mundo

Expresidente hondureño, Juan Orlando Hernández, será extraditado a EE. UU. la próxima semana

Si es hallado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua en Estados Unidos, una pena que ya recibió su hermano el exdiputado Tony Hernández,


El ministro de Seguridad de Honduras, Ramón Sabillón, informó este miércoles que el expresidente Juan Orlando Hernández (2014-2022) será entregado a la Justicia de Estados Unidos a finales de la próxima semana.

Sabillón afirmó que en estas fechas las autoridades se toman un periodo de descanso con motivo de la Semana Santa, lo que dificulta ultimar los detalles para la extradición del exmandatario con la Justicia estadounidense, según recoge el diario hondureño ‘La Prensa’.

Por tanto, el proceso llegará a su fin entre el miércoles y el viernes de la semana que viene, fechas en las que se llevarán a cabo reuniones para acordar el traslado y entrega a los miembros de la Agencia Antidroga de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés), quienes se encargarán de enviarlo a Nueva York.

Respecto a la situación de Hernández, Sabillón dijo que se encuentra “tranquilo pese a atravesar una situación difícil” y ha incidido en que cuenta con atención médica y que recibe visitas de sus familiares y abogados.

La Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Honduras rechazó la semana pasada un pedido para evitar la extradición del exmandatario.

La acción, que fue presentada por los abogados de Hernández, buscaba detener la extradición, argumentando la “violación de los derechos humanos” del expresidente durante el proceso.

“La Sala de lo Constitucional resuelve declarar inadmisible la garantía de amparo” presentada “por los abogados defensores de Juan Orlando Hernández”, contra la decisión del Pleno de la Corte Suprema, que autorizó la extradición de Hernández el 28 de marzo, dice la resolución difundida por el Poder Judicial.

Las autoridades hondureñas incautaron a principios de abril la casa y decenas de propiedades, productos financieros y otros bienes al expresidente Hernández (2014-2022), como parte del proceso.

Hernández, que dejó la Presidencia en enero, fue detenido a mediados de febrero, pedido en extradición. Un juez la autorizó y la Corte Suprema la ratificó tras desestimar un recurso de la defensa.

En Estados Unidos Hernández es acusado de “conspiración (...) para importar sustancia controlada” y “poseer armas de fuego, incluyendo ametralladoras y dispositivos destructivos, en apoyo de la conspiración de importación de narcóticos”, según fiscales federales de Nueva York.

Honduras se convirtió en un “narcoestado” por la actividad de Hernández, añadió la acusación.

En una nota enviada al gobierno hondureño, Estados Unidos afirma que entre 2004 y 2022 Hernández participó en la distribución de “cargamentos de múltiples toneladas de cocaína enviadas a Honduras desde Colombia y Venezuela” y otros lugares, y de trasladar “más de aproximadamente 500.000 kilogramos de cocaína” a territorio estadounidense.

Hernández, preso en la cárcel de una sede policial, reitera que es “inocente” y “víctima de una venganza y una conspiración” de capos narcotraficantes que extraditó durante su gobierno y que sirvieron de testigos contra su hermano.

Si es hallado culpable, podría ser condenado a cadena perpetua en Estados Unidos, una pena que ya recibió su hermano, el exdiputado “Tony” Hernández, en marzo de 2021 por ese mismo delito.

“Tres cadenas perpetuas podrían llegar a constituirme en un muerto en vida”, expresó el exmandatario de 53 años.

*Con información de AFP y Europa Press