brasil

Indignación en Brasil: operativo derivó en muerte por asfixia de un arrestado

El detenido habría sido introducido en el baúl de una patrulla, pese a que en ese espacio, al parecer, había detonado un dispositivo de gas lacrimógeno.


La confirmación de la muerte de un ciudadano brasileño, arrestado por la policía de su país en un hecho que despertó suspicacias debido a aparentes irregularidades en los procedimientos policiales, generó indignación en ese país, luego de que el video en el que se denunciaban los actos irregulares fuera difundido a través de las redes sociales.

Según precisan medios internacionales, el hombre murió asfixiado, luego de que los agentes de Policía que lo detuvieron durante un operativo de carretera lo introdujera en el baúl de una patrulla, pese a que de ese lugar salía una espesa capa de humo, al parecer, producto del estallido de una granada de gas lacrimógeno.

Tras confirmarse la noticia de la muerte del detenido, la Policía Federal de Carreteras de Brasil expidió un comunicado, en el que precisa que los agentes señalados del presunto abuso policial “emplearon técnicas de inmovilización e instrumentos de bajo potencial ofensivo”, advirtiendo que se vieron obligados a ello, como consecuencia de la resistencia y agresividad expuesta por el detenido.

El hombre que falleció tenía 38 años, y era identificado como Genivaldo de Jesús Santos, a quien detuvieron por irregularidades evidenciadas en un control de carreteras.

Sobre los hechos, ocurridos el pasado miércoles, las autoridades precisaron que tuvieron lugar en una carretera ubicada en el estado de Sergipe, al nordeste del país.

Pese a que la Policía señaló que la acción de sus uniformados estuvo conforme a los protocolos, también informó que, debido a lo sucedido, se dispuso la realización de una investigación, motivo por el que los agentes fueron separados momentáneamente de sus cargos.

En ese mismo sentido, la Policía prometió una investigación para esclarecer lo sucedido, más aún, teniendo en cuenta el alto grado de indignación que despertó el hecho.

Sobre las imágenes difundidas a través de las redes sociales, en las que se denuncian las presuntas irregularidades en la operación policial, se aprecia cómo dos oficiales de la Policía brasileña, cuya identidad no es fácilmente determinable en tanto usan cascos, intentan encerrar en un baúl a un hombre que recientemente han detenido.

Pese a que el hecho de introducir a una persona en un baúl ya representa una aparente irregularidad, la situación tendría una agravante, pues de dicho maletero se ve salir una suerte de humo blanco que, al parecer, corresponde a la activación de una carga lacrimógena.

En medio de la confusión de los hechos, en el video también se escuchan a algunas personas preocupadas por la integridad del detenido, quienes advierten a los agentes que están cometiendo una irregularidad, y que la vida de su detenido está corriendo peligro. “Lo van a matar, lo van a matar”, se escucha allí.

Pese a que al comienzo el hombre capturado evidencia resistencia al operativo policial, al cabo de unos pocos segundos, queda inmóvil, a lo que los agentes pueden culminar su labor, y lo encierran en el baúl.

De acuerdo con el reporte, el detenido fue llevado a una comisaría, ubicada en la localidad de Umbauba, donde manifiesta que se siente mal y es en ese momento en el que la Policía accede a llevarlo a un hospital.

Sin embargo, las autoridades sanitarias confirman que tras llegar al lugar, el paciente falleció.

Según detallan medios internacionales como la Agencia AFP, pese a que los médicos no detallan si murió antes de llegar al hospital o si su deceso fue en el establecimiento de salud, la práctica de la autopsia sí señala que la causa de la muerte es asfixia.

Sobre el fallecido, familiares de la víctima señalaron, en declaraciones recogidas a medios locales, que él sufría enfermedades mentales, advirtiendo que el gas que salía del baúl al momento de la captura fue activado por los mismos agentes, quienes irresponsablemente lo sometieron a ello.

“Los policías lo llevaron a un hospital, pero ya era demasiado tarde”, advierte un sobrino de la víctima, quien acusó a los policías, advirtiendo que no se trató de un accidente circunstancial, sino de un crimen, señalando que los agentes “actuaron con crueldad para matarlo”.

El hecho llevó al pronunciamiento de Instituciones como la ONG Human Rights Watch, que elevó un llamado para que este caso sea esclarecido por la justicia de Brasil.

En ese sentido, y teniendo en cuenta la denuncia de la familia sobre la existencia de patologías psiquiátricas, la ONG pidió a Brasil evaluar si sus agentes realmente están capacitados para lidiar con personas con ese tipo de trastornos o deficiencias psicosociales”.

*Con información de AFP