mundo

Decenas de muertos y miles de heridos dejó jornada de protestas en Kazajistán

La UE ofrece su ayuda para hallar una solución a la crisis y la ONU pide que se restablezca el acceso a internet.


Las autoridades de Kazajistán han confirmado este 6 de enero la muerte de “decenas” de personas que intentaron irrumpir en la noche del miércoles 5 de enero en varios edificios administrativos en la ciudad de Almaty, en el marco de las protestas de los últimos días por el aumento de los precios del gas licuado.

La portavoz de la Policía de Almaty, Saltanat Azirbek, ha indicado que “fuerzas extremistas intentaron irrumpir en edificios administrativos”, entre ellos la sede de la Policía. “Decenas de atacantes han sido eliminados, están determinándose sus identidades”, ha agregado.

También ha dicho que hay una operación antiterrorista en esta zona de la ciudad y les ha pedido a los residentes evitar salir de sus casas “por su propia seguridad”, según ha recogido la agencia rusa de noticias TASS.

La Policía de la ciudad ha recalcado en un comunicado que el objetivo es “establecer el orden”; al tiempo que ha dicho que “seguidores radicalizados de los disturbios han causado enormes daños a la ciudad y han opuesto resistencia a las acciones legítimas de las agencias de seguridad para establecer el orden y garantizar la seguridad”.

“Los extremistas están saqueando y causando daños a negocios”, ha apuntado, a la vez que ha subrayado que estos personajes “ponen en peligro la vida y la salud de los civiles, obstruyendo el trabajo de los trabajadores médicos y causando daños a clínicas y hospitales”.

“Los bandidos que están actuando en Almaty están altamente organizados, lo que demuestra que fueron entrenados de forma seria en el extranjero”, ha reseñado la Policía, que también ha denunciado que “su ataque contra Kazajistán es un acto de agresión y un intento de alterar la integridad del Estado”.

Al menos 18 agentes muertos

Por su parte, la oficina del comandante de la Policía de Almaty ha cifrado en 18 el total de agentes muertos en los enfrentamientos, si bien sitúa en 748 la cifra de militares y miembros de las fuerzas de seguridad que han resultado heridos.

Fuentes de la oficina han indicado en declaraciones a la agencia rusa de noticias Sputnik que “trece agentes de seguridad han muerto” y ha agregado que los cadáveres de dos de los agentes fueron posteriormente decapitados por los agresores.

Asimismo, han resaltado que el hecho de que algunos cadáveres hayan sido decapitados “es prueba directa del carácter terrorista y extremista de las formaciones de bandidos que atacaron Almaty”.

El presidente kazajo, Kasim Jomart Tokayev, se dirigió el miércoles a la nación para reafirmar que actuará “con la mayor dureza posible” contra los responsables de los disturbios, así como con todos aquellos que hayan participado en ellos.

“La mitad del territorio de nuestro país está envuelta en disturbios. La situación es especialmente difícil en Almaty (...) y esto no se puede tolerar”, dijo, antes de apuntar por primera vez desde el inicio de las manifestaciones a la existencia de “varios muertos y heridos”.

LA UE está dispuesta a ayudar a resolver la situación

El Alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, Josep Borrell, ha expresado que el bloque comunitario está dispuesto a ofrecer su ayuda para hallar una solución a la crisis en el país.

Borrell ha señalado en su cuenta de Twitter que los acontecimientos han provocado una “grave preocupación” y ha hecho hincapié en que “los derechos y la seguridad de la población civil deben estar garantizados”.

Por su parte, el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, ha mantenido una conversación telefónica con el ministro de Exteriores kazajo, Mujtar Tileuberdi, y ha pedido una solución pacífica.

El portavoz del Departamento, Ned Price, ha indicado en un comunicado que el Gobierno estadounidense “apoya completamente las instituciones constitucionales de Kazajistán y la libertad de prensa” al tiempo que ha solicitado que se respeten los derechos fundamentales a la hora de solventar la situación.

La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, ha solicitado a todas las partes en Kazajistán a evitar la violencia y buscar una resolución pacífica.

“El Derecho Internacional es claro: las personas tienen derecho a la protesta pacífica y la libertad de expresión. Al mismo tiempo, los manifestantes, sin importar cuán enojados o agraviados estén, no deben recurrir a la violencia”, ha señalado en un comunicado.

Bachelet ha pedido además al Gobierno kazajo que garantice el acceso a los servicio de Internet de forma “inmediata y completa”. “Cerrar Internet, frenar el acceso a la información y restringir el derecho a la libertad de expresión, reunión y participación, así como otros derechos, no es la respuesta a una crisis y puede alimentar la violencia y los disturbios”.

La ciudad de Almaty es por ahora el principal escenario de las manifestaciones, que también se han extendido a grandes ciudades como Nursultán, la capital, y Mangistau, por ello el presidente Tokayev he decretado el estado de emergencia en varias regiones y un toque de queda entre las 23.00 y las 07.00 horas (hora local).

Ante esta situación, la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una alianza militar conformada por Rusia, Armenia, Bielorrusia, Kazajistán, Kirguistán y Tayikistán, ha anunciado el despliegue de tropas en el territorio kazajo en respuesta a la petición del presidente.

“En relación con la petición del presidente de Kazajistán y en vista de la amenaza a la seguridad nacional y la soberanía de Kazajistán causada, entre otras cosas, por la interferencia externa, el Consejo de Seguridad Colectiva de la OTSC (...) decidió enviar las Fuerzas Colectivas de Mantenimiento de la Paz a Kazajistán”, ha destacado el primer ministro de Armenia y presidente del Consejo, Nikol Pashinián.

*Con información de Europa Press.