mundo

Brasileños se manifiestan “en defensa de la democracia” a pocas semanas de las elecciones presidenciales

El presidente de Brasil ha mantenido sus críticas con respecto al voto electrónico.


Académicos, sindicatos, empresarios y otros miembros de la sociedad civil brasileña se manifestaron este jueves en São Paulo “en defensa de la democracia”, en respuesta a los ataques del presidente Jair Bolsonaro contra las instituciones, a menos de dos meses de las elecciones.

En su carrera con miras a la reelección, el presidente de Brasil ha vuelto a criticar a los jueces de la Suprema Corte y a cuestionar la fiabilidad del sistema de voto electrónico en vigor en Brasil, alimentando temores de que podría no reconocer una eventual derrota.

“Tras 200 años de Independencia en Brasil, deberíamos estar pensando en nuestro futuro, en cómo resolver problemas graves (...), pero estamos dedicados a impedir retrocesos”, dijo el rector de la Universidad de São Paulo (USP), Carlos Gilberto Carlotti Junior, al inaugurar un acto en dicha institución que reunió a unos 800 juristas, profesores, empresarios, líderes sindicales y de ONG.

Afuera de la universidad, varios miles de personas ondeaban banderas y alzaban pancartas contra Bolsonaro o con lemas como “Respeta el voto, respeta al pueblo”.

“Nuestro presidente ya dio indicios de que hará todo lo posible para impedir que haya elecciones”, dijo a la AFP la arquitecta Sabrina Cunha, de 62 años.

Otras ciudades del país, como Río de Janeiro y Brasilia, donde hubo actos en la Pontificia Universidad Católica (PUC-Río) y en la Universidad de Brasilia (UnB), también registraron protestas callejeras.

“Fueron cuatro años de mucho sufrimiento (...) el momento es ahora, de organizarnos para no dejar que gane (Bolsonaro) y elegir un gobierno de izquierda, democrático y popular”, dijo Mayrla Silva, estudiante de la Universidad de Brasilia, 24 años, que se unió a la protesta en la capital.

El manifiesto fue leído también en la prestigiosa universidad británica King’s College London. Bolsonaro descalificó las manifestaciones la noche del jueves y apuntó a la izquierda como responsable por el movimiento.

“Alguien disiente en que esta es la mejor carta a la democracia. ¿Creen que otro pedazo de papel cualquiera sustituye esto de aquí?”, dijo Bolsonaro, sosteniendo en sus manos una Constitución brasileña, durante una transmisión en redes sociales.

A excepción del mandatario, varios candidatos a la Presidencia firmaron la carta. Entre ellos, el expresidente de izquierda Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010), quien tuiteó: “Nuestro país era soberano y respetado. Necesitamos recuperarlo”.

Manifiestos prodemocracia

Más de 900.000 representantes de la sociedad civil firmaron en las últimas semanas un manifiesto “en defensa de la democracia” lanzado por la USP, que además fue apoyado por artistas como la cantante Anitta.

Cartas similares fueron publicadas por importantes asociaciones empresariales, entre ellas la Federación Brasileña de Bancos (Febraban) y la Federación de Industrias de São Paulo (Fiesp), algo visto por muchos observadores como un revés para Bolsonaro, ya que la mayor parte de la comunidad empresarial lo apoyó en la elección de 2018.

Brasil vive un “momento inédito, en el que capital y trabajo se juntan en defensa de la democracia”, dijo el exministro de Justicia José Carlos Dias al leer el manifiesto emitido la semana pasada por la Fiesp.

Los participantes del acto en la USP trazaron paralelos con un acto realizado en 1977, en plena dictadura, cuando fue leído en esa misma universidad un manifiesto en defensa de la democracia.

Bolsonaro repite con frecuencia, sin aportar pruebas, que el sistema electoral brasileño no es confiable. El mes pasado reprodujo estas ideas ante una platea de embajadores extranjeros en Brasilia.

Para Adriano Laureno, gerente de análisis de la consultora Prospectiva, “la carta es poco importante desde el punto de vista electoral”, sin un gran “impacto” sobre los electores.

Pero, tras haber nacido como una iniciativa de una elite económica y académica, llegó a abarcar a sindicatos, movimientos sociales y asociaciones estudiantiles.

Eso, agregó Laureno, podría interpretarse como “una semilla de un frente amplio contra Bolsonaro”, aunque “los que estaban allí hoy defendieron una candidatura específica”.

En el último sondeo de Datafolha, Bolsonaro figura 18 puntos detrás de Lula da Silva, favorito con 47 % de las intenciones de voto.

*Con información de la AFP.