mundo

Hace 80 años, el 6 de julio de 1942, Ana Frank se escondía en La Casa de Atrás, en Ámsterdam

El relato que fue plasmando en su diario, mientras estaba encerrada, se hizo público cuando terminó la Segunda Guerra Mundial. El diario de Ana Frank es una de las publicaciones más leídas del mundo.


El diario de Ana Frank, uno de los testimonios más conocidos del Holocausto judío, ha sido objeto de numerosas ediciones desde que fue publicado hace 75 años. El libro de esta joven judía de Ámsterdam, que vivió escondida gran parte de la Segunda Guerra Mundial, fue publicado póstumamente el 25 de junio de 1947 gracias al trabajo de compilación de su padre, Otto.

Otto Frank sobrevivió a los campos de concentración, pero no su hija Ana, que murió en Bergen-Belsen a los 15 años de edad. Miep Gies, una de las personas que ayudaron a la familia de Ana Frank a esconderse de los nazis en Ámsterdam, mantuvo el diario a salvo y se lo entregó a Otto Frank cuando éste logró salir vivo del campo de concentración de Auschwitz, en Polonia.

La primera versión se titulaba “Het Achterhuis” (“El anexo” en holandés). En español fue publicada en 1955 como “Las habitaciones de atrás”. “El anexo” o “Las habitaciones de atrás” aluden al apartamento secreto que se hallaba detrás de una falsa biblioteca, en una casa e Ámsterdam, donde la familia Frank vivió escondida entre 1942 y 1944.

Faltaba muy poco para la llegada de las tropas aliadas a Holanda cuando los Frank fueron descubiertos, presumiblemente denunciados por un vecino o conocido, y deportados. Este 6 de julio se conmemoran 80 años desde que esta historia empezó. “5 de julio de 1942, Margot Frank recibió una llamada para presentarse en el campo de trabajo en Alemania. Ella estuvo entre el primer grupo de judíos en los Países Bajos en ser convocado. Sus padres no querían que ella fuera, pero los que no fueron, fueron arrestados. Otto y Edith habían anticipado la llamada y habían planeado esconderse en el escondite. Otto se había proyectado estar en el anexo de sus locales comerciales el 16 de julio de 1942. Debido a la llamada de Margot, avanzaron su movimiento. Salieron de su casa la mañana después de la llamada. Le dijeron a su inquilino que iban a Suiza. Unos días después, Anne escribe acerca de estar escondida en su diario: ‘Mis días de escuela felices y despreocupados se han ido para siempre’”, recuerda Anne Frank House, el sitio hecho en tributo a esta niña y su familia.

La edición holandesa original es de 3.000 ejemplares. Setenta y cinco años después, los diarios de la joven Ana, en los que aborda con honestidad el enclaustramiento que sufría, su visión de la guerra, del amor o de la amistad, ya han llegado a los 30 millones de ejemplares, según la Fundación Ana Frank. El primer editor en lengua no holandesa fue el francés Calmann-Lévy, que lo publicó en 1950, y que ahora vuelve a presentarlo al público en una versión que cree definitiva, y en gran formato.

En las fotos, Hannah Elisabeth Goslar, alemana sobreviviente al Holocausto, y fragmentos del diario de Ana Frank, cuyo texto original permanece en la casa, ahora museo, en la que se escondió en Ámsterdam, Países Bajos.
Hannah Elisabeth Goslar, alemana sobreviviente al Holocausto, y fragmentos del diario de Ana Frank, cuyo texto original permanece en la casa, ahora museo, en la que se escondió en Ámsterdam, Países Bajos. - Foto: afp / Picry

“Fue una amiga holandesa la que entregó el libro a Manès Sperber, un filósofo que era editor en Calmann-Lévy y que leía el holandés. Se quedó totalmente fascinado con el diario de Ana Frank, y dijo: ‘Lo vamos a editar’”, cuenta Philippe Robinet, director general de Calmann-Lévy. Ese mismo año salió publicada la edición alemana, y la estadounidense en 1952, gracias a un escritor que había leído la versión francesa, Meyer Levin.

“Las habitaciones de atrás” es un libro heterogéneo. Ana empezó a escribirlo en junio de 1942, dos días después de haber cumplido 13 años, y apenas dos semanas antes de que su familia se escondiera. En 1944, antes de su detención el 4 de agosto, Ana ya tenía la idea de convertirse en escritora, por lo que empezó a redactar una obra más ambiciosa a partir de ese diario.

En el mundo editorial se conocen como versión A y B. La versión A es un diario adolescente, lleno de entusiasmo y dudas. La versión B es un esbozo de novela epistolar, con un estilo más maduro, que sorprendió a su propio padre y a los estudiosos, que durante décadas han señalado las perspectivas literarias de esta joven asesinada por los nazis. Otto Frank combinó ambas versiones y el resultado fue el libro que salió publicado, con un éxito inmediato.

Una amiga de infancia de Ana, Laureen Nussbaum, superviviente del Holocausto, denunció en 1995 esa primera edición, en declaraciones al diario británico The Independent. Ese libro es “un revoltijo”, explicó. Un especialista francés de diarios íntimos, Philippe Lejeune, alaba en cambio el libro en 1993: “Otto Frank logró un trabajo admirable, desde el punto de vista literario y humano”.

La versión B, la más “novelizada”, fue la que escogió el editor alemán del diario, en 2019, bajo el título “Liebe Kitty” (“Querida Kitty”), en alusión a la amiga imaginaria de Ana. Esa versión alemana es muy breve, apenas 208 páginas, lo que corresponde al trabajo que Ana apenas estaba empezando. La edición “crítica” en francés, que reúne todas las versiones, es tres veces más larga, y fue publicada en 1989. Desde entonces ha aparecido un último fragmento inédito (1998), que ahora es integrado en esta versión “definitiva”.

De acuerdo con Anne Frank House, en 1947 se publica el libro, un poco más de cinco años mas tarde que  aquel día que Ana para su décimotercer  cumpleaños recibiera su diario. Ella misma pensó el título de su libro: “La Casa de atrás”, y con ese nombre fue publicado en holandés, aunque en español se lo conoce como “El diario de Ana Frank”.  En retrospectiva, Otto Frank escribe: “Cuán orgullosa hubiese estado Ana, si hubiese podido vivir esto. Ella había escrito el 29 de marzo de 1944: ‘Imagínate lo interesante que sería si se publicara una novela sobre la Casa de atrás’”.

La edición holandesa recibe críticas positivas, como “un documento de la guerra de interesante cercanía.” y: “Se recomienda especialmente a padres y educadores leer este diario.” Después de la primera edición (3.036 ejemplares), en diciembre de 1947, siguen la segunda (6.830 ejemplares) y en febrero de 1948 la tercera edición (10.500 ejemplares). Sigue siendo uno de los libros más leídos del mundo.