brasil

Presidente de Brasil prohíbe a las escuelas exigir a sus estudiantes estar vacunados contra la covid-19

Todo apunta a que la próxima temporada escolar será presencial, tras funcionar en alternancia durante todo el 2020.


“La exigencia de comprobación de la inmunización como un medio indirecto para inducir la vacunación obligatoria solo podría ser establecida por ley”, dice el decreto publicado en el Diario Oficial y firmado por el ministro de Educación, Milton Ribeiro de Brasil.

El texto subraya que la obligatoriedad de la inmunización no está contemplada en la legislación, por lo que “no es posible que las instituciones federales de enseñanza establezcan la exigencia de la vacunación contra la covid-19 como condicionante para el retorno a las actividades educacionales presenciales”.

El próximo ciclo lectivo comenzará a fines de enero y, según todas las previsiones, las clases serán totalmente presenciales, tras haber funcionado en forma remota o mixta desde marzo de 2020.

Cabe mencionar que Brasil actualmente es el país más enlutado del mundo por la covid-19 después de Estados Unidos en números absolutos, con más de 618.300 muertes y un número superior a los 22,2 millones de casos.

Cuarta dosis de refuerzo

Las personas inmunodeprimidas podrán recibir una cuarta dosis de la vacuna anticovid en Brasil, cuatro meses después de la aplicación de la tercera, anunció este lunes (27 de diciembre) el ministerio de Salud.

La cartera recomendó en una nota “una dosis de refuerzo para todos los individuos inmunodeprimidos mayores de 18 años que ya hayan recibido tres dosis con anterioridad (...) a partir de los cuatro meses” de la última.

La medida concierne particularmente a personas con inmunodeficiencias graves, como portadores del VIH o pacientes con cáncer sometidos a quimioterapia.

El ministerio también informó que prevé reducir de cinco a cuatro meses el intervalo entre la segunda y la tercera dosis para la población en general.

El Gobierno anunció igualmente este lunes la donación de 10 millones de dosis de vacunas a países vulnerables, a través del sistema Covax de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El ministerio aseguró que esta donación “no comprometerá el plan de vacunación” de la población en el país.

La vacunación en Brasil se ha acelerado en los últimos meses y, hasta el momento, más de dos tercios de la población ya ha recibido al menos dos dosis de los inmunizantes.

Rechazo de Bolsonaro a la vacunación en menores

Pero la campaña de inmunización tuvo un comienzo tardío y caótico, en medio de los ataques a las vacunas por parte del presidente de ultraderecha, Jair Bolsonaro.

El mandatario, que se niega a vacunarse, ha criticado en los últimos días la decisión del regulador sanitario, Anvisa, de autorizar la vacunación de niños de 5 a 11 años.

Durante su presentación semanal transmitida en vivo por Facebook, Bolsonaro solicitó la publicación de los nombres de los miembros de Anvisa responsables de la autorización.

Una asociación que representa a los empleados de Anvisa denunció los “métodos fascistas” de Bolsonaro. El regulador pidió a la Policía Federal (PF) protección para su personal luego de haber “recibido amenazas de violencia”.

Medios brasileños informaron que la PF inició una investigación ante nuevas amenazas de muerte contra miembros de Anvisa, antes de que esas intimidaciones se multiplicaran tras la aprobación de vacunas anticovid en niños.

Según CNN Brasil, solo una de las cinco directorias recibió más de 130 amenazas.

*Con información de AFP.