mundo

Lula recupera terreno y ganaría con gran diferencia a Bolsonaro, según encuesta

Pese a que Lula lidera las encuestas con holgura, especialmente desde que salió de la cárcel tras ser condenado por corrupción, su campaña evita caer en el triunfalismo.


El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva recuperó la ventaja perdida frente al actual mandatario Jair Bolsonaro de cara a las elecciones de octubre en ese país, según un sondeo publicado este jueves, que vuelve a flirtear con la idea de una victoria del líder de izquierda en primera vuelta.

Lula, de 76 años, lidera la carrera al Palacio de Planalto con 48 % de intención de voto, seguido por el presidente ultraderechista con 27 %, de acuerdo con la encuesta de la consultora Datafolha difundida por el diario ‘Folha’ de São Paulo.

Aunque no es directamente comparable al sondeo anterior de marzo, en el que se proyectaban escenarios con otros candidatos, Lula amplía su ventaja a 21 puntos en la primera vuelta del 2 de octubre frente a Bolsonaro.

En marzo, la diferencia era de 17 puntos, después de que Bolsonaro recortara distancias con relación al sondeo de diciembre, en el que Lula también aparecía con el 48 % de intención de voto.

El sondeo de este jueves incluyó un escenario con los votos válidos –sin los blancos ni los nulos– y reveló que el exmandatario, en ese caso, vencería en la primera vuelta, con 54 % de los votos frente al 30 % de Bolsonaro.

Pese a que Lula lidera las encuestas con holgura, especialmente desde que salió de la cárcel tras ser condenado por corrupción, su campaña evita caer en el triunfalismo.

En un eventual balotaje, el 30 de octubre, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) le sacaría a Bolsonaro, de 67 años, 25 puntos (58 % a 33 %), tres más que en el sondeo anterior.

Este nuevo sondeo de Datafolha consolida la polarización entre Bolsonaro y Lula. Es la primera encuesta sin el exjuez de la operación Lava Jato, Sergio Moro, ni el exgobernador de São Paulo, João Doria, dos candidatos a liderar la denominada “tercera vía” que terminaron retirándose.

La senadora Simone Tebet, candidata a hacerse con el testigo de esa alternativa al duelo Lula-Bolsonaro, aparece en quinto lugar, con 2 % de intención de voto, empatada con el centrista André Janones.

En tercer lugar figura el centroizquierdista Ciro Gomes, con 7 %, frente al 6 % de la pesquisa anterior.

Para Creomar de Souza, analista de la consultora Dharma, el sondeo muestra que “la falta de mejoras en la economía” puede estar creando “una tendencia a favor de Lula”, explicó a la AFP.

Además, “Bolsonaro sufre más con su rechazo y tiene más dificultades para hablar fuera de la burbuja (de simpatizantes) que Lula”, agregó.

Datafolha entrevistó a 2.556 personas entre el 25 y el 26 de mayo en 181 ciudades brasileñas, y los resultados incluyen un margen de error de +/- 2 puntos.

Pulso en redes sociales

A pesar de la cómoda ventaja de Lula en las encuestas, en la arena de las redes sociales está muy lejos de la popularidad del actual mandatario ultraderechista, de 67 años, muy probablemente su contrincante en el balotaje del 30 de octubre.

En 2018, la hábil campaña digital de Bolsonaro y su legión de militantes comandados por su hijo y concejal de Río de Janeiro, Carlos Bolsonaro, basada en propaganda, linchamiento de adversarios en las redes y desinformación, fue uno de los propulsores de la llegada del excapitán del Ejército al poder.

Desde entonces, la supremacía digital del presidente se ha mantenido a todo vapor, como muestran los 47,5 millones de seguidores que suma entre Facebook, YouTube, Twitter, Instagram, Telegram y TikTok, el triple de los que tiene Lula (14 millones).

El entorno del exmandatario (2003-2010), un líder que no usa celular y que participó en cinco campañas electorales en una época en que no existían las redes sociales, decidió hace meses activar el contraataque para “arrasar en las redes”.

Aumentó el número de mensajes e interacciones en sus cuentas, creó perfiles en nuevas redes, como TikTok, y sumó apoyos de artistas famosos, como la cantante Daniela Mercury, y de influenciadores digitales como Felipe Neto.

Además, lanzó Lulaverso, un sitio web de propaganda pensado para un público joven, desde el que los usuarios pueden unirse a grupos ‘lulistas’ en las principales redes sociales y compartir stickers y GIF del mandatario, en los que aparece bailando o con gafas de sol.

La campaña digital “mejoró, pero falta mucho”, confesó hace dos semanas al sitio de noticias G1 la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann.

Luego del acto de declaración oficial de Lula como precandidato este mes, el PT renovó la cúpula de su campaña y puso como coordinadores de comunicación al diputado y expresidente del partido, Rui Falcao, y a Edinho Silva, que fue ministro en el gobierno de Dilma Rousseff (2011-2016).

“Vamos a crear una cadena enorme de militantes y simpatizantes y ampliar cada vez más nuestros medios de comunicación para que podamos derrotar a Bolsonaro en todos los frentes”, explicó Falcao a la AFP.

La campaña digital de Lula está bien posicionada en los medios tradicionales, pero los mensajes de Bolsonaro a través de su ecosistema de páginas y grupos en plataformas digitales “llegan más lejos” porque se dirige más “a la gente común” y no tanto a la militancia, afirma Pablo Ortellado, coordinador del Monitor de Debate Político en el Medio Digital.

Por otra parte, la comunicación del entorno de Lula “es endógena, fortalece la convicción, pero no consigue atravesar los muros de sus grupos, que tienen una ideología y una identidad política muy definida”, agrega.

*Con información de la AFP.