Home

Política

Artículo

Funcionarios del gobierno de Iván Duque fueron retirados de su cargo y se les pagó una gran suma de dinero.
Funcionarios del gobierno de Iván Duque fueron retirados de su cargo y se les pagó una gran suma de dinero. - Foto: Colombia Productiva / ProColombia

política

Las millonarias indemnizaciones que les habría pagado el Gobierno a funcionarios de la anterior administración

Se trata de dos directores de importantes entidades que para salir tuvieron que ser recompensados con una alta suma, ¿quiénes son?

El medio Bloomberg Línea publicó una denuncia de cómo, supuestamente, se les habría pagado una gran suma de dinero a funcionarios que venían de la administración del expresidente Iván Duque para que dejaran su cargo con la llegada de Gustavo Petro al poder.

Uno de los funcionarios habría sido el exdirector de Colombia Productiva, Camilo Fernández de Soto, a quien según el medio, le pagaron 130 millones de pesos como indemnización para dejar su cargo, según confirmó la Casa de Nariño al medio.

Se trata de una entidad adscrita al Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, pero cuenta con patrimonio autónomo y privado y es administrada por la Fiduciaria Colombiana de Comercio Exterior, Fiducoltex S.A.

El medio presentó un derecho de petición a Fiducoltex, pero aseguraron que esa información es reservada y de carácter confidencial.

Colombia Productiva es una entidad que se creó en el 2008 y que tiene como fin la promoción de la productividad y la competitividad de la industria. Además, tiene como propósito ayudar a la industria y a las empresas a producir más y de mejor calidad.

Sin embargo, no se habría tratado del único caso en el que se le pagó a un exfuncionario de la administración anterior para dejar su cargo. Lo mismo habría pasado con la exdirectora de ProColombia Flavia Santoro, que habría recibido una indemnización por salir de su cargo de 170 millones de pesos.

Santoro duró cuatro años en el cargo, es decir, acompañó al expresidente Iván Duque en su gestión durante todo su mandato. Su retiro se dio en septiembre de este año. Se trata de una entidad que se encarga de la promoción de las exportaciones de bienes no minero energéticos y de servicios de mercados con potencial, así como de la expansión de empresas colombianas fuera del país.

El hecho llama la atención por la salida que se ha presentado por parte de funcionarios que venían de la administración anterior. Uno de los hechos que más ha sorprendido es la barrida de generales de la Fuerza Pública y las fuerzas militares.

En medio del gobierno de Gustavo Petro han salido más de 50 generales, lo cual ha generado una crítica por parte de algunos sectores, entre ellos el mismo expresidente Iván Duque. “Sacar del servicio a 60 generales es a mi modo de ver un desprecio a un proceso de formación de más de 30 años”, aseguró el exmandatario recientemente.

El mensaje fue contestado por el ministro de Defensa Iván Velásquez quien aseguró que las fuerzas militares no están adscritas a ningún gobierno. “No hay ninguna actividad de persecución y se había planteado cuando se explicó desde hace tres meses los cambios en las cúpulas de Fuerzas Militares y de Policía Nacional”, aseguró Velásquez.

Por otro lado, uno de los principales líderes del petrismo que ha pedido que se gobierne con personas cercanas a ese sector es el senador Gustavo Bolívar, quien ha reclamado porque todavía habría varios funcionarios de la administración pasada, mientras hay varios alfiles del petrismo esperando una oportunidad.

“Esos uribistas fanáticos, que decían ‘por ese guerrillero no voto’, deberían tener una gota de dignidad y no seguir lagarteando puestos en un gobierno ‘comunista’ ‘castrochavista’”, dijo el senador.

Eso fue criticado por algunos miembros del Centro Democrático que consideran que se trata de una persecución a funcionarios solo por su identidad política más allá de sus capacidades profesionales.

“Lo del senador Gustavo Bolívar exigiendo que ningún uribista pueda trabajar en el Estado porque el presidente es Gustavo Petro es un síntoma que debería preocupar. Viola la ley y es un sectarismo miedoso. Diálogo y amnistía para criminales y persecución para los uribistas”, aseguró la senadora Paloma Valencia.