Home

Mundo

Artículo

central nuclear de Taishan
Hubo un alza de radioactividad en China, según admite el Gobierno luego de ocultar el incidente - Foto: AFP

mundo

Hubo un alza de radioactividad en China, según admite el Gobierno luego de ocultar el incidente

Hasta el momento, Pekín había relativizado los riesgos y explicado que los niveles de radiactividad en la central eran normales.

Un pequeño número de barras de combustible dañadas provocó una acumulación de gases radiactivos en la central nuclear de Taishan, indicaron este miércoles las autoridades chinas, que descartaron todo peligro.

El canal de televisión estadounidense CNN informó el lunes de una posible “fuga” en esta planta ubicada en el sur de China y que dispone de los únicos reactores EPR de última generación, un diseño que funciona con agua presurizada, que han entrado en servicio en el mundo.

Hasta el momento, Pekín había relativizado los riesgos y explicado que los niveles de radiactividad en la central eran normales.

Este miércoles, el ministerio chino de Medio Ambiente y la Autoridad de Seguridad Nuclear dieron las primeras explicaciones técnicas.

En un comunicado común, admitieron un alza de la radiactividad en el interior de uno de los reactores provocada “por unas cinco barras de combustibles dañadas”.

central nuclear de Taishan
Hasta el momento, Pekín había relativizado los riesgos y explicado que los niveles de radiactividad en la central eran normales. - Foto: AFP

Este fenómeno fue calificado de “común” por las autoridades, debido a “factores incontrolables” durante los procesos de fabricación, transporte o instalación en la central.

Las barras de combustible contienen pastillas de uranio y proporcionan la energía que hace funcionar a un reactor nuclear.

El aumento de la radiactividad en la planta se ubica “en el parámetro reglamentario” y “no hay fuga” en el medio ambiente, precisa el comunicado.

La compañía francesa EDF, que tiene el 30 % del paquete accionario de la central de Taishan junto con el operador chino CGN, informó el lunes de la presencia de “gases raros” en el circuito primario del primer reactor.

La puesta en servicio de reactores EPR de última generación ha sido objeto de años de retraso en proyectos europeos similares en el Reino Unido, Francia y Finlandia.

Vale mencionar que antes, las autoridades habían indicado que los niveles de radioactividad alrededor de la central nuclear de Taishan no son “anormales”, según dijeron tras el anuncio de un problema interno en un reactor.

“Según la información proporcionada por las autoridades competentes, la situación actual en la planta de energía nuclear de Taishan cumple con los requisitos técnicos”, dijo en su momento a la prensa el portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian.

“No hay nada anormal en la radiactividad alrededor de la planta de energía nuclear y la seguridad está garantizada”, agregó Zhao.

“Las centrales nucleares chinas tienen un buen historial operativo y no ha habido ningún incidente que afecte al medio ambiente o la salud pública”, concluyó Zhao, que en la primera reacción oficial del gobierno quiso enviar una señal de tranquilidad.

*Con AFP