mundo

Fake news: la verdadera historia tras video de “agente del FBI arrestado"

La falsa información se basa en un video grabado a mediados de 2019. Esta es la verdadera historia.


Desde este lunes en varios medios de comunicación ha circulado la noticia de una detención en Estados Unidos a un hombre negro que, para sorpresa de los oficiales de Policía, supuestamente resultó ser un agente del FBI.

La información se sustentaba en un video que muestra el momento del arresto y denunciaba presuntos abusos policiales en medio de las protestas que se viven en varias ciudades de Estados Unidos por el homicidio de George Floyd, un afroamericano asfixiado por un agente.

La información circula en redes sociales sin advertir a los usuarios que en realidad el video fue grabado en 2019 y la historia real en nada se parece a la versión extendida en los últimos días.

Ayer en la noche unos policías arrestaron a un hombre negro que estaba normal en la calle sin hacer nada malo, obviamente lo arrestaron por su color de piel, pero el hombre empezó a reclamarles que qué estaban haciendo, lo esposan, denigran públicamente... pero la persona que detenían resultó ser un agente del FBI”, se lee en una publicación en Facebook del 1 de junio.

Pero el video original fue compartido en Instagram por el protagonista de las imágenes, un usuario identificado en la red social como @thisisnike1 el pasado 30 de mayo, quien aclara que fue grabado hace un año.

La verdad es que los hechos ocurrieron el 1 de junio de 2019, así lo revela el departamento de policía de Rochester, Minnesota, que explicó a través de un comunicado cómo ocurrieron los hechos:

“Los oficiales creyeron que reconocieron a una persona conocida por tener una orden de arresto por asalto. La persona tenía aproximadamente la misma altura, peso y edad que la persona que el oficial creía que tenía una orden judicial. Los oficiales se acercaron al hombre y le preguntaron su nombre. El individuo no fue cooperativo en identificarse con los oficiales. Los oficiales determinaron que tenían sospechas razonables para detener al individuo y determinar su identidad”, fue la explicación de las autoridades.

Durante la detención, agrega la policía, “se encontró una identificación que mostraba que él no era la persona que los oficiales sabían que tenía una orden judicial. El individuo fue puesto en libertad de inmediato. Contrariamente a los rumores en las redes sociales, el individuo no era un agente de la Oficina Federal de Investigaciones (FBI)”.