Home

Mundo

Artículo

Congreso de Estados Unidos. (AP Photo/J. Scott Applewhite, File)
Congreso de Estados Unidos. (AP Photo/J. Scott Applewhite, File) - Foto: AP

mundo

Congresistas republicanos de EE. UU. condenan alivio de sanciones a Venezuela

El gobierno estadounidense autorizó el sábado al gigante energético Chevron a retomar parcialmente sus actividades de extracción de petróleo en Venezuela, tras la firma de un acuerdo entre el gobierno venezolano del mandatario Nicolás Maduro y la oposición en México.

Dos influyentes congresistas republicanos estadounidenses estiman que el alivio de las sanciones a Venezuela por parte del gobierno del presidente Joe Biden constituye una recompensa “preventiva” a “un régimen narcoterrorista”, en un comunicado publicado este lunes.

El gobierno estadounidense autorizó el sábado al gigante energético Chevron a retomar parcialmente sus actividades de extracción de petróleo en Venezuela, tras la firma de un acuerdo entre el gobierno venezolano del mandatario Nicolás Maduro y la oposición en México.

Según el Departamento del Tesoro, Chevron puede retomar en parte las actividades de la empresa de la que es copropietario en Venezuela junto con la estatal Petróleos de Venezuela (PdVSA), siempre que se asegure de que esta “no reciba ningún ingreso de las ventas de petróleo realizadas por Chevron”.

Los republicanos de más rango en los comités de Relaciones Exteriores del Congreso, Michael McCaul en la Cámara de Representantes y James Risch en el Senado, lo consideran “una disposición alarmante a ceder a las demandas de los dictadores”.

“Estados Unidos no debería recompensar de forma preventiva a un régimen narcoterrorista que tiene un historial de utilizar las negociaciones como táctica para retrasar acciones significativas”, afirman.

Medio centenar de países, entre ellos Estados Unidos, estiman fraudulenta la reelección de Maduro y reconocen como “presidente interino” al líder opositor Juan Guaidó, cuya influencia se ha erosionado con el tiempo sin que las sanciones fomentaran un cambio de gobierno.

“Cualquier cambio en la política de Estados Unidos hacia Venezuela debe estar supeditado a una transferencia de poder del régimen de Maduro a un gobierno elegido democráticamente”, exigen los dos congresistas republicanos.

Ambos temen que el alivio “unilateral” de las sanciones “solo perpetúe la crisis que Maduro ha creado para el pueblo venezolano”, cuando unos siete millones de personas ya han emigrado del país, según la ONU.

El acuerdo firmado entre el gobierno y la oposición permite liberar 3.000 millones de dólares bloqueados por sanciones que irán a un fondo fiduciario para ser destinados a salud y educación, a recuperar la red eléctrica y a atender emergencias generadas por lluvias torrenciales.

Las partes no se pusieron de acuerdo sobre las condiciones de las próximas elecciones presidenciales previstas en 2024.

Venezuela se “juega” su futuro en los diálogos. Estados Unidos y Europa piden un “compromiso de buena fe”

Estados Unidos, Canadá, Reino Unido y la Unión Europea instaron a Venezuela para que desarrolle unas negociaciones con “compromiso de buena fe” que, entre otras cosas, deriven en comicios libres y transparentes para 2024. El llamado lo hizo la comunidad internacional mediante una declaración conjunta firmada por representantes como el secretario de Estado, Antony Blinken.

Luego de que las negociaciones entre el oficialismo y la oposición permanecieran en el limbo por más de un año, un Segundo Acuerdo Parcial sentó las bases de un nuevo intento diplomático. La Ciudad de México es sede nuevamente de los encuentros que mantiene en vilo no solo a los venezolanos, sino a aliados y críticos de la política en la nación caribeña.

“Damos la bienvenida al acuerdo humanitario de la Mesa Social y voluntad de todas las partes de emprender iniciativas conjuntas que beneficiarán al pueblo venezolano y ayudarán a abordar sus graves necesidades (...). Este acuerdo proporciona la plantilla sobre cómo se puede asegurar un mayor progreso. Estamos agradecidos por el trabajo de las Naciones Unidas hacia este objetivo”.

Una de las premisas que se especifican en esta declaración es la importancia de que las negociaciones sean incluyentes, diversas y representen a la población. Lo anterior, con el propósito de conseguir un pacto duradero. La liberación de presos políticos, y libertad de expresión, constituyen otro punto sobre el que se hizo hincapié.

“Seguimos comprometidos a apoyar el retorno de la democracia (...) y los esfuerzos (de la gente) para alcanzar sus aspiraciones (...). Subrayamos la necesidad de la implementación inmediata de las recomendaciones de la Misión de Observación Electoral de la UE en Venezuela 2021 destinadas a mejorar los futuros procesos electorales en línea con los compromisos internacionales sobre elecciones democráticas”, agrega el texto.

*Con información de AFP.