mundo

Derogar el aborto en EE. UU. sería un “retroceso masivo”, dice comisionada de derechos humanos de ONU

A principios de mayo se filtró el borrador de un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, que busca anular la sentencia Roe vs. Wade que en 1973 estableció garantías para el acceso al aborto a nivel nacional.


Anular el derecho al aborto en Estados Unidos implicaría un retroceso para los derechos humanos de millones de mujeres, especialmente de las más pobres, advirtió este miércoles la Alta Comisionada de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet.

“Nos preocupa [que la Corte Suprema de Estados Unidos derogue el aborto] porque puede ser un retroceso masivo para los derechos de las mujeres”, dijo Bachelet por videoconferencia durante un foro económico de la agencia Bloomberg en Ciudad de Panamá. La expresidenta de Chile habló en inglés, con traducción simultánea.

“Millones de mujeres en Estados Unidos se verán afectadas por esta decisión, considerando que son mujeres de minorías y bajos ingresos, y cuando tenemos leyes (sobre el aborto) altamente restrictivas tienen un impacto alto en las mujeres que viven en pobreza”, agregó.

A principios de mayo se filtró el borrador de un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos, que busca anular la sentencia Roe vs. Wade que en 1973 estableció garantías para el acceso al aborto a nivel nacional.

Posteriormente, algunos magistrados alegaron que no era una resolución definitiva y que seguía en evaluación. El alto tribunal está dominado por conservadores, colocados especialmente durante el anterior gobierno del republicano Donald Trump (2017-2021).

“Globalmente, un aborto no seguro es la causa principal de la muerte materna” y si la Corte estadounidense deroga finalmente el aborto, revertirá “más de cinco décadas en los derechos” de las mujeres, afirmó Bachelet.

La Alta Comisionada de la ONU también manifestó que los estados deben ofrecer a las mujeres, si así lo desean, la posibilidad de abortar, sin imponer solamente opciones restrictivas basadas en conceptos preconcebidos.

“Los estados no deben imponer una perspectiva específica, deben asegurar que todas las mujeres, acorde a sus creencias, religión, credo o decisiones sobre su propia autonomía y su cuerpo, puedan tener acceso a las diferentes opciones posibles”, sostuvo Bachelet.

Movilización

El pasado sábado, miles de activistas salieron a las calles en Estados Unidos en reclamo del acceso seguro y legal al aborto.

Las manifestaciones fueron convocadas en respuesta al borrador de fallo filtrado a los medios, mostrando que la mayoría conservadora de la Corte Suprema busca anular la sentencia Roe vs. Wade que estableció en 1973 garantías para el acceso al aborto a nivel nacional.

“Nadie tiene derecho a tomar una decisión sobre el cuerpo de otra persona”, dijo a la AFP Hanna Williamson, una manifestante de 20 años que condujo por más de tres horas para unirse a miles de manifestantes en Washington.

En una plaza central de Brooklyn, Nueva York, manifestantes sostenían una pancarta gigante con la leyenda “Nuestros cuerpos, nuestros futuros, nuestros abortos”.

La marcha de unas 3.000 personas estuvo encabezada por los senadores demócratas Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand, así como por otros influyentes demócratas que caminaron junto a los manifestantes que vestían de verde, color simbólico del activismo en favor del aborto.

“Vamos a seguir luchando hasta que ganemos”, dijo Schumer a la AFP. “Estados Unidos está de nuestro lado”.

Miles de personas también se dieron cita en Texas y en Kentucky, y también en otras partes del país en concentraciones más pequeñas.

“Un grupo de personas en este país está trabajando por desmantelar los derechos y las libertades civiles en Estados Unidos de América”, expresó a la AFP Linda Sarsour, una notable activista política en Nueva York.

“Respetamos el derecho de todos de tener cualquier creencia religiosa o cualquier opinión en el tema del aborto”, continuó.

“Lo que queremos que se sepa es que pueden hacerlo y permitir que las mujeres sigan teniendo acceso a derechos reproductivos, seguros y accesibles”.

La filtración del documento de la Corte Suprema causó polémica sobre la potencial anulación del derecho a abortar antes de las elecciones de medio término que se realizarán en noviembre, cuando el control de las dos cámaras está en juego.

Los demócratas han hecho campaña porque el derecho al aborto sea una ley federal, un intento de inmovilizar a los republicanos en el controversial asunto antes de las urnas.

La ley de protección de salud de las mujeres, aprobada por la Cámara de Representantes, garantizaría a los profesionales de la salud el derecho a efectuar abortos, y a las pacientes a recibirlos. Pero los republicanos y un demócrata en el Senado de Estados Unidos hundieron los esfuerzos para hacer avanzar la medida a principios de la semana pasada.

*Con información de la AFP.