Tendencias

Home

Mundo

Artículo

Colegio distrital Altamira en cierre por pandemia
Actualmente, las escuelas han sido abiertas nuevamente en 101 países. - Foto: Semana

educación

La pandemia generó la pérdida de dos tercios de un año académico en el mundo, advierte Unesco

Se cumple un año desde que la pandemia del coronavirus obligó a cerrar las escuelas y universidades en el mundo.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) ha advertido que la crisis sanitaria generó la pérdida aproximada de dos tercios de un año académico en el mundo.

El cierre de las instituciones educativas ha generado un impacto sobre “más de 800 millones de estudiantes, equivalente a más de la mitad de la población mundial estudiantil”, según reveló el organismo internacional, además de resaltar que las escuelas y universidades en 31 países han cerrado totalmente sus instalaciones, mientras que en otros 48 países se han reducido los horarios académicos.

“Necesitamos un paquete de recuperación adecuadamente financiado para reabrir las escuelas de forma segura, dirigiéndonos a los más necesitados y volviendo a encarrilar la educación para la generación covid-19. [...] Hago un llamamiento a los países y socios para que den prioridad a la educación, un bien común mundial, en la recuperación”, aseguró el director general de la Unesco, Audrey Azoulay.

De acuerdo con los más recientes datos del organismo, las escuelas en el mundo han estado cerradas por completo durante una media de 3,5 meses (14 semanas), mientras que esa cifra puede aumentar a 5,5 meses (22 semanas) “si se tienen en cuenta los cierres de escuelas en zonas localizadas”. Lo anterior equivale a dos tercios de un año académico.

- Foto: Getty Images

No obstante, el informe revela que la duración de los cierres a nivel nacional varía mucho según la región. Por ejemplo, la duración puede llegar a ser de cinco meses (20 semanas), en promedio, en los países de América Latina y el Caribe, mientras que en Europa y Oceanía la cifra llega a dos meses y medio (10 semanas) y un mes, respectivamente.

Si se suman los cierres localizados, la duración aumenta significativamente hasta superar los siete meses (29 semanas) de media en el caso de América Latina y el Caribe.

Un llamado a la reapertura

Aunque en el momento más crítico de la pandemia los cierres a nivel nacional se llevaron a cabo en 190 países, en la actualidad las escuelas han reabierto sus puertas en 101 países, revelaron los datos de la Unesco. En ese contexto, el organismo ha pedido que los 100 millones de docentes y educadores del mundo tengan prioridad en las campañas de vacunación con el objetivo de acelerar la reapertura en todo el mundo.

Adicionalmente, el organismo internacional alertó sobre la necesidad de que se incremente y mejore la financiación de la educación ante la “escasa prioridad” que han evidenciado los países en la tarea de recuperar integralmente el sector educativo. “Los datos muestran que el sector solo recibe un 0,78% de los paquetes de ayuda en todo el mundo”, señala el informe.

Además, la Unesco prevé que la ayuda destinada a la educación disminuya un 12 % como consecuencia de la pandemia y que el déficit de financiación de este sector se reduzca en un tercio anual en los países de ingresos bajos y medios.

Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF
Henrietta Fore, Directora Ejecutiva de UNICEF - Foto: Unicef

Por su parte, la directora de Unicef, Henrietta Fore, hizo recientemente una declaración a los gobiernos, instándolos a poner a los niños y niñas como prioridad. “A medida que nos adentramos en el segundo año de la pandemia de la covid-19 y los casos siguen aumentando en todo el mundo, no se deben escatimar esfuerzos para mantener las escuelas abiertas o para darles prioridad en los planes de reapertura”, aseguró Fore desde Nueva York.

La alta funcionaria calificó el cierre de las instituciones educativas como “devastador” y recordó que existen pruebas contundentes acerca de los efectos del cierre de las escuelas sobre los niños y cada vez hay más evidencia de que las escuelas no son la causa de la pandemia.