales en La Habana y otras ciudades del país, afirmó lo siguiente: “Vemos a los cubanos levantarse y protestar por sus derechos como nunca antes”, indicó Ocasio-Cortez. “Nos solidarizamos con ellos y condenamos las acciones antidemocráticas lideradas por el presidente [cubano] [Miguel] Díaz-Canel. La supresión de los medios de comunicación, el discurso y las protestas son graves violaciones de los derechos civiles“, continuó la líder política.

La política del Partido Demócrata ha sido apoyada por otras personalidades y movimientos, como el excandidato presidencial Bernie Sanders o el Black Lives Matter, quienes han expresado que esta política norteamericana ha fallado y debería derogarse.

Luego de la reunión que sostuvieron la canciller alemana Angela Merkel y el presidente Joe Biden, el mandatario estadounidense comentó en rueda de prensa que están considerando algunas acciones para ayudar a los cubanos.

“Hay una serie de cosas que consideraríamos hacer para ayudar al pueblo de Cuba, pero requeriría una circunstancia o una garantía de que el gobierno no se aprovecharía de ellos“, sostuvo.

Las protestas exigen cambios en la isla, acceso a medicamentos e incluso la salida del presidente Miguel Díaz-Canel, quien sucedió a Raúl Castro, que a la vez reemplazó a su hermano Fidel. Entre estos tres personajes han dirigido la isla desde finales de los años 50, es decir, más de 60 años.

Sin embargo, Díaz-Canel y todo el gobierno cubano han culpado insistentemente a Estados Unidos de la situación en la que se encuentra el país, pues aseguran que el bloqueo comercial ha hecho que esa nación haya perdido miles de millones de dólares, y acusaron también a su vecino del norte de apretar aún más el bloqueo en la pandemia, lo cual ha puesto en riesgo miles de vidas que no tienen acceso a medicinas.

Raúl Castro reaparece para intentar resolver la crisis

Después de varios años de retiro de la vida pública, el expresidente de Cuba, Raúl Castro, una de las últimas figuras vivas de la revolución que llevó a su hermano Fidel al poder de la isla, reapareció el domingo en una reunión del Partido Comunista en la que se buscaron soluciones a la difícil situación de orden público que se vive por estos días en las calles.

Raúl Castro
Raul Castro, first secretary of the Communist Party and former president, waves to members at the VIII Congress of the Communist Party of Cuba's opening session, as Cuban President Miguel Diaz-Canel, right, applauds at the Convention Palace, in Havana, Cuba, Friday, April 16, 2021. (Ariel Ley Royero/ACN via AP) - Foto: AP

El mítico líder, que ocupó la presidencia una vez Fidel dejó el poder unos años antes de morir, se reunió con otros líderes del partido, entre los que está incluido el actual presidente, para solucionar una crisis que algunos piensan que podría acabar con un régimen que lleva más de 60 años.

“Durante el encuentro se analizaron provocaciones orquestadas por elementos contrarrevolucionarios, organizados y financiados desde Estados Unidos con fines desestabilizadores”, dijo en un comunicado el Partido Comunista de Cuba.