mundo

Hermana de Kim Jong-un arremete contra Corea del Sur y EE. UU. por maniobras militares

Hace 10 días la propia Kim Yo-jong aseguró que la celebración de los ejercicios veraniegos conjuntos podían poner en peligro los avances logrados en la relación intercoreana.


Kim Yo Jong, la influyente hermana del líder norcoreano Kim Jong Un, fustigó este martes la actitud “pérfida” de Seúl con motivo de los ejercicios militares conjuntos entre Corea del Sur y Estados Unidos, advirtiéndoles que se exponen a fuertes amenazas de seguridad.

Kim Yo Jong, una de las asesoras más cercanas de su hermano, denunció los ejercicios militares “peligrosos” que realizan conjuntamente Seúl y Washington este mes, y que Pyongyang considera que se trata de un ensayo de invasión al Norte.

“Aprovecho esta oportunidad para manifestar mi profundo pesar sobre el trato pérfido de las autoridades surcoreanas”, dijo en una declaración publicada por la agencia de prensa oficial norcoreana KCNA.

Agregó que “los ejércitos de Estados Unidos y Corea del Sur iniciaron con impaciencia ejercicios militares conjuntos, lo que acelera aún más la situación de inestabilidad a pesar de la denuncia unánime y el rechazo a nivel doméstico y en el extranjero”.

Hace 10 días Kim había advertido que la celebración de los ejercicios veraniegos conjuntos podían poner en peligro los avances logrados en la relación intercoreana después de que el pasado 27 de julio los dos vecinos retomaran las comunicaciones telemáticas a petición de Pionyang.

Los ejércitos surcoreano y estadounidense iniciaron el martes entrenamientos preliminares previos a sus ejercicios anuales de verano la semana próxima.

Con estas maniobras militares, Seúl y Washington “harán seguramente frente a mayores amenazas de seguridad”, advirtió, antes de agregar que el Norte reforzará sus capacidad de defensa y de bombardeos preventivos.

Las declaraciones de Kim Yo Jong tienen lugar pese al deshielo inesperado en la península coreana a raíz de una serie de cartas personales intercambiadas entre su hermano y el presidente surcoreano Moon Jae-in.

Las dos Corea restauran comunicaciones cortadas

Las dos partes restablecieron el mes pasado la comunicación interrumpida desde hace más de un año, en un intento de los dirigentes de trabajar para mejorar sus relaciones.

El Norte cortó todas las comunicaciones oficiales con el Sur en junio del año pasado, tras amenazas de activistas de enviar panfletos contra Pyongyang al otro lado de la frontera.

Pero los gobernantes de las dos Coreas intercambiaron cartas personales desde abril para mejorar los vínculos y acordaron restaurar las líneas de emergencia como primer paso, dijo la presidencia surcoreana en un comunicado.

La suspensión se dio en un momento de estancamiento en las relaciones entre las dos Coreas, pese a tres reuniones entre los gobernantes Kim Jong Un, del Norte, y Moon Jae-in, del Sur.

“Según el acuerdo entre los gobernantes, el Norte y el Sur tomaron la medida de volver a operar todas las líneas de comunicación intercoreanas” , informó, en su momento, la agencia noticiosa oficial norcoreana KCNA.

Biden y Kim Yo Jong
Kim Yo Jong, una de las asesoras más cercanas de su hermano, denunció los ejercicios militares “peligrosos” que realizan conjuntamente Seúl y Washington este mes. - Foto: Fotomontaje SEMANA

Agregó que “los dos gobernante también acordaron restaurar la confianza mutua entre las dos Coreas lo antes posible y avanzar nuevamente con la relación”.

El presidente surcoreano ha sido señalado como el artífice de la primera cumbre entre Corea del Norte y un presidente estadounidense, en junio de 2018 en Singapur.

Pero Pyongyang cortó gran parte del contacto con Seúl tras el colapso de una segunda cumbre entre Kim Jong Un y el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, en Hanói, que dejó paralizadas las conversaciones nucleares.

Estados Unidos aplaudió el acuerdo

“Se trata de un paso en la buena dirección. La diplomacia y el diálogo son esenciales para establecer una paz duradera y la desnuclearización de la península coreana”, afirmó la portavoz del Departamento de Estado, Jalina Porter.

Desde que Joe Biden llegó a la Casa Blanca, Pyongyang y Washington han mantenido sus relaciones en una actitud de “esperar y ver”, luego de los altibajos diplomáticos de la era Trump, cuando se dieron tres cumbres sin ningún acuerdo para desmantelar el arsenal nuclear del Norte.

Kim dijo en junio que Pyongyang se debe preparar para “diálogo y confrontación” con Washington, con especial énfasis en el segundo.

La Casa Blanca prometió “un abordaje práctico, calibrado” en una reciente revisión de su estrategia por persuadir al empobrecido Norte de desistir de sus programas de armas nucleares y balísticas.

Sung Kim, principal diplomático estadounidense a cargo de Corea del Norte, dijo en junio que Washington está listo para reunirse con Pyongyang “donde sea, cuando sea, sin precondiciones”.

Pero Kim Yo Jong, hermana y consejera de Kim Jong Un, descartó la oferta.

Analistas comentaron el martes que la reanudación de las líneas de emergencia intercoreanas son una señal de la respuesta inicial de Kim a la oferta de diálogo de Washington.

“Parece que él decidió que restaurar las relaciones intercoreanas es beneficioso para las políticas internas y externas del Norte”, dijo a AFP Yang Moo-jin, profesor de la Universidad de Estudios Norcoreanos.

Agregó que, pese al estancamiento en las conversaciones, Moon ha insistido en la importancia de restaurar los vínculos intercoreanos.

“Esto debe interpretarse como una primera respuesta de Kim Jong Un a Seúl y Washington”, indicó Yang.

Seúl y Washington son aliados por tratados. Estados Unidos tiene 28.500 tropas en Corea del Sur para defender al país de su vecino del norte que posee armas nucleares.

Con el fin de facilitar las negociaciones sobre el dosier nuclear con Corea del Norte, ya han reducido el alcance de sus ejercicios militares conjuntos anuales.

El presidente surcoreano fue el facilitador de la primera cumbre entre Corea del Norte y un presidente estadounidense en ejercicio, en Singapur en 2018.

Pero el Norte rompió de nuevo el contacto con Seúl tras el fracaso de la segunda cumbre entre Kim y el presidente estadounidense de entonces, Donald Trump, en Hanói, dejando las negociaciones nucleares en punto muerto.

Con información AFP