argentina

Argentina anunció la implementación de un nuevo impuesto por “renta inesperada”

El gobierno aclaró que dicho tributo solamente sería cobrado una vez durante el presente año fiscal.


En el marco de la guerra que se libra en Ucrania tras la invasión de las tropas rusas, y como parte de las medidas colaterales que ello ha generado en distintos países del mundo, este martes, le gobierno de Argentina, en cabeza del presidente Alberto Fernández, dio a conocer que pondrán en operación el pago de un nuevo impuesto, referido a aquellos empresarios que reciban un aumento ‘inesperado’ en su renta, como consecuencia de la situación que atraviesa el mundo.

De acuerdo con el presidente de ese país, la implementación de dicho impuesto está justificado en la forma en la que algunos empresarios sacarán provecho de la guerra, en tanto, debido a la crisis de las exportaciones de alimentos por parte de los los dos países en pugna, el mundo ha girado sus ojos a los mercados emergentes en materia alimentaria, siendo Argentina uno de ellos.

Según la explicación entregada por el gobierno argentino respecto de este nuevo tributo, este aparece en un momento en que las materias primas en todo el mundo han sufrido un significativo aumento de precio, advirtiendo que dicho impuesto solamente será cobrado una vez al año; más precisamente durante la presente vigencia: 2022.

De igual modo, el Gobierno Fernández, adujo que este impuesto, o lo que se recaude con él, irá destinado a apoyar al sector productivo, explicando que los que son objeto de dicho impuesto, son aquellos empresarios o empresas que logren recaudos anuales por encima de los 8 millones de dólares, y que, como efecto de la crisis, logran incrementar sus dividendos en más del 10 %.

Es decir, este nuevo impuesto, solamente aplicará sobre un sector muy específico y privilegiado del escenario empresarial de Argentina, país que con la situación ocurrida en Europa, se ha convertido en un exportador emergente de productos agrícolas como cereales, trigo, girasol, maíz, e incluso productos cárnicos.

En el marco de la presente jornada, múltiples voces se escucharon frente al conflicto en Ucrania, una de ellas, proveniente precisamente del Gobierno de Ucrania, desde donde se ha advertido que tras la ocupación a su país, los soldados rusos han comenzado a gastar las reservas alimenticias de Ucrania, denunciando incluso que, a través de los puertos de los que han tomado posesión, han intentando sacar cereales del país, con el objetivo de comercializarlos como si fuera propio.

En ese mismo sentido, este martes, también se conoció una fuerte alerta por parte de funcionarios de la administración de Mariopol, quienes, desde el exilio, han denunciado que la ciudad vive una seria crisis sanitaria que ha llevado incluso a que se contemple cerrar la ciudad debido al riesgo a que se desarrolle una epidemia de cólera, dados los bajos niveles de sanidad que se presentan en dicho puerto, debido a que, en el marco de las acciones bélicas adelantadas por Rusia, muchos habitantes locales resultaron muertos, y sus cadáveres, en una información que no ha podido ser confirmada por medios internacionales, yacen muertos en las calles, en tanto los pocos habitantes que quedan allí no han podido darles sepultura, ni siquiera en fosas comunes.

A dicha situación, se sumaría la inexistencia de vacunas para prevenir esta ola de cólera, así como a situaciones de empozamiento de agua residual, pronta llegada de la temporada de sequía (con lo que se calcula se secarán las fuentes hídricas), y daños en la red de aguas residuales y de suministro de agua limpia, lo que genera que el agua disponible no sea apta para el consumo.